Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 01/10/2007

Sicko

He aquí, otra vez, a Michael Moore poniendo el dedo en las llagas de la realidad norteamericana. Con la misma intrepidez, la misma abundancia de información y el mismo afán provocador; con su irrenunciable protagonismo, ahora un poco recortado, y más interesado en estimular la discusión sobre el tema que lo ocupa -la salud pública- que en atender al rigor de los datos o a la profundización del examen. El asume el rol de agitador, con esa habilidad que tiene para encontrar la forma de entretener y hasta de hacer reír con el asunto más serio o más doloroso. Su función es llamar la atención: cuánto más lo logre, mayor será su acierto.

Desde ese punto de vista, no puede negarse la eficacia de Sicko . Tanto ha sido el revuelo que causó con esta detallada descripción de una política sanitaria que parece diseñada para castigar a los enfermos y enriquecer a las empresas de seguros de salud. Moore opera por comparación: muestra, a través de casos particulares, la desastrosa situación que se vive en los Estados Unidos en ese terreno (50 millones de personas carecen de toda cobertura médica, y aun los que pueden pagársela tropiezan con infinitas limitaciones), y la opone al escenario que ve en países donde hay un servicio sanitario a cargo del Estado: Canadá, Inglaterra, Francia, Cuba. La consecuencia natural es el interrogante que el film plantea a sus compatriotas: "Si ellos pudieron hacerlo, ¿por qué nosotros no?"

Ya se sabe que Moore no sale a investigar sino a demostrar: él ya tiene su opinión formada y reúne la mayor cantidad posible de pruebas para apuntalarla. Así, tras los casos reales de víctimas del sistema de salud que acumula en la primera parte y que tienen genuino dramatismo, apunta luego a los políticos y a las empresas para las que la cobertura médica es mucho menos un servicio que un negocio. Alterna testimonios con ocurrencias visuales: por ejemplo, la nómina de enfermedades crónicas y otros antecedentes personales por los cuales no se puede acceder a un seguro de salud se desenrollan por el espacio a la manera de los títulos de La Guerra de las Galaxias .

No es que Sicko aporte demasiadas revelaciones: cuenta Moore que cuando abrió su sitio de Internet a historias acerca de penosas experiencias vividas por causa del sistema de salud, recibió más de 25.000. Sí consigue generar un fuerte impacto en el espectador, sobre todo cuando contrapone ese panorama desolador a una visión, probablemente bastante idealizada, de los programas asistenciales gratuitos en el exterior. El impacto es, al fin, su especialidad y aunque en más de un caso esa búsqueda lo conduzca al grotesco o al sentimentalismo, no puede dejar de reconocerse el poderoso efecto que, al apoyarse en historias individuales, produce en el ánimo del espectador.

Los brutales contrastes entre lo que ve en su país y lo que descubre fuera de él llevan a Moore a poner en práctica ironías y sarcasmos que unas veces son ingeniosos y otras demasiado fáciles. El tramo dedicado al Servicio Nacional de Salud británico tiene el lúcido aporte del político laborista Tony Benn, que califica su creación en 1948 como la medida más popular jamás adoptada en su tierra. Como en Canadá y en Francia, también allí encuentra salas de espera y corredores semivacíos, médicos felices y pacientes satisfechos. Para los tramos finales, reserva el golpe mayor: va con un grupo de socorristas del 11/9 al único lugar del territorio norteamericano donde hay asistencia médica gratis: Guantánamo. Quiere para los héroes de Nueva York el mismo tratamiento que para los terroristas de Al-Qaeda. El argumento es categórico, pero no basta: la atención y la solidaridad las encontrará en La Habana. Otra vez, como en Europa, la visión es bastante idealizada pero el impacto está asegurado.

Una visión menos rosada habría favorecido la credibilidad, pero ya se sabe que los panfletos tienen poco que ver con la sutileza y mucho con la contundencia.

Fernando López (La Nación)


"Sicko"

Sicko
Usa, 2007, 113 minutos

Dirección
Michael Moore

Producción:
Michael Moore

Guión:
Michael Moore



Calificacion: 7

Género
Documental

Estreno en Argentina
27/09/2007



© FOTOGRAMA.com