Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 22/07/1999

Ojos vedados

Con sólo 17 películas en su carrera y una fama que lo perseguía como su sombra -que lo revelaba como un director presumido, perfeccionista y testarudo-, Stanley Kubrick, pasó a mejor vida el pasado mes de marzo, llevándose consigo algo que pocos detentan en el ámbito de la industria cinemotográfica: el respeto de sus pares.

Stanley Kubrick, filmó poco pero filmó bien. Gran parte de sus filmes ostentan una calidad sobresaliente, basta citar algunos títulos para imponer las pruebas: "La Naranja mecánica", "2001, odisea del espacio", El Resplandor".

Como era de esperar, la mayoría de los comentarios preliminares acerca de la realización fueron sobredimensionados y falazmente escabrosos. Como si fuese parte de una estrategia publicitaria para reforzar el lanzamiento de su película, Stanley Kubrick falleció al dia siguiente de haber terminado de montar lo que sería su film póstumo: "Eyes wide shut" (que alude a mirar con los ojos cerrados) y que en los países de habla hispana, o por lo menos en Argentina y limítrofes, se verá con el horrendo título "Ojos bien cerrados".

Es necesario aclararlo desde ya, para alegría de muchos y pena de otros, : "Eyes wide shut" no es una película porno, ni siquiera una de alto contenido sexual. Hay desnudos y situaciones que golpean los límites de la mente pacata, pero se queda, ahí, donde los benditos ejecutivos de la Warner decidieron que se detuviera. Resulta paradójico que a meses del año 2000, donde las libertades personales -o el "libre albedrío" como le llamarían algunos creyentes- debieran estar plenamente fuera de toda duda, estemos aún en las viciosas manos de un grupo de estrechos y reprimidos individuos que deciden que podemos ver y qué no. Recordemos que cambio de la financiación, unos 65 millones, Kubrick debió entregar un producto que no tuviera problemas con la censura norteamericana, o lo que es igual, que no se le impidiera a un adolescente ver su película. Para algunos será solamente la censura solapada todavía vigente y más viva que nunca, para otros será la defensa de las buenas costumbres.

En fin, la historia cuenta de una pareja exitosa -él médico, ella curadora de arte-, William y Alice Harford, que asiste a una fiesta pagana celebrada por Victor Ziegler (Sidney Pollack, amigo personal de Stanley Kubrick y del matrimonio Cruise/Kidman y verdadero artífice de que estos últimos estén en el film) un amigo y paciente de él. En determinado momento de la noche, cuando ambos están echando miradas por doquier, William Harford (Tom Cruise) debe subir -el deber llama- y asistir a una chica con sobredosis. Al día siguiente, Alice Harford (Nicole Kidman) le revela una fantasía que tuvo con uno de los asistentes a la fiesta. William, queda perturbado por la confesión de su amada esposa, con la cual es bueno decirlo, lleva 9 años casado, viven en un lujoso y sofisticado departamento junto al Central Park y tienen una preciosa hija (Helena) de cabellera similar al de su madre.

Su fantasía se mezcla con la de su esposa y el sueño comienza...Nunca está demás una fiesta para saciar esos apetitos encubiertos en buenas maneras. Asiste, entonces, a una de tipo orgiástico, mucho desnudo, mucha máscara, pero para tristeza nuestra, atrozmente censurada. Planos cortos y explícitos fueron borrados de la versión estadounidense y seguramente de la faz de la tierra, aunque se asegure que la versión europea está completa. Retoques digitales hicieron lo suyo y ¡VOILA! aparecieron cuerpos tapando justamente la acción.

William, se introduce en un delirante, pero no por ello menos atractivo, "viaje al fin de la noche"...La novela que tomó Kubrick como base para el film es Traumnovelle, de Arthur Schnitzler (un vienés, coetáneo y amigo de Sigmund Freud), cuya historia transcurre en la celebérrima Viena de fines de siglo y que Kubrick vislumbró como una Manhattan actual.

Llama poderosamente la atención que, este literato finisecular, haya escrito con tanta exactitud sobre las condiciones sentimentales y emocionales de una pareja que bien podría ubicarse temporalmente en nuestra época contemporánea. Los miedos y deseos parecen no heber cambiado luego de 73 años. La novela se editó en 1926. ¡Divina y sorprendente literatura!

La película es un personalísimo sueño, una mirada intensa que Kubrick supo elaborar con toda la destreza y prolijidad que lo caracterizaron durante su vida. Hay una inconsciente (o consciente?) elaboración de los personajes a partir de una cultura europeizada o definitivamente europea. Hay mucho desnudo y del frontal, pero no nos olvidemos también que la muerte se relaciona con lo sexual, que está presente y que después de todo, y en parte de acuerdo a los distribuidores, tamnbién es un thriller.

Hay un minucioso trabajo en las actuaciones, especialmente destacable es la de Tom Cruise, en su rol de esposo atormentado por los sentimientos más abyectos. La iluminación es otro factor sorprendente. Cambiará de acuerdo a cierto estado emocional contingente. Amarillo, rojo, azul. Hay una sinonimia con el color de la tipografía que se utiliza para la publicidad de la película: Cruise/Kidman/Kubrick. La música está espléndida y justificada absolutamente en cada intervención como por ejemplo el jazz del trio Oscar Peterson o la canción de Chris Isaak con un ritmo preciso. Las composiciones de Jocelyn Pook son exactas y se corresponden adecuadamente con las imágenes.

Lo malo de ver una película así, con tanto palabrerio pre-estreno, es que uno tiende a reprochar o justificar los casi tres años que tardó el director en realizarla. A escudriñar cada centímetro de la pantalla con un celo obsesivo con la intención de no perderse detalle, sin embargo, por este motivo se dejan de lado, por momentos, aspectos narrativos que sólo pueden estar definidos por un maestro del cine. : "Eyes wide shut" es una película imperdible y fascinante desde el título hasta el final.

Pablo Silva


"Ojos bien cerrados"

Eyes Wide Shut
Inglaterra, 1999, 159'

Dirección
Stanley Kubrick

Producción:
Brian Cook, Jan Harlan y Stanley Kubrick

Guión:
Stanley Kubrick y Frederic Raphael; basado en una novela Arthur Schnitzler

Fotografía:
Larry Smith

Música:
Jocelyn Pook

Protagonistas:
Tom Cruise, Nicole Kidman, Sidney Pollack, Marie Richardson.



Calificacion: 9

Estreno en Argentina
00/00/2000

Links
Website oficial

Notas relacionadas
Entrevista a Tom Cruise

Entrevista al guionista del film

Multimedia
Trailer en Quicktime

Ayuda para ver videos

Shopping
Comprá "Ojos bien cerrados" en los siguientes formatos:

DVD
(Argentina)


DVD
(Resto del Mundo)




© FOTOGRAMA.com