Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Yo Director
Publicado el 19/04/2000

Marcelo Piñeyro, un tipo como vos


Piñeyro en pleno rodaje

A pocos días de estrenarse su cuarto largometraje "Plata quemada", basado en la novela de Ricardo Piglia, repasamos en una charla abierta e informal sus primeros pasos con exitoso director de "Tango feroz", "Caballos salvajes" y "Cenizas del paraiso".


F: Como nace tu vocación por el cine?
Marcelo Piñeyro: Y... Antes costaba mucho ver cine... Me acuerdo siendo muy muy chicos, las discusiones, las sobremesas así que se hablaban de películas que yo ni había visto ni podía entrar porque eran prohibidas. Seguramente ni hubiera entendido en ese momento, pero ...me quedaba el deseo de verlas, ¿no? Me acuerdo, así, de discusiones, sobremesas larguisimas sobre "La Fuente de la doncella". Me acuerdo muy particularmente de esa porque yo me armaba una curiosidad, me había armado toda una película en base a...imaginar... y después cuando la vi, me gusto mucho menos.
Pero, y por otro lado, fui siempre de ir mucho al cine. Yo pase muchos años de mi infancia, en un pueblo, donde uno puede armar su vida como quiera porque no esta el problema del tránsito, ni de nada.Y con la suerte, aparte de que el cine era de un tío mío.

F: Como?
MP: Si... Mi tío era el dueño del cine de Ayacucho Y el cine se llamaba Nilo, pero no por el río, era porque los dueños eran dos, Nicolas y Lorenzo... Y, entonces, obviamente, iba desde muy chico....no sabia ni leer los cartelitos de las películas...

F: Pero ya estaba esa cosa de entrar un rato mirar...
MP: La magia del cine, de la oscuridad...Las sombras proyectadas ahí. Y después, bueno, tengo el recuerdo de ir al cine, como un lugar donde uno sacaba el material para los juegos, ¿no? Ibas a ver una película de cowboys, y decías, bueno vos sos tal, vos sos tal... Y, bueno eso era, sobre ese momento de mi vida especifico, o sea, esas muy primeras relaciones con el cine, de sacar material para los juegos, es lo que intenté, con lo que intente jugar, no de lo que intente hablar, con lo que intente jugar haciendo "Caballos Salvajes"...

F: Y después?
MP: Y después, bueno, obviamente uno va creciendo, va descubriendo que hay otro cine aparte de ese que va ...o sea, vas viendo otras cosas, te das cuenta que podes encontrar otras cosas en el cine que es material para otros juegos, juegos mas adultos, pero ya, ya son otros...Y, después me acuerdo que ya en el secundario, yo ya vivía en La Plata en esa época, cuando bueno empieza, estaba en tercer año y había que juntar plata para el viaje de fin de curso entonces hicimos una comisión de fiestas, y yo arme la comisión de cineclub. Armamos un cineclub, que fue la principal fuente de ingreso que tuvimos, en el salón de actos del colegio. El colegio estaba emplazado justo en el medio de donde estaba la mayor parte de las facultades, en La Plata, entonces, empezabas a cazar mucho publico de las facultades, cobrábamos baratisimo la entrada. Y bueno, nos fue muy bien. Me acuerdo que la primer película fue "El evangelio según Mateo"...

F: Con debate...como se acostumbraba?
MP: Si, si...tal cual. Nosotros hacíamos todo... El problema era que al principio el debate lo dirigíamos nosotros, éramos unos pibes de quince años y el público eran todos universitarios, dieciocho, diecinueve años, nos pasaban por encima...Nos matábamos buscando material, revistas, libros de todo, para estudiar. Y nos lo cerraron al video club cuando pasamos "La batalla de Argelia"

F: Fue demasiado...
MP: Y si...Las autoridades del colegio dijeron que era muy insolente lo que estábamos haciendo...

