Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 23/11/2006

"Sin destino"

Gyorgy tiene 14 años y se acaba de dar cuenta que su vida está a punto de cambiar irreversiblemente. Su padre será llevado a los "campos de trabajo" de la Alemania nazi desde su hogar, Budapest, y él debe decidir entre seguir viviendo con su madrastra o volver con su madre.

Las primeras, emotivas, escenas de Sin destino, el debut como realizador de Lajos Koltai, veterano director de fotografía de los filmes de Isztvan Szabó, se centran en la dura despedida familiar, cuando el padre se marcha y el espectador sabe —más que sus aún esperanzados personajes— que será para siempre.

Pero a Gyorgy no tardará en tocarle una suerte similar. Descendido de un colectivo, como todos los que usaban la estrella de Da vid en sus chaquetas por más pases y permisos que tuvieran, es detenido con un grupo de adolescentes judíos. Grupo que va creciendo (en número, sexo y generaciones) hasta transformarse en una larga caravana que subirá a un tren con destino a Auschwitz.

Allí —promediando el relato— comenzará la segunda epopeya: la supervivencia en los campos de concentración, primero allí y luego en Büchenwald, con el maltrato, la sórdidas rutinas, el hambre, el frío y los golpes. Pero sobrevivir a eso no será el final: volver a casa probará ser más complicado, amargo y desolador de lo que Gyorgy imaginaba.

Sin salirse del todo del formato tradicional de las historias del Holocausto, el filme de Koltai se caracteriza por un peculiar formato narrativo. Formato que, sin duda, hace homenaje al título. Contado en forma de viñetas secuenciales, con constantes fundidos a negro (especialmente en las escenas en Büchenwald), Sin destino pone en escena ese concepto de "no tiempo" de un campo de concentración plagado de rutinas absurdas (como quedarse parado toda una noche bajo la lluvia) y desesperanza, pero también desprovisto de grandes picos dramáticos.

A diferencia de otros filmes sobre el tema, aquí no se trata de contar grandes epopeyas heroicas ni de mostrar villanos ampulosos ni de abrumar al espectador con cruentas e infilmables escenas que ya se han visto varias veces. La vida allí es una rutina circular, tan degradante como previsible, tan humillante como, en el fondo, tranquilizadora. "Sabía entonces que en cualquier momento me podían matar", dice la voz en off de Gyorgy. Con eso en la mente, lo demás era durar.

A pesar de cierto regodeo visual que plaga las escenas de una luz de casi melancólica belleza, acaso producto de la experiencia como fotógrafo del director (hasta las ruinas y la miseria tienen un carácter pictórico), hay una lógica también para esa decisión estética. Sin destino está contada desde la mirada de un chico de 14 años, uno que al volver a su destruida Budapest reconocerá que había cierta extraña belleza en su paso por los campos.

En las memorias —primero publicadas en forma de libro, ahora llevadas al cine— del ganador del Premio Nobel de Literatura, Imre Kértesz, lo más grave, si se quiere, es lo que viene después. Volver a una Budapest cuya gente lo rechaza, donde siente sólo odio y desprecio y donde ni siquiera hay una justificación para el maltrato: sólo ven en él un triste espejo de lo que nadie pudo, supo o quiso cambiar. Es un odio sin lógica, sin rutina, sin órdenes ni programa. El sinsentido de andar por la vida sin destino alguno, desamparado por una sociedad que mira para otro lado y que prefiere barrer el pasado bajo la más pesada de las alfombras.

Diego Lerer (Clarín)


"Sin destino"

Sorstalanság
Hungría - Alemania - Inglaterra, 2005, 138 minutos

Dirección
Lajos Koltai

Guión:
Imre Kertész

Fotografía:
Gyula Pados

Música:
Ennio Morricone

Montaje:
Hajnal Sellö

Protagonistas:
Marcell Nagy, Béla Dóra, Áron Dimény, Péter Fancsilkai



Calificacion: 7

Género
Drama

Estreno en Argentina
23/11/2006



© FOTOGRAMA.com