Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 26/01/2006

La mujer de mi hermano

Barbara Mori

Basada en la novela homónima de Jaime Bayly –también guionista de la película-, “La mujer de mi hermano” cuenta la historia de una mujer casada que mantiene una relación prohibida con su cuñado; aunque en realidad decir que la historia solamente abarca la relación entre los amantes es no hacerle justicia, pues el esposo de Zoe (Bárbara Mori), también juega un papel importante en el trío amoroso.

Si uno ve detenidamente películas que hayan tratado este tema de relaciones prohibidas y triángulos amorosos se dará cuenta que no es algo novedoso en el medio –se viene a la mente “Infidelidad” (2002) y “El crimen perfecto” (1998), en donde ambos personajes femeninos le son infieles a sus esposos-, sin embargo, “La mujer de mi hermano” tiene un apelativo mucho más profundo que las otras dos a nivel de emociones –a parte que la historia es tratada por talento latino y no estadounidense y las tres, aunque presentan triángulos amorosos y romances extramaritales, van enfocadas a distintos aspectos de las relaciones.

Los tres personajes, Zoe (Bárbara Mori), su esposo Ignacio (Christian Meier), y el cuñado Gonzalo (Manolo Cardona), tienen una buena conexión mediante hilos narrativos que dibujan un elemento fundamental en cada uno de ellos: los deseos reprimidos. El guionista dibuja a estos personajes de modo que aunque llega un momento en que los tres desean alejarse el uno del otro –producto del romance entre amantes-, a un nivel mucho más profundo los tres van logrando el efecto opuesto: una conexión emocional brutal, con serias consecuencias para el resto de sus vidas.

Zoe es el personaje mejor dibujado, pues es el único que tiene más de una dimensión –al menos es la única que se desarrolla como tal. Los tres tienen deseos y sentimientos reprimidos, pero es Zoe, quien a parte de cumplirle a su esposo –o fingirle con su affair-, ella debe manejar –con disimulo- sus sentimientos por su amante y a la vez su profundo deseo de ser madre.

La trama presenta complicaciones: Ignacio, quien trabaja en la fábrica que les dejó su padre a él y a Gonzalo, es estéril y producto del trabajo sólo le hace el amor a su esposa los sábados –por extremo cansancio uno rápidamente deduce. Zoe, por tanto –ya que desea una vida sexual plena como mujer-, busca un alivio en su cuñado, y aunque al principio –luego de acostarse por primera vez con él- se siente como una “puta” –tal como ella lo expresa-, la relación se vuelve más intensa a medida que la trama avanza.

Gonzalo -el cuñado-, e Ignacio –el esposo-, son hermanos que tienen un fuerte resentimiento entre ambos desde niños. Ambos son opuestos, uno un hombre de negocios –Ignacio- y el otro uno que se gana la vida pintando –Gonzalo. A raíz del romance la trama explota, desembocando en un desenlace lleno de ironías y de fuertes sentimientos encontrados. Y aunque las consecuencias y la aceptación final son un paso duro para cada personaje, un sentimiento de alivio prevalece en la atmósfera, como tranquilizando las aguas turbulentas que habían despertado.

La trama se desarrolla de una forma limpia, con un muy buen trabajo de fotografía, enfocándose no de lleno en los adentros de cada personaje –sino más bien a un nivel intermedio, sin escarbar muy profundo-, pero sí dibujando los trazos necesarios para combinarlos con un desenlace que deja un buen sabor por su interesante conexión en donde al final del trayecto, cada uno alivia los deseos reprimidos del otro, complementándose –no de la forma moralmente correcta, pero sí mediante una triángulo lleno de golpes duros que se equilibra con un castigo justo. Muy bien por Ricardo Montreuil, que para ser su segundo largometraje –después de “Amiga” (2003), muestra un buen trabajo como director, sobre todo, manejando una puesta en escena sobria y muy bien decorada; recalcando también una partitura musical muy grata y muy a tono con el hilo emocional de la trama. Aunque varios de los elementos que van desarrollando la historia se pueden deducir con facilidad, el balance final es muy bueno.

Buenos personajes, buena interpretación de Bárbara Mori –también de Christian Meier-, y es una clara recomendación en una cartelera con poco bueno que ver.


"La mujer de mi hermano"

La mujer de mi hermano
Mexico, 2004, 85 minutos

Dirección
Ricardo Montreuil

Guión:
Jaime Bayly

Fotografía:
Andrés Sanches

Música:
Angello Milli

Protagonistas:
Barbara Mori, Chritian Meier, Manolo Cardona, Gaby Espino, Beto Cuevas, Bruno Bichir



Calificacion: 7

Género
Drama

Estreno en Argentina
26/01/2006

Notas relacionadas
Quién es Barbara Mori ? Se las presentamos



© FOTOGRAMA.com