F: Ya era demasiado. Que después daría otro fruto probablemente, no?
MP: Y si...Yo ya ahí estaba muy enganchado, viendo; me acuerdo que había un cine en La Plata, que se llamaba el cine Select, que daba lunes, martes y miércoles algunas películas buenas....y otro sitio que se llamaba cine universitario que era una entrada muy, muy barata y pasaban tres películas por día. Que de pronto veías el mismo día "La dolce vita", "El Gatopardo" y alguna más...Entrabas a las dos de la tarde, salías a las nueve de la noche y te quedaba la cabeza....Pero, bueno, iba siempre.

F: ¿Te queda gente de esa época?
MP: Si, bueno, de la época del colegio si, me quedan bastantea amigos...con los que me sigo viendo medio a las perdidas...

F: Y, en la industria, ¿hay alguna coincidencia la gente
MP: Un poquito después...de antes de estudiar cine, si. Porque también en esta época yo empecé, hice mis primeros videos...Trataba de filmar, dos largos que empecé en super ocho, y que, evidentemente, no termine ninguno, porque arrancaba con mis amigos, que a todos le gustaba el cine posiblemente menos que a mi, pero como espectadores, el hecho de vamos a jugar a filmar, les parecía bárbaro, y el primer fin de semana era un éxito la convocatoria, el segundo ya no, ahora el tercero estaba solo, inevitablemente...(Risas)

F: Y como fue creciendo la pasión?
MP: Y lo que me pasó en la escuela de cine, es que, justamente encontré un grupo de gente que tenia la misma pasión por el cine que yo, que quería que el cine le cope la vida entera, no solamente un sábado a la noche. Y yo entré en la escuela de cine de La Plata, no termine el colegio, trabajé, y primero pasé por Arquitectura, que no estuve ni seis meses, inmediatamente entré a Bellas Artes, donde estaba la escuela de cine. Yo agarré medio la peor época, la escuela de cine en La Plata, aparentemente tuvo un comienzo que fue muy glorioso, ¿no? al final de los cincuenta, al inicio de los sesenta. Yo la agarré en su último periodo, en los setenta, y la escuela estaba ya muy, muy deteriorada, muy sin presupuesto, muy sin plantel docente, muy sin nada. Pero, lo que si encontré un grupo de tipos que tenían la misma pasión por el cine que yo, y nosotros nos convertimos en un grupo muy autogestivo, para mi realmente el pasaje por la escuela de cine fue absolutamente clave y si hay algo que a mi, cada vez que me preguntan por el tema de la escuelas... olvidate si la escuela es buena o es mala, porque generalmente la escuela de cine en Argentina, son muy muy incompletas, realmente los docentes son gente, que mejor taparse los oídos y no escucharlos, porque todo lo que pueden ponerte es quebradura espiritual, y las materias de cine bajan por el alma de uno, entonces si te inyectan quebradura del alma difícilmente puedas hacer nada...
Pero, bueno, te podes tapar los oídos, y si podés, la mejor escuela de cine es ver cine y hacer una reflexión sobre el cine...Que después mientras estás estudiando cine, o trabajando como técnico, difícilmente puedas tener, porque tenes otra problemática sobre la que vas a reflexionar y enfrentarte. Pero, esa reflexión que no tuviste en la escuela de cine, es decir, si pasaste por la escuela de cine y no la tuviste, luego la vas a tener y es yo creo que básica y es clave...

F: Te fue difícil convertirte en director de cine ?
MP: Es verdad que el tema de ser director plantea como un punto de, por lo menos de coordinación, de un equipo enorme de gente o de muchos esfuerzos, ¿no? A lo mejor un grupo tiene que ver con eso, un grupo que se va armando y bueno, generalmente hay uno que tiene más pasión o que tiene más ganas o por alguna razón alguien se convierte en director de cine, no se si se puede saber muy bien porque...

