Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 17/11/2006

Los infiltrados

Pocos hombres detrás de una cámara filman como lo hace Martin Scorsese. El aliento que le impone a las secuencias de acción se parece más a las de un drama que a una película violenta. Y eso que Los infiltrados es tanto un filme de acción como un drama... y una película violenta.

Se reconoce el afán operístico del director de Casino y Buenos muchachos a la hora de retratar la animosidad en las calles, las peleas entre machos, tengan, cuiden o no los códigos autoimpuestos de lealtad.

La premisa del filme, basado en un megahit del cine de Hong Kong, Infernal Affais (ver De Hong Kong), implica la inserción de un hombre de la policía de Boston en la mafia de la ciudad y viceversa. El espectador es el único que conoce las verdaderas identidades de Billy (Leonardo DiCaprio) y Colin (Matt Damon), los infiltrados en la mafia y la policía del título. Billy debe desenmascarar a Frank Costello, el padrino irlandés del barrio (Jack Nicholson), un hombre al que Scorsese hace abrir la película con un relato en off en el que deja las cosas bien claras: en vez de ser producto de la sociedad en la que vive, él quiere que su entorno sea un producto de sí mismo.

Frank es tan egocéntrico y megalómano como muchos personajes que en el pasado Scorsese le confió a Robert DeNiro, o al propio DiCaprio en El aviador. Pero son los profundos conflictos morales que atormentan a los jóvenes —Frank está más allá del Bien y del Mal, como el propio Nicholson, que se luce con sus caritas endiabladas pero también se pasa de rosca— los que vuelven a la carga en la película de Scorsese.

En un juego de gato y ratón, con trampas, dobles y triples sentidos, amores entrecruzados, amistades y lealtades en pugna y falta de confianza, Billy y Colin son las dos caras de la misma moneda. Aunque cueste admitirlo y el bueno de DiCaprio pueda brillar más que el oscuro Damon. Ambos aquí demuestran de la madera en que están hechos, son dos intérpretes de raza en servicio de un filme brillante en más de un sentido.

La combinación entre dos estrellas como Nicholson y DiCaprio, que se sacan chispas, no ensombrece a los más terrenales Martin Sheen, Alec Baldwin o el mismísimo Mark Wahlberg, sorprendente como el inquebrantable Dignam, de la policía.

El filme tiene momentos en los que la adrenalina sube —cuando están a punto de descubrir a cada uno de los topos— y un lenguaje cargado, exabruptos de un mundo violento per se y cínico.

Electrizante, como una ópera de la mafia, Los infiltrados es de lo mejor en una cartelera porteña inusualmente floja.

Pablo O. Scholz (Clarín)


"Los infiltrados"

The Departed
Estados Unidos, 2006, 152 minutos

Dirección
Martin Scorsese

Producción:
Warner

Guión:
William Monahan

Fotografía:
Michael Ballhaus

Música:
Howard Shore

Montaje:
Thelma Schoonmaker

Protagonistas:
Leonardo DiCaprio, Matt Damon, Jack Nicholson, Mark Wahlberg, Martin Sheen, Alec Baldwin, Anthony Anderson, Vera Farmiga



Calificacion: 9

Género
Policial

Estreno en Argentina
16/11/2006

Links
Website oficial



© FOTOGRAMA.com