Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 07/08/2006

Mondovino

Este documental del norteamericano Jonathan Nossiter es uno de los retratos más incisivos y contundentes que el cine haya concretado sobre el fenómeno de la globalización, de la creciente homogeneización de la sociedad de consumo y de la pérdida progresiva de la identidad y de las tradiciones milenarias.

¿Puede un simple documental sobre la producción y la comercialización del vino resultar tan poderoso y tan abarcador en su alcance sociológico, económico y hasta político? Luego de apreciar los 135 minutos (la versión original presentada en el Festival de Cannes duraba casi tres horas y Nossiter también elaboró para la televisión francesa un especial de 10 capítulos de 60 minutos cada uno, cuyo último episodio está íntegramente dedicado a la situación en la Argentina), tanto el experto en cepajes como el neófito saldrán de la sala haciendo analogías con otros sectores (desde la comida chatarra hasta el cine, pasando por los hipermercados, los bancos o la estrategia de cualquier corporación multinacional), donde la mística de lo artesanal y las particularidades de cada zona están siendo arrasadas por los poderosos tentáculos del marketing y por los procesos de laboratorio que apuntan a la estandarización del gusto y, por lo tanto, también del consumo, incluso dentro de la supuestamente sofisticada moda gourmet que ha proliferado en los últimos tiempos.

Casi con el mismo protagonismo y una similar capacidad satírica que el Michael Moore de "Fahrenheit 9/11", Nossiter recorrió durante cuatro años, con una cámara portátil de video y un mínimo equipo, el mundo del vino (Francia, Estados Unidos, Italia, Brasil y la Argentina) para ofrecer una descripción fascinante y reveladora sobre los procedimientos despiadados de los grupos de poder, aquí encarnados por el famoso consultor Michel Rolland (con su técnica de microoxigenación con la que invade el mundo), por el no menos poderoso crítico de la revista "Vine Spectator", Robert Parker, y por la familia Mondavi, hasta hace poco una de las productoras más poderosas de la región californiana de Napa.

Pero Nossiter no se presenta como un simple émulo de Michael Moore, un héroe de la clase trabajadora obvio y populista. Este multifacético artista de 44 años, conocido por multipremiados largometrajes de ficción como "Amantes de domingo" y "Signs & Wonders", es un hombre de vastísima cultura: criado en Francia, Gran Bretaña, Italia, Grecia y la India (actualmente vive en Río de Janeiro), habla perfectamente cinco idiomas, estudió pintura, filosofía y cine, está diplomado también como sommelier y asesoró durante mucho tiempo en sus cartas de vinos a varios de los principales restaurantes de Nueva York.

Simpático y persuasivo, Nossiter -cual detective del cine noir clásico- va profundizando y complejizando cada vez más su búsqueda y consigue, gracias a su encanto y a sus conocimientos (por momentos, parece un personaje salido del film "Entre copas"), que sus interlocutores (desde los magnates Mondavi hasta la familia salteña Etchart, pasando por los conservadores representantes de los Antinori y los Frescobaldi de Italia) le confiesen secretos y prácticas usuales a la hora de imponer en todas las latitudes las supuestas "nuevas tendencias" sobre la "unificación del gusto" y elevar así de manera vertiginosa y artificial el valor de cada botella de vino.

La película, es cierto, puede verse por momentos como una división algo maniquea y facilista entre buenos (los pequeños productores, especialmente franceses, que cultivan las técnicas artesanales de sus antepasados) y malos (los poderosos "filósofos" que se convierten en multimillonarios gracias al decálogo de la vitivinicultura moderna). Pero, más allá de algunas obviedades y de la extensión algo excesiva del relato, "Mondovino" surge como una obra divertida, didáctica y conmovedora a la vez.

Nossiter se divierte y divierte, pero también denuncia lo que él considera la destrucción definitiva de las formas originales de pensar, de trabajar, de sentir y de disfrutar el vino. Un documento sobre la muerte de lo auténtico, de lo tradicional, sobre el fin de la diversidad, que no sólo es entretenido sino que además deja múltiples elementos para discutir y pensar.

Diego Batlle (La Nación)


"Mondovino"

Mondovino
Francia, Estados Unidos, Italia, Argentina, 2004, 135 minutos

Dirección
Jonathan Nossiter

Producción:
Jonathan Nossiter

Guión:
Jonathan Nossiter

Fotografía:
Jonathan Nossiter



Calificacion: 7

Género
Documental

Estreno en Argentina
03/08/2006



© FOTOGRAMA.com