F: Bueno, tus tres primeras realizaciones tuvieron un éxito importante de publico que creo que es inusitado y extraño incluso para el medio ¿no?No si si vos lo esperabas...?
MP: No, no, semejante...como el caso de "Tango Feroz" semejante éxito no. Obviamente esperábamos tener una respuesta del público cuando la hacíamos, y la película nos gustaba mucho y sentíamos que la gente se iba a enganchar, que no iba a pasar desapercibida, pero me acuerdo que teníamos que hacer, para llegar al costo, creo que eran doscientos ochenta mil espectadores....

F: Las famosas cuentas...
MP: Y si...Y nos parecía realmente inalcanzable. Y después, bueno, cuando llegamos a un millón setecientos mil y pico de espectadores que tuvo la película, es una cifra que es incríble. Te dicen trescientos mil, un millón setecientos mil, son un montón de gente, ¿no?
Pero, lo cierto es que, lo que veíamos, yo andaba mucho por las salas, y yo veía lo que se producía en la sala y veía el fenómeno de relación que se establecía entre la película y el público y era tan poderoso, tan poderoso que eso si no me lo hubiera atrevido a soñarlo nunca, nunca.
Yo me acuerdo la primer trasnoche que fui de "Tango Feroz" que era en el cine Ambassador, recuerdo y la película fue una maravilla como se iba dando, viste que uno siente en la sala y de pronto cuando llega esa imagen en blanco y negro del final alguien hace chac y prende un encendedor, este, y chac, chac, chac, se empiezan a prender un encendedor por toda la sala como si fuera un recital. Ante lo que era la clara comprensión muy muy cabal y muy honda de lo que habíamos querido hacer en la película, ante eso, ¿no?...Yo, me puse a llorar, ¿viste? Y ahora que te lo cuento Pablo, ya me estoy emocionando como un pavo....Me puse a llorar y no podía parar, no podía parar. Y ahí dije, bueno, realmente a mi, Tango me había costado un esfuerzo brutal. Habíamos tenido seis años de lucha en tratar de conseguir la financiación, proyecto que se ponía la producción en marcha y se caía, los inversores desaparecían, tenía que salir a dar la cara, decir...fue difícil...Esas son las situaciones que lo único que querías era meterte debajo de la cama y no salir nunca. Eso sucedió y yo dije, bueno, vale la pena pasar por todo el dolor que hemos pasado para hacer esto, porque realmente no lo hubiera podido hacer, pero te lo digo con sinceridad total, pero yo tenia sueños maravillosos con la película pero, eso no se me hubiera ocurrido jamas...y ahí dije, bueno, no hay nada mas, no hay nada mas bello que hacer cine, realmente, nada...

F: Te parece que el cine comunica más allá del realizador, no?
MP: Totalmente, totalmente. Y es comunicar, porque yo creo que la relación que se establece entre una película y un espectador, cuando pasan estas cosas, no pasa por un fenómeno de comunicación, ¿no? La comunicación es mas racional....Son como experiencias mas hondas, por lo menos, que se yo, lo que yo siento que me ha pasado como espectador ante algunas películas, ¿no? Que de pronto, la relación que he establecido es otra, ¿no? Yo recuerdo, y hay tantos tipos de cine no estoy haciendo comparaciones de ningún tipo, ¿no? pero recuerdo cuando fui a ver al cine "Escenas de la vida conyugal" ¿no? Yo tenía dieciocho, diecinueve años, y la sensación que me agarró, también en un estado... había un tipo que ocupaba el lugar de mi viejo y me contaba cosas y me decía Marce, te bato la justa así viene la vida, preparate.(Risas) Cosa que mi viejo jamás se hubiera atrevido a contarme y que sin duda las tenía en el alma y no sabia como contármelas, y este tipo se me sentaba al lado de la butaca y me la batía, ¿viste? Esto que me ha pasado muchas veces con el cine, sentir que de algún modo vos haces una película, que a alguien, obviamente, no a un millón setecientas mil personas, pero a alguien, ¿viste?, cinco, tres, uno....

F: El destinatario....
MP: Pero que con alguien estableciste esa onda... que para el tipo fuiste necesario, fuiste útil....

F: Igual la gente te lo dice....
MP: Siii, te lo dice... a mi todavía, me paran por la calle... todavía...Por Tango...o por "Caballos Salvajes"....

F: Digamos que vos Marcelo sos un director bastante mediatizado, estás bastante en lo medios en general, ¿no?
MP: Es raro, yo te digo, personalmente, prefiero, preferiría el anonimato, porque es mas piola, inclusive para, yo me acuerdo en Tango cuando hice, ahí no me conocía nadie, mas que mi familia, y habían ido al estreno. Y yo me podía, realmente, meter en las salas, siendo un espectador... es maravilloso. En cambio, cuando ya saben quien sos, ya es un poco menos, porque vos ya ahí decís, bueno, también hay una obligación, la gente, realmente es muy buena y como una obligación de hacerte sentir bien, se hacen cargo...

F: ¿Que pensas de la pasión por el cine en la Argentina?
MP: Yo tengo la sensación de que la gente aquí en la Argentina, le gusta ir al cine, o le gusta ver películas, ¿no? Ahora, está por suerte yendo de nuevo al cine, si no se ven películas en video o por cable, o por televisión. Pero, yo creo que a la gente le gusta ir al cine. Aunque creo también que se están viviendo malo momentos en loq ue se refiere al cine....

F: ¿Por que?
MP: En general en el mundo, no en Argentina. Donde de pronto, hay como una globalizacion, que nos está haciendo pagar un precio de una homogeneización que creo que es malo. Creo que realmente, no hay nada más hermoso que lo diverso, ¿no? Que poder encontrar otras culturas, otras voces, otras miradas, otros pensamientos. Sin duda los mecanismos de identificación funcionan diferentes con una película china que una película argentina. Pero esto no quita, no te quita disfrutar del cine chino y de acercarte a otros, otras maneras de entenderse, ¿no es cierto? Entonces en ese sentido, yo creo que esta homogeneización, tiene una cosa un poco... no sé...

F: De achatamiento, en algún sentido
MP: Claro, como nivelar para abajo, ¿no es cierto? Creo que eso es muy empobrecedor y lo que realmente creo es que hay que -cada cual desde su sitio- darle la batalla que se pueda, ¿no? Porque yo creo que en este momento, la gran preocupación de casi todos los cineastas del mundo, y no solo de los que no son americanos, también algunos cineastas americanos, es la muerte de los cines nacionales. Creo que lo que tenemos que defender nosotros es los cines nacionales, la batalla esa se da en las pantallas, no se da en otro lado...Y además, son cosas que firman los diputados de los diferentes países donde quedan archivados en cajones. Cuando de pronto mucha gente se rasga las vestiduras porque algunas películas que no les gustan están teniendo éxito...y nadie se rasga las vestiduras por el cine argentino. Es más a "Jurasic Park" le pusieron cinco estrellitas, me acuerdo, y que se yo! A mi me aburrió soberanamente, pero soberanamente ¿no? Por dar un ejemplo.... Como no creo que me guste Comodines si la voy a ir a ver. No es mi tipo de cine, pero realmente, si Comodines metió en su momento un millón de espectadores y le restó trescientos mil a Jurasic Park, hago una fiesta!

F: Como surge lo de Plata Quemada, tu proyecto actual?
MP: Me interesó mucho la novela, Piglia, lo policial... yo leo muchas novelas argentinas. Por lo cercana, porque están incursionando, generalmente en temas conocidos para nosotros los argentinos, por lo mismo que veníamos hablando...no? Espero que esta costumbre de hacer cine nacional sobre historias nacionales pueda seguir, yo intento eso... y creo que lo intenta todo el cine nacional, en su gran medida....

Pablo Silva




© FOTOGRAMA.com