Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 00/00/2000

El camino de Jarmusch

Jim Jarmush, director de películas como Down By Law (donde reunió a sus amigos: el comediante italiano Roberto Benigni, con los músicos Tom Waits y John Lurie), Strangers than Paradise, Mystery Train, Night on Earth y últimamente Dead Man (un western alterado por signos metafísicos y surrealistas con la actuación de Johnny Depp y exhibido eventualmente por canales extrapagos de cable) se arriesga con este film ecléctico y obviamente muy personal. Apuesta a la fusión de elementos tan dispares y heteróclitos como, aparentemente lo son, el budismo Zen, la violencia, la mafia, íconos pop norteamericanos y la música Hip-Hop.

Un killer contemporáneo (Whitaker) de una frialdad espantosa y una sutileza casi infantil, convive con la extrema austeridad, un poco de música, unos cuantos libros y algunas palomas mensajeras. Esta última pincelada romántica contrasta con la violencia gangsteril a la que profesa disciplina. Rige su existencia de acuerdo al Hagakure, un texto para guerreros Samurai del siglo 18, escrito por Yamamoto Tsenetomo, un samurai que intentaba sentar precedente de su virtudes. Estos códigos antiguos, que siglos antes ya trazaban el destino de leales y serviciales soldados de elite, le permiten reflexionar y vivir de acuerdo a las coordenadas orientales que vinculan la lealtad, la reflexión, el honor, el misticismo, la soledad y una mente clara abocada al tiempo presente; pero también su vida está articulada por los derroteros violentos y mafiosos.

Sin adelantar detalles, se podría decir que trabaja como asesino para un Señor al que le debe obediencia y lealtad (Louie). Luego de terminar con un encargo encomendado por éste se da cuenta que su Señor no es distinto a un cerdo mirando viejos dibujo animados… Todo se complica cuando la venganza está de por medio. Sus principios son puestos a prueba y deberá decidir si defender o no lo indefendible… esto se aclara en el film.

Resulta difícil pensar en otro actor para este papel que Whitaker y tal se deba a que Jarmush lo esribió pensando en él. Su imperturbable rigidez facil potencia un sesgo atemorizante en los demás. Las actuaciones en general son precisas. Actores deconocidos de nombre, pero reconocibles de aspecto. La fotografía de Müller (habitual colaborador de Jarmush y otrora, también fotógrafo de Wim Wenders) connota y dennota un universo interior complejo y absolutamente coherente con anteriores trabajos de Jarmush. Lo planos largos, una marca de Jarmush, intervienen de manera exacta con el desarrollo dramático. El minimalismo impregna todo el film con una atmósfera de limpidez y abstracción que concentra en vez de dispersar.

Jarmush siempre le da un papel preponderante a la música. En este caso la base fue compuesta por RZA, el lider-fundador de la mítica banda Wu-Tang Clan. Francamente propicia para el film. Su intención artística rescata elementos multiculturales que coinciden con esta propuesta de Jarmush. Contaba el director en alguna entrevista, que se entrevistó (término poco adecuado para la situación pero comprensible) con RZA para invitarlo a trabajar en el film y donde le mostró la esencia de su obra. Jarmush no supo de él durante varios meses y cuando pensaba que RZA no lo había tomado en serio recibió un llamado de él. Desde ya, sabía que era un individuo poco amigable de la luz/día. Debían encontrarse a media madrugada en una calle céntrica de Manhattan. El encuentro fue tan breve que sólo le dio tiempo a RZA de abrir la puerta de su camioneta con vidrios polarizados y a Jarmush de estirar el brazo para recibir el DAT que contenía todo el material necesario e increíblemente adecuado para el film…

Sólo un detalle más, esta sería una excelete oportunidad para releer el extraordinario film de Jean-Pierre Melville: "Le Samurai" (1967), con la actuación espléndida de un joven Alain Delon. Ambos contienen elementos en común. No se trata de copia sino de una referencia (o cita u homenaje). Jarmush sabe mucho más de cine que una amplia cantidad de directores industriales y famosos, por eso es grato e interesante ver cine como el suyo. Salido de una inobjetable postura artística e independiente con elaboración histórica y propia.

Andrés San Martín


"El camino del Samurai"

Ghost Dog: The Way Of The Samurai
EE.UU., 1999, 116'

Dirección
Jim Jarmusch

Producción:
Richard Guay

Guión:
Jim Jarmusch

Montaje:
Jay Rabinowitz

Protagonistas:
Forest Whitaker, John Tormey, Henry Silva, Victor Argo, Tricia Vessey



Calificacion: 9

Estreno en Argentina
00/00/2000

Links
Website oficial



© FOTOGRAMA.com