Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 04/01/2006

Mi mejor enemigo

Antes de su paso por la cartelera chilena, Mi mejor enemigo tuvo su estreno en el Festival de Cine Independiente de Buenos Aires, el prestigioso –aunque ahora algo deteriorado- Bafici. El filme de Alex Bowen era pieza de un apartado de "óperas primas o segundas películas que entendemos no sólo importantes sino, sobre todo, promisorias", según precisaba la organización. La sección se llamaba Cine del Futuro, un nombre muy grande para cualquier película y una broma pesada para el espectador. Porque aún cuando Mi mejor enemigo pueda acertar algunos tiros, está mucho más cerca de ser una película que atrasa en vez de proyectar.

Lo primero que dice Nicolás Saavedra al introducir la historia de la cinta es que en Chile mucha gente en esa época sufrió el exilio. Las fotos que rellenaban el press book de la película, eran de los protagonistas del conflicto, es decir, Pinochet, Videla, los cancilleres de ambos países y los mediadores (Papa incluido). En la sinopsis del catálogo del Bafici dice textualmente: "En Diciembre de 1978, gracias a la estupidez política de la dictaduras gobernantes, están a días de comenzar un enfrentamiento armado en la zona sur de su extensa frontera". En resumen, por si alguien lo había olvidado, la cuasi guerra Chile-Argentina se desarrolló en un complejo contexto de los peores regímenes militares que hayan asolado la región sudamericana. La opción manifiesta de blanquear el conflicto de sus raíces, de ocultar deliberadamente la realidad, es como hacer Machuca sin la UP. Machuca no es sólo el nombre de un niño, es un símbolo de los aires de cambio, de la revolución que pretendía encabezar Allende. Lo que hace de Machuca un fresco realista de la época, es que el experimento de mezclar niños pobres con chicos adinerados en un colegio, adquiere sentido y simetría al ambiente que se vivió durante el gobierno socialista. Entonces, los militares que aparecen en Mi mejor enemigo debieran al menos guardar alguna mínima diferencia de los soldados constitucionalistas de 1970 o del Ejército renovado de Cheyre. Pero no. Escudándose que el conflicto está visto bajo el prisma de los pelaos, en un relato "profundamente humano", Bowen y su equipo reducen la Historia (con mayúsculas) a lo anecdótico: a la rivalidad escolar de un partido de fútbol, a una discusión sobre cuál es el mejor baile nacional, a una solidaridad entusiasta y desmedida, ¡a un asado!...

No es que la cinta tenga que tener de protagónico a la dictadura, pero la supraestructura jerárquica autoritaria de ese gobierno, y derechamente, su desprecio por la vida humana, dudo que no hayan contaminado el espíritu de esa generación militar. ¿Y no es la guerra dónde afloran los odios más primarios? La relación de los bandos "enemigos" tienen tal cordialidad que nunca se llega a sentir estar ad portas de una guerra en un momento histórico donde los militares (de ambos lados de la cordillera) tenían a sus respectivos países bajo sospecha.

Bowen hizo un filme que puede ver, sin estremecerse, la familia militar, la clase política y el "chileno medio". Es una cinta mucho más de "transición" que los filmes de los 90. Porque el director no arriesga nada. Quizás para recibir el apoyo logístico del Ejército o simplemente para alejarse del cine político, es demasiado amable con todos. Sin embargo, esa amabilidad, esa empatía de su elenco, esa notable soltura escénica, junto a una fotografía "patagónica", ocre y hechizante, y hasta la belleza, erotismo y carisma de Fernanda Urrejola en sólo dos escenas (que podrían convertirla en un sex symbol cinematográfico), seguramente convirtieron esta película en el éxito de taquilla que es hoy.

En Mi mejor enemigo cuesta diferenciar un soldado de otro porque no guardan mayores diferencias entre sí. Incluso los personajes de Víctor Montero y Jorge Román que se muestran reticentes en principio del entusiasmo general, son apagadas caricaturas sin convicción suficiente para provocar verdaderos roces.

Mi mejor enemigo es presa de su propia negación. Sin honores, ni medallas, ni dinero, ni las gracias –dicen los soldados protagonistas en un estupendo diálogo final, pero que nunca se tradujo en imágenes. Porque ese otro, esa figura omnipresente, que debía premiarlos o elogiarlos nunca estuvo, nunca existió. Curiosamente, Mi mejor enemigo se escenifica en un terreno neutral, no tiene ningún componente que lo sitúe en el Chile de 1978.

Es de esperar que si algún cineasta realiza un filme sobre la tragedia de Antuco tenga conciencia y coraje para explicar que la muerte de los conscriptos no fue a causa del frío, sino del despotismo de un oficial, de la negligencia de la institución castrense.

Jorge Morales


"Mi mejor enemigo"

Mi mejor enemigo
Chile-Argentina-España, 2004, 100 minutos

Dirección
Alex Bowen

Producción:
Alex Bowen, Pablo Trapero

Guión:
Julio Rojas, Paula del Fierro.

Fotografía:
José María Hemo

Música:
Tobar y Miranda

Montaje:
Danielle Fillios

Protagonistas:
Nicolas Saavedra, Erto Pantoja, Miguel Dedovich, Jorge Roman, Felipe Braun, Fernanda Urrejola, Juan Pablo Miranda, Victor Montero, Pablo Valledor, Andreas Olea, Martin Lavini.



Calificacion: 6

Género
Drama

Estreno en Argentina
05/01/2006

Links
Website oficial



© FOTOGRAMA.com