Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 24/08/2006

Manderlay

Al danés Lars von Trier le caben perfectamente las definiciones más opuestas y contradictorias. Puede vérselo como un director megalómano y caprichoso, falto de rigor y cegado por el cinismo y el didactismo de sus fábulas morales sobre las miserias, hipocresías y degradaciones de la sociedad estadounidense. Y, al mismo tiempo, es un artista de indudable talento, pletórico de ideas políticas, temáticas, estéticas, técnicas o dramáticas, y dueño de un estilo provocativo que jamás elude el debate más encarnizado.

"Manderlay", segunda entrega de su trilogía sobre los Estados Unidos (país al que jamás visitó), redobla la apuesta visual e ideológica de esa mirada sobre la explotación y el revanchismo que había entregado en "Dogville". Ya sin la heroína del relato anterior (Nicole Kidman partió horrorizada por los efectos que semejantes sátiras incendiarias podían tener sobre su carrera en Hollywood), Von Trier eligió ahora a la ascendente Bryce Dallas Howard.

Siempre en tiempos de la Gran Depresión, en esta segunda entrega, Grace abandona la zona de Colorado para sumergirse en una plantación algodonera del supuesto pueblo de Manderlay, en Alabama (los 139 minutos, de todas maneras, transcurren dentro del mismo galpón dominado por unos pocos elementos escenográficos y marcas en el piso de los estudios Zentropa que el propio Von Trier posee en Copenhague). Es el año 1933, pero allí todo parece suspendido en el tiempo: Mam (Lauren Bacall) maneja con mano dura una comunidad donde la esclavitud no ha sido abolida, con la ayuda de su eficiente capataz negro (Danny Glover), convencido de que sus pares aún no han evolucionado lo suficiente como para comprometerse y manejar de forma civilizada sus responsabilidades y libertades individuales.

La bienintencionada Grace, hija de un gángster (Willem Dafoe en reemplazo de James Caan), luchará por terminar con las injusticias e implementar prácticas democráticas, pero -una vez más- los abusos de poder y la sed de venganza harán tortuoso su derrotero.

Entre el melodrama sentencioso (nuevamente se escucha la voz patriarcal de John Hurt en la narración en off), la ironía no demasiado fina, su tendencia al sensacionalismo y la moraleja sádica (en un pasaje Grace debe ajusticiar a una anciana acusada de robar la comida destinada a un niño enfermo que muere de hambre), Von Trier juega a ser Dios con un espíritu demasiado adolescente y termina construyendo un nuevo experimento visual y dramático en el que el artificio y la bajada de línea alegórica ya resultan demasiado redundantes.

Sin embargo, más allá de sus excesos y sus arbitrariedades, de sus esquematismos y sus marcados desniveles, hay en "Manderlay" una apuesta enjundiosa y lúdica de experimentar con el cine y sus relaciones con el teatro (Von Trier es un consecuente seguidor de Bertolt Brecht), de ofrecer imágenes en muchos pasajes poderosas (nuevamente es notable el trabajo del fotógrafo inglés Anthony Dod Mantle, habitual colaborador de los directores daneses del movimiento Dogma 95) y de plantear en toda su dimensión y sin tapujos la crisis de los ideales democráticos norteamericanos. Buena.

Diego Batlle (La Nación)


"Manderlay"

Manderlay
Dinamarca - Suiza - Nueva Zelanda - Alemania - Francia, 2005, 139 minutos

Dirección
Lars von Trier

Guión:
Lars von Trier

Fotografía:
Anthony Dod Mantle

Música:
Joachim Holbek

Montaje:
Molly Malene Stensgard

Protagonistas:
Bryce Dallas Howard, Isaach de Bankolé, Danny Glover, Willem Dafoe



Calificacion: 7

Género
Drama

Estreno en Argentina
24/08/2006

Links
Website oficial



© FOTOGRAMA.com