Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 07/08/2006

Samoa

Ernesto Baca hace un cine de minorías. De eso no cabe duda alguna. Sin embargo, como muchas de las obras artísticas reservadas a unos pocos, por su extrema libertad, también para pocos, es necesaria. Ese simple motivo justifica su existencia. Se trata de propuestas que no convocan multitudes (ni mucho menos) pero, seguramente, dejan marcas creativas más profundas, detonantes e incluso trascendentes, que las de esas obras adocenadas, en extremo llanas, siempre efectivas a la hora de recaudar a mano llena porque son fáciles de consumir. "Samoa" es una película sólo para aquellos advertidos de que no se ajusta a ninguna regla convencional, ésas a las que responden la mayoría de las películas que pueden verse en los cines o en la TV, con destino a ojos condicionados por una oferta que, dramáticamente, rechaza todo aquello que se aparta de su camino. En este sentido, el trabajo de Baca deviene el de un predicador en medio de la desolación, para la mayoría el producto de un delirio, sin sentido, y paradójicamente por esa singularidad, más valioso.

El director, proveniente de una tardía vanguardia dispuesta a la experimentación, ya en 2002 había mostrado su interés por romper esquemas al presentar en el Bafici "Cabeza de palo". Su segunda propuesta es todavía más arriesgada, mucho más insolente (si es que el adjetivo puede ser aplicado para definir este tipo de cine). Se vincula, entre otros trabajos, a los que forman parte del cine de vanguardia de la década del 20 (los de alemán Walter Ruttman, por ejemplo), y a los de diferentes artistas de todos los tiempos (como Maya Deren, los hermanos Mekas, Stan Brackhage, y los canadienses Norman McLaren y Michael Snow, entre otros). También argentinos, como Claudio Caldini y Narcisa Hirsch, entre los más conocidos, numerosas obras que tuvieron un nuevo momento de esplendor a fines de la década del 80, con la irrupción del video y finalmente del registro digital.

Baca, con originales en Súper 8, algunos fuera de foco, rayados o pintados a mano, unidos alocadamente y ampliados a 35 mm, logró un producto de infrecuente calidad. El resultado es una sucesión de imágenes que recorren, ya sea con parsimonia o a toda velocidad, agua, tierra, aire y fuego, tramas múltiples (desde pisos hasta rejas), texturas ordenadas en un gran caos por el que circulan trenes, desfilan rostros y cuerpos, sombras que se desplazan, siluetas en transparencias, secuencias que discurren en sentido correcto y en el inverso.

La música hindú, los murmullos y los silencios aportan a este singular conjunto un toque deliberadamente hipnótico, como si Baca buscara encantar al espectador con su mundo de recortes que desafían la persistencia de la imagen en la retina y que aún identificables, cobran una dimensión totalmente diferente de la que podría tenerse con una mirada más relajada. Cielos y nubes, olas, veredas inacabables, edificios, rejas y rejillas, entramados, algunos cuerpos que dan escala humana, luces y sombras, destellos de color, como en un sueño sin frenos, visto desde una rueda de la fortuna desenfrenada. Para muchos una provocación que parece vacía pero que, precisamente por su riesgo, suena como el cachetazo que se les da a los boxeadores groguis, tras un knock out.

Un sacudón de los que, además de lacerar a los detractores del cine experimental, incita a romper con la monotonía del "siempre sopa", con despliegues faraónicos, los efectos 3D, la nada a cinco dólares por cabeza, más gaseosas y pochoclos. Una fluidez que va y viene, que invita a la evasión por más de una hora y no recurre a la constante de vacío de los productos consumidos al por mayor en la actualidad (un tema aterrador y crucial en el que nadie parece querer ahondar demasiado), mientras el cine sigue perdiendo, cada vez más, su capacidad para sorprender en forma genuina.

Sin lugar a dudas, un cine diferente, que es necesario que siga existiendo, a pesar de sus enemigos.

Claudio D. Minghetti (La Nación)


"Samoa"

Samoa
Argentina, 2005, 70 minutos

Dirección
Ernesto Baca

Producción:
Ernesto Baca

Guión:
Ernesto Baca

Fotografía:
Ernesto Baca

Música:
Rasikananda Das, Marcelo Ismael Rodríguez



Calificacion: 7

Género
Documental

Estreno en Argentina
03/08/2006



© FOTOGRAMA.com