Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 00/00/0000

Un documental de Wenders

El conocido músico Ry Coooder ("Paris Texas", entre otras), es invitado por un ejecutivo de World Music a viajar a Cuba con el fin de rastrear sonidos nativos y grabarlos. Estando en la isla se dan cuenta de que pueden reunir a la otrora famosísima Buena Vista Social Club.

Sus miembros, con un promedio de 75 años, todavía pueden dar batalla. Aparentemente sólo necesitaban que un "extranjero" les quitara un poco el polvo y los pusiera frente a un micrófono. Nada. No falta nada de aquellos ritmos. Está todo igual. La edad puede arrugar la piel pero la pasión por la música es inaplacable. Las grabaciones ven la luz de la mano de Cooder. El disco gana premios y aplausos. La gira comienza y los músicos cubanos se asoman por primera vez al primer mundo, con la humildad de saberse olvidados.

Dos años más tarde, en este punto, hace su entrada el cineasta Wim Wenders que se deja convencer por su amigo Cooder para filmar un documental sobre los BVSC con elementos básicos (una cámara hogareña) y mucha, muchísima sensibilidad.

Wenders, cámara en mano, también vuelve a los viejos tiempos. Aquellos en los que solía tentarse por maniobrar el mismo la cámara. Lo hizo en otros documentales, tan personales como "Tokio Ga" y "Cuaderno de Ciudades y Ropas".

Con un estilo narrativo simple, y estructurado en la legendaria música cubana, Wenders va tejiendo emociones de distintas tonalidades. La voz en "Off" de Cooder trata de explicar las circuntancias previas pero las sensaciones son tan fuertes y todo lo recuperado es tan inmenso que le cuesta trabajo ordenarlo y mostrarnoslo lógicamente, así es que prefiere reducirlo todo a relato minimalista. La ventaja del documental (una) es que se puede dejar que los mismos personajes cuenten la historia. Wenders se encargará de registrar las impresiones de cada uno de los músicos. Una cultura distinta sin duda. Es extraño que cuando uno de ellos se presenta, especialmente los más viejos, refiera también el nombre de la madre como intentando reconstruir y justificar una existencia.

La fotografía es demostrativa de una soledad y una vida fantasmal. Se asemeja a los lugares post guerra/ y/o catástrofe. Las calles no pueden ocultar una vida miserable en cuanto a bienes materieles pero rica en lo humano y en lo fraternal. Wenders no va a criticar el régimen de Castro pero un plano general es como un llanto. Los músicos no se quejan por haber sido olvidados tanto tiempo, lamentan que ocurra justo en la última etapa de sus vidas, pero no se quejan. Parecen acostumbrados a no renegar de su suerte y ser carne de puchero en un lugar donde existen particularisimos criterios de legitimación.

Muchas veces el "sonido" de antaño se cuela en las imágenes. Una sutil añoranza de la etapa prerevolucionaria, cuando cuba era una fulgurante "la isla del placer", acompaña a los músicos como una sombra huidiza.

El documental llega a su clímax con la resentación de BVSC en el Carneggie Hall de New York. El género revive (al menos momentáneamente) en manos de Wenders. Dejado como sólo una herramienta del periodismo. Otra ventaja es que puede narrar los hechos apelando a la veracidad sin temor a inundarnos de emoción. Especialmente cuando somos concientes que la música transcribe algunas de las sensaciones (también los olores) más allegadas al alma humana.

Andrés San Martín


"Buena Vista Social Club"

Idem
EE.UU., 1999, 105'

Dirección
Wim Wenders

Fotografía:
Jörg Widmer

Montaje:
Brian Johnson

Protagonistas:
Ry Cooder, Joachim Cooder, Ibrahim Ferrer, Pío Leyva, Orlando "Cachaíto" López, Compay Segundo, Manuel "Puntillita" Licea, Barbarito Torres



Calificacion: 8

Estreno en Argentina
00/00/0000

Links
Website oficial



© FOTOGRAMA.com