Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Yo Actor
Publicado el 10/10/2003

"No soy una chica de la calle"

Marina Glezer, protagonista de "El polaquito" y premiada en Montreal


Marina Glezer

La nueva película del director argentino Juan Carlos Desanzo, "El polaquito", que se basó en hechos reales sobre los chicos de la calle de la zona del barrio porteño de Constitución. Por su actuación en este film, la joven Marina Glezer ganó el premio a la mejor actriz en el reciente Festival de Montreal (Canadá). Y en diálogo con Télam aseguró que aunque ese reconocimiento en cine la colmó de satisfacción, "soy básicamente una amante del teatro, que es mi único patrimonio". Como mencionamos, "El Polaquito" se basó en casos reales y desarrolla, entre otros temas, una historia de amor entre El Polaquito, un chico de la calle de 14 años, cantor de tangos a capella en los vagones del tren; y La Pelu, empujada a la prostitución a los 17 años, explotados ambos con crueldad por la mafia en la estación ferroviaria de Constitución. La película, además, abrió en calidad de preestreno la tercera edición del Festival de Cine Nacional de Tandil.

"No soy una chica de la calle, vengo de un hogar de clase media -indicó Glezer en conversación con Télam-. Mis carencias en la vida, mis falencias, no fueron ni son materiales y, por supuesto, me agarré de todo eso que me faltó y me falta como para poder interpretar la necesidad extrema que tiene La Pelu. Así, traté de despojarme de todo lo que ser una chica de clase media me da: confort, intelectualización de lo que te sucede. Traté de evitar esa intelectualización interna que siempre me lleva a sacar conclusiones, a ser categórica y esquemática, mientras que La Pelu es sencilla y acepta lo que viene", explicó la actriz.

Según Glezer, "traté de despojarme de todo el confort que yo tengo, volverme fea no en el sentido interior sino desprolija, descuidada, y traté siempre de prestar atención a lo que me pasaba con Abel (Ayala, el actor que encarnó a El Polaquito en la película). Agarrarme de eso -se sinceró Glezer- fue la salvación para no quedar desamparada con un personaje sin conexiones con lo que soy en la vida. Más allá de lo que yo vi en Constitución, de las chicas, de lo que pude investigar ahí, básicamente lo que me sostuvo fue el vínculo con los pibes que en la película representaron a los chicos de la calle".

Aunque a la joven intérprete (22 años) le encantó su personaje de La Pelu -"está desprotegido, como un pichoncito", lo definió-, no negó que convertirse en una prostituta para la película fue durísimo para ella: "La escena de la fellatio y la escena de la violación del Polaquito me resultaron muy bravas".

Marina tiene en su currículum otras seis películas, en dos de las cuales -"Natural" y "Estrella del Sur"- también jugó papeles protagónicos, pero confiesa que "básicamente soy una amante del teatro, que es mi único patrimonio". Primero estudió actuación tres años y medio con Norman Brisky, y hace tres años cursa en la escuela de Augusto Fernándes: mitad psicodrama y mitad método Stanislavsky. "Norman (Brisky) me estaba enseñando a nivel psicodramático, con improvisaciones y escenas muy buenas, y luego fui a buscar más herramientas con Fernándes, que incorpora el trabajo corporal y el trabajo vocal", evocó Glezer.

"La única cosa que yo generé -plantea- y que aún hoy sigo acompañando es el crecimiento de la cooperativa de la que formo parte, La Prole, donde formamos un grupo de investigación 'brechtiana'". Glezer y sus compañeros de La Prole se dedican solamente a estudiar a Bertolt Brecht, de quien llevaron a escena tres obras cortas de la saga "Terror y miserias del Tercer Reich": "La cruz de tiza", "Los zapatos negros" y "La delación".

"Soy fanática del teatro brechtiano. Y otro autor que me encantaría hacer en escena es el español Fernando Arrabal, porque lo admiro muchísimo y porque la Guerra Civil Española es un tema que ahondé bastante y que me parece que tiene mucha carne todavía, mucha tela para cortar".

Agencia Télam




© FOTOGRAMA.com