Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 01/12/2005

Hermanas, entre risas y emociones

Colette y Diaz

Hasta la más gastada de las fórmulas puede dar origen a un buen film. Sólo hace falta un director con talento, un guión inteligente y un grupo de comediantes de primera línea para que se produzca el pequeño milagro: los clásicos estereotipos recobrarán vida, los personajes más esquemáticos ganarán volumen hasta volverse reales y las situaciones, aun las más previsibles y convencionales, irrumpirán no como meros recursos para generar la risa o la emoción, sino como resultado natural del desarrollo de la acción. Eso es lo que sucede con "En sus zapatos".

Curtis Hanson y su brillante equipo demuestran que no hace falta proponerse una relectura crítica y/o paródica de un "género" (en este caso, la típica comedia de hermanos incompatibles, pero unidos por el afecto) y que aun siguiendo la receta al pie de la letra puede extraerse de ella sustancioso jugo.

Sin sacrificar el estilo, porque al fin Hanson, cuya versatilidad parece trascender cualquier limitación de géneros, vuelve a ocuparse de personajes que están aún en busca de su lugar en el mundo y a interesarse por la naturaleza de los vínculos afectivos, dentro de la familia o fuera de ella. En un tono que invita a la sonrisa, con emoción que nunca cede al sentimentalismo, y a menudo con tan certera lucidez en sus observaciones que la carcajada brota espontánea.

El punto de partida no puede ser más trillado: dos hermanas entre las que hay poco y nada en común, salvo el cariño, la memoria de una infancia sin madre y la medida del calzado. Rose, la mayor, es abogada, responsable, algo excedida de peso y tan ordenada como su vida, en la que no parece haber lugar para grandes placeres (salvo, claro está, el de comprarse zapatos que nunca tiene oportunidad de usar). Maggie es todo lo contrario: inconstante y atrevida, sabe cómo sacar partido de su llamativa belleza, pero anda a los tumbos por la vida, quizá porque se cree más hueca de lo que es. Los empleos le duran tan poco como los hombres, y tras cada fracaso busca refugio en casa de Rose para desesperación de ésta, que sabe de memoria el eterno ciclo de peleas y reconciliaciones que sobrevendrá, generalmente por causa de su frívola e irresponsable hermanita.

Cuando el descaro de Maggie supera los límites (le sopla el galán a la dueña de casa), recibe una irrevocable orden de desalojo. La casa paterna ya no es hospitalaria (reina allí la matrona autoritaria que ha ocupado el lugar de su madre), pero guarda un secreto que Maggie descubre en uno de sus habituales fisgoneos en cajones ajenos. Así, deja Filadelfia, viaja a Miami a buscar a una abuela que creía perdida y en la residencia para mayores donde vive la anciana señora no sólo conoce la contención que ella le da y algunos secretos de familia que le revela, sino también la inédita sensación de no ser mirada sólo como objeto sexual. El reencuentro con Rose, que dejó el bufete y la abogacía, se dedica a pasear perros y tiene un novio cariñoso y gourmet, se ve venir. Ya se encargará de promoverlo la dulce dama, sabia y ecuánime.

Hanson aprovecha cada línea del bien estructurado guión. Sabe valorizar lo que hay de sustancioso en réplicas exactas y diálogos ingeniosos que estimulan la risa, pero al mismo tiempo descubren la muy diversa naturaleza de los vínculos que se establecen hoy entre los seres humanos. Unos pocos trazos le bastan, además, para el dibujo preciso de varios personajes secundarios. El convencionalismo de algunos giros del guión y cierto engolosinamiento que prolonga el metraje un poco más de lo necesario no limitan el entretenimiento ni hacen mella en el encanto de la comedia, que crece a partir de la aparición de Shirley MacLaine.

Ella pone dignidad y tierna elegancia en el mejor papel que le ha tocado en años: su labor es un modelo de concentración y mesura. El punto más alto de un elenco de lujo en el que, claro, las partes más brillantes les tocan a la seductora Cameron Diaz y a la siempre admirable Toni Colette.

Fernando López (La Nación)


"En sus zapatos"

In Her Shoes
Estados Unidos, 2005, 130 minutos

Dirección
Curtis Hanson

Producción:
Lisa Ellzey, Carol Fenelon, Curtis Hanson, Ridley Scott

Guión:
Susannah Grant, basada en una novela de Jennifer