Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 27/05/2006

Secretos de diván

El, ella, la otra. ¿El clásico triángulo amoroso? No exactamente: David es un aspirante a artista que aún vive con la familia y apenas cumplió los veintitrés; Rafi tiene treinta y siete y viene de un fracaso matrimonial que la ha dejado maltrecha; la tercera es Lisa, madre de uno y psicoanalista de la otra. Total: una especie de triángulo freudiano a partir del cual Ben Younger construye una comedia humorístico-sentimental que quizá no saca todo el provecho posible de la ocurrente idea, pero se ve con una sonrisa a flor de labios y proporciona unos cuantos momentos de franca hilaridad.

Si se tienen en cuenta la edad de la paciente y su condición de agnóstica, y se considera que la mamá-analista del caso es judía practicante y que responde al modelo de idische mame intelectual (serena y reflexiva, pero igualmente sobreprotectora), no cuesta imaginar que habrá conflictos y que éstos se sumarán al principal: el dilema ético que enfrenta la profesional cuando se da cuenta de que el muchachito gracias al cual a su paciente le ha cambiado el humor es su propio hijo, y que a él se refieren las intimidades que la muchacha ventila con tanto fervor como detalle en el diván.

¿Qué hacer: revelar el parentesco o callarse? ¿Cómo encontrar el equilibrio entre sus deberes de psicoanalista y sus sentimientos de madre? ¿Y cómo mantener la ecuanimidad si esto que parece un pasajero amorío juvenil se convierte en una relación estable? El arrebato amoroso fue lo suficientemente intenso como para que David y Rafi dejaran a un lado reparos vinculados a la diferencia de edades y experiencias; lo malo es que Lisa también contribuyó con lo suyo, cuando animaba a Rafi a seguir adelante con su joven galán: "Están en la flor de la vida", le decía, sin sospechar que la estaba arrojando a los brazos de su mimado bebe.

El ambiente -clase media intelectual, neoyorquina y judía- es el de las comedias de Woody Allen, si bien aquí no hay demasiado espacio para la neurosis. Pero Ben Younger toma un camino personal, que le permite renovar con cierta frescura algunas fórmulas bien conocidas de la comedia romántica e incluir pinceladas más contemporáneas: algunas acertadas, como los divertidos flashbacks en los que la culpa golpea al protagonista con la imagen de su difunta abuela; otras, menos felices, como la breve subtrama sobre su amigo más próximo y las técnicas que emplea para desquitarse de las chicas que lo abandonaron tras la primera cita.

Younger pudo haber ahondado en las complejas relaciones que agitan el interior de su curioso triángulo, pero parece haber preferido no abandonar el tono ligero, simpático y superficial y dejar que los intérpretes extrajeran brillo de sus diálogos chispeantes y de personajes que se perciben como muy creíbles. La elección es acertada: Uma Thurman derrocha naturalidad, Meryl Streep se divierte jugando a la comedia y Bryan Greenberg tiene la candidez y la tierna malicia que necesitaba su David. El desenlace sortea la convención y añade una pizca de dulce melancolía, a la luz de la cual toda la historia gana otra perspectiva.

Fernando López (La Nación)


"Secretos de diván"

Prime
Estados UNidos, 2005, 105 minutos

Dirección
Ben Younger

Producción:
Ben Younger

Guión:
Ben Younger

Fotografía:
William Rexer

Música:
Ryan Shore

Montaje:
Kristina Boden

Protagonistas:
Uma Thurman, Meryl Streep, Bryan Greenberg, Jon Abrahams



Calificacion: 7

Género
Comedia

Estreno en Argentina
25/05/2006



© FOTOGRAMA.com