Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 09/11/2000

Al diablo con Liz

Elliot (Fraser) es un joven insulso, un poco torpe y sin ninguna característica especial. Lo que para algunos sería un auténtico "plomazo" y para otros un tipo común. Un día ve a la chica de sus sueños (O'Connor) en un bar y se enamora, en realidad ella trabaja en la misma compañía. Ante un leve cruce de palabras queda claro que Elliot no es interesante para ella.

Cansado de su suerte miserable, dice en voz alta: "Daría cualquier cosa por…", en seguida aparece en su horizonte cercano una muy atractiva Diablo/a (Liz Hurley). Ella pronto le revela su identidad sin ningún pudor. Le ofrece siete deseos a cambio de su Alma. Elliot es un incrédulo y convencerlo tardará unos cuantos metros de película y demostraciones de poder.

Al fin acepta y firma el mamotreto. Su primer deseo es, obviamente, ser rico y estar casado con la chica de sus sueños. Como por arte de magia, Elliot, se convierte en un traficante latino de drogas, morocho, con nariz pronunciada y de pelo largo, al que engañan su esposa, sus amigos y clientes. Todo un esterotipo del hombre latino.

Así es como el film busca la risa, en base a clisés e imprecisiones. Esta comedia es una mejorada remake del film dirigido en aquellos años por Stanley Donen, en aquel tiempo con Dudley Moore en el protagónico. Ahora es Harold Ramis, a quien muchos recordarán por "Analízame" y por el extraordinario film "El día de la Marmota", quien dirige. Ramis sabe perfectamente cuáles son los disparadores de risa y cuáles son aquellas sombras del individuo que pueden oscurecer su reflejo exterior; allí es donde pega. Brendan Fraser ("La Momia") es el protagonista, que con un rostro ingenuo y una buena dosis de histrionismo natural puede convencer sobre su calamitosa vida y su vano intento por modificarla.

Después de ver "Bedazzled" (que tuvo la pésima traducción de "Al diablo con el diablo") lo único que queda claro es que Liz Hurley es la seducción personificada. No hay un fotograma en "Bedazzled" en el que ella deje de atraer la atención del espectador. Y a su éste de clavar la mirada en algún punto dentro su geografía.

Lo que Raquel Welch conseguía sólo sin ropa, Hurley lo obtiene sin pausas. El mito construido para atemorizar a una masa ignorante devino en una trivialización del sujeto antagónico para terminar convertido en un delicioso objeto de deseo. Nada más apropiado para los tiempos que vivimos.

El guión tiene algunos baches pero en general es estable y su actualización no decepciona. Hay momentos bien logrados gracias a los ya mencionados "estereotipos", cuyas representaciones están resueltas con rigor. Así mismo, la "diabla" se presenta según las clásicas fantasías que los hombres tienen con las mujeres. Esto se traduce en un ingenioso contrapunto de sketchs que permite el avance del film. No siempre en el mejor sentido, pero sí dentro de los márgenes convencionales del género. Bedazzled podría ser más divertida e interesante si se descartara la "moralina" encubierta y se pasara por alto la moraleja final.

Andrés San Martín


"Al diablo con el Diablo"

Bedazzled
EE.UU., 2000, 90'

Dirección
Harold Ramis

Guión:
H. Ramis, Peter Tolan y Larry Gelbart

Fotografía:
Bill Pope

Música:
David Newman

Montaje:
Craig P. Herring

Protagonistas:
Brendan Fraser, Elizabeth Hurley, Frances O'Connor



Calificacion: 7

Estreno en Argentina
09/11/2000

Links
Website oficial

Notas relacionadas
Liz Hurley, una Perra de Película

Shopping
Comprá "Al diablo con el Diablo" en los siguientes formatos:

DVD
(Argentina)


DVD
(Resto del Mundo)




© FOTOGRAMA.com