Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 00/00/0000

Psychopy, o la enfermedad de un hombre llamado Van Sant

¿Quién es este director llamado Van Sant? ¿No es el mismo que filmó durante años, juntando los quarters de los bolsillos raídos para pagar la postproducción de sus films y ahora está recostado en la playera tomando Champagne"? ¿No es él, al que llamaban "Uno de los directores independientes más auténticos del momento?" "No es el que..." ....

Sí. Las preguntas podrían seguir pero ya todos sabemos de quién se trata. Van Sant filmó "Mi Mundo Privado", "Drugstore Cowboy" (con la participación del viejo Bill Burroughs como "el cura"), "Todo por un Sueño", y la de los pulgares gigantes -que interpretaba la multifacética Uma Thurman- que hacía temblar a sus amiguitas "cowgirrrrlls...", hhummm.

He aquí -no precisamente pero se aproxima- la nueva "Psycho". Treinta y nueve escalones, años después de la versión que infundiera en las chicas el terror a las duchas. Esta versión,no es otra cosa que una copia calcada de la Psy... Perdón, Aclaremos desde ya que el título original de la película es Psycho, y se refiere al señor o la señora "psicópata", no al estadio patológico o el conjunto de ellos. No así la novela que sí se llamaba Psychose. En fin, como iba diciendo, por momentos todo se mezcla y la nueva P. -¿nueva?- se diluye. Se va por el desagüe junto con el agua... en ese plano paradigmático que se cerraba sobre el remolino de sangre. Lamentablemente es su insolente proximidad lo que por momentos descoloca. Pero no bien, ¡mal!. Ni remake ni nada -aunque eso es en síntesis-. Imitación, pura y deliberada. Esta ya no es la determinada continuación de la cuatro (la última que filmó el fatigado Anthony Perkins) ni ninguna otra. Es la misma. AGAIN. Pero sin contemplaciones. Sin más aporte propio que cinco u ocho minutos. Van Sant, se adhiere al script ya la idea original como una sanguijuela que planea reconstruir paso a paso la mirada de la lente Hitchcockiana.

¿Todo? Al menos la mayor parte. A tal punto llegó su afán por repetir, que se encargó de descuartizar la versión de Hitchcock en DVD, para así poder observar, fotograma por fotograma, la puesta en escena, posicion de cámara, de actores, decorados, detalles mínimos. No, no llegó hasta ahí, ¡¡Filmó, incluso, las escenas en el mismo orden y en el mismo set que lo hizo Hitchcock. ¡Qué tipo obsesivo!

No viene al caso discutir acerca del "remake" en sí, como proyecto. Así es y no lo podemos cambiar. Sí podemos decir que hay dos tipos de "remakes". La remake A -la habitual-, sería la que se basa en la historia central, agrega una visión distinta, y se vale o usufructúa de los puntos más favorables de su film predecesor. Por otro lado la B, es la que imita descaradamente a la obra primigenia. La remake A es mala por definición -no siempre esto es así, pero casi-. La remake B es una rareza que sólo tiene justificación en el plano experimental. A, aporta una mirada diferente ya que el director no quiere cargar con el peso de la comparación. B, parece una falta de respeto por la inexistente creatividad del realizador. A, sirve para marcar las distancias entre los modos de afrontar un encuadre, iluminar, producir, etc. La segunda se somete a los designios ajenos debido a una carencia de contenido y a una incapacidad a la hora de encarar la forma. Etcétera. Etcétera. Curiosamente Van Sant utilizó la B. Aun sabiendo que la B, era un paso al vacío. Justificar lo injustificable. Ni siquiera desde la perspectiva artística que quiso adosarle Van Sant al film, si no sólo desde la propuesta cinematográfica. En este caso "colorear" equivale a "Quise filmar la misma película, no una remake". En realidad Van Sant es un buen colorista, de eso no cabe duda. Y de hecho, no fue sorpresa para nadie. Los productores lo sabían. Los actores también. "Eso es lo divertido" dijo Van Sant. Cuando la Universal abrió la bodega en donde guardaba todas las latas originales, para que Van Sant eligiera una para rehacer -como premio a los millones ganados con su película anterior-, él se decidió por la vieja obra de Alfred. "La hago igual" le prometió al productor. ¿Estás loco? ¿Copiar una de las obras maestras de Alfred Hitchcock?

"Nunca nadie lo hizo antes, ni con las otras, ni con ninguna película, es como una obra de arte, propia de Warhol, un engendro del Pop", dijo excitado. En la conferencia de prensa, sus explicaciones parecían venir, más bien, de un adolescente Butheadiano que de un director de cine. Risitas. Je, je, je. "Es muy pop". "Quise saber exactamente que sintió Hitchcock cuando filmó la película en 1960". Risitas. Je, je, je. No quiero hacer una remake, quiero haer la misma, idéntica". Risitas. Je, je, je.

Es difícil ver la película sin presenciar dos películas al mismo tiempo. El que vio la original, reconstruye inconscientemente los espacios, los dialogos, el encuadre, los planos, etcétera. Ahora va entrar al motel. Ahora viene el plano de la vieja . Ahora el diálogo de la taxidermia. Etc. La situación es todavía más agotadora para el que la vio más de una vez. Y ello, no es justo para con Van Sant. Pero, evidentemente, él se lo buscó.¿Qué precio estaba dispuesto a pagar? Aparentemente uno muy alto. Los ejecutivos de Universal dijeron nerviosamente que la película estaba dirigida a un público distinto del de hace casi cuarenta años. "Va a ser un éxito porque hay toda una generación que no tiene idea de quién es Hitchcock, ni le interesa ver una película en blanco y negro; a ese target apuntamos".

Sin embargo, no podemos hablar de errores. La película está correctamente filmada y eso nadie puede discutirlo. Cuando filma lo hace bien, y cuando copia... también. En realidad, a mi modo de ver, el incoveniente surge a partir de la "intención de repetir". O sea, copiar exprofeso una obra con la intención de recrear exactamente la misma mirada. Esto me parece una posición infame, aunque muy particular. Tal vez son los preconceptos, que uno tiene y que arrastra como una pata de palo por las oscuras salas de cine. El repite, pero solo la forma vacía. Hitchcock entregó con Psycho un paquete de innovaciones (envuelto con cinta de suspenso) que Van Sant no tuvo en cuenta a la hora de definir el proyecto. Es decir, si en realidad hubiese querido copiar, tendría que haber ideado él una nueva forma de: filmar la caida de Arbogast por la escalera, producir una escena tan salvaje como la de la ducha sin que el cuchillo toque el cuerpo, meternos la cámara entre los ojos para que nos olvidemos de que no hay diálogo en por lo menos el 50% de la película, tener los huevos para asesinar horriblemente a la estrella de la película a los veinte minutos, mostrarnos cómo a veces la fotografía y un sonido aterrador son más importantes que el argumento, etc. Psycho era en sí mismo un film con el que Hitchcock le ponía el pecho a los nuevos tiempos. El mismo renovó su manera de filmar. ¡Fue capaz de mostrar a una chica en corpiño!. Algo inconcebible para él un año antes. Por eso es que Van Sant no tiene perdón. Porque lo que hizo lo hizo para la gilada que le va a llenar los bolsillos de billetes, olvidándose de todo su pasado como director "independiente".

De todas maneras, el público irá a ver P. Aunque, además de todo lo dicho, los actores sean de madera (Heche, híbrida como una monja des-graciada, carece del touch femenino necesario para motivar al espectador, y a Vaughn le faltan los expresivos ojos de Perkins y algo más).

Después de su exitosísima "Good will hunting", Gus Van Sant saboreó el burbujeante sabor del estrellato. La película costó alrededor de 20 millones y ganó unos 110. Habrá que esperar muy poco para saber si gracias a su "nueva" PSYCHO podrá descorchar unas botellas más de Champagne.

Andrés San Martín


"Psicosis"

Psycho=Psycho
Estados Unidos, 1998

Dirección
Gus Van Sant / Alfred Hitchcock

Protagonistas:
Vince Vaughn, Anthony Perkins, Anne Heche, Janet Leigh, Viggo Mortensen, John Gabin, Julianne Moore, Vera Miles, William Macy, Martin Balsam.



Calificacion: 4

Estreno en Argentina
00/00/0000



© FOTOGRAMA.com