Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 00/00/0000

Los gloriosos veinte minutos de una serpiente

Brian de Palma es uno de los tres directores descendientes de inmigrantes italianos (los otros dos son Scorsese y Coppola), que comenzaron en los años '70, y que pudieron labrarse un nombre en el despiadado mundo del séptimo arte norteamericano.

Ha filmado verdaderas joyas que quedaron para siempre grabadas en nuestras mentes. Después de un torpe comienzo llegan los años '80 y De Palma conoce el éxito. Conmocionó a un público sediento de suspenso y violencia con: "Doble de cuerpo", "Vestida para matar", "Scarface", "Carrie", etc. Luego defraudó a muchos de sus seguidores con: "Demente" y "La hoguera de la Vanidades". En los últimos años regresó un De Palma más tecnológico que hitchcockiano: "Misión Imposible" y la que ahora llega a video "Ojos de Serpiente".

Indudablemente la calidad de todas ellas es tan variable como la gráfica del cardiograma de un productor. Está bien, tres o cuatro, quizás, no debió filmarlas.

Lo que no podemos reprocharle, es que en alguna de ellas no nos haya entregado una escena sublime, capaz de guardarse con candado en nuestra frágil memoria. Muchas siempre serán citadas como referencia de cuidada realización (por ejemplo, la cita a "El acorazado Potemkim" en "Los Intocables" es por todos recordada).

En "Snake eyes" los primeros veinte (aprox.) minutos son gloriosos. Alguno dirá que una escena o veinte minutos no bastan para adjudicarle el rótulo de "buena" a una película. Coincido con tal planteo, pero creo que en el caso de De Palma sí se cumple la excepción. En aquellos veinte minutos, durante un in crescendo magnífico e hiperkinético, nos acercamos al alma de uno de los más geniales directores que la industria nos entregó. En ese breve lapso de tiempo presenciamos al talento más puro de un maestro de la cinematografía mundial. Aquella Steady cam, que nos permite espiar en aquella serpenteante trama, nos ilusiona, por momentos creemos que estamos frente a una de las mejores películas de los últimos tiempos, que somos afortunados por que lo que vendrá seguramente será aún más arriesgado, y más frenético, y más... Lamentablemente comienza a desinflarse como si tuviese una pinchadura, en el guión, en la historia, en alguna maldita parte de la estructura narrativa. La esperanza siempre está. Esperamos a que retome el impulso y nos entregue más, pero es algo que nunca ocurre. Aquel primer vertiginoso plano secuencia, se corresponde con el epicentro de la trama. El asesinato de un secretario de estado norteamericano a pasos de un cuadrilatero de box, pelea que es obsevada por algo así como 14.000 personas. La solución es descabellada y a la vez interesante: no dejar salir a nadie hasta que no se encuentre al culpable. El encargado de la investigación será el policía corrupto que deberá probarnos que tiene más corazón de abuelita que pelos blancos en su nariz.

Obviamente, lo que aquella solución elucubra en nuestras mentes no se satisface, ya que la muchedumbre de espectadores, se pierde en los recovecos del casino o del hotel. Por lo tanto, a excepción de los minutos posteriores al asesinato, jamás volvemos a ver a la denostada masa de gente y a sus posibles locuras en encierro. Las actuaciones son correctas pero intrascendentes.

Lo que sigue es sólo parte de una película aburrida y lenta, con escasos momentos interesantes. El desarrollo cae en la trampa de un guíón que tiene tantas fallas como palmeritas la camisa de Rick Santoro. Sin embargo, esta realización es como cuando uno compra un Cd que contienen una sola canción que nos gusta. Pero aquella única canción nos transporta a un mundo maravilloso que, pese a los tres minutos aprimadamente que dura, vale la pena comprar el Cd Esto no es un Cd, es una película, y aquellos primeros veinte minutos valen la pena.

Claro que sí, De Palma siempre merece unos cuantos minutos de fe... y por cierto, inolvidables.

Andrés San Martín


"Ojos de serpiente"

Snake Eyes
EE.UU., 1998

Dirección
Brian De Palma

Producción:
Brian De Palma

Guión:
David Koepp

Protagonistas:
Nicolas Cage, Gary Sinise, Kevin Dunn, Carla Gugino, Luis Guzmán



Calificacion: 7

Estreno en Argentina
00/00/0000



© FOTOGRAMA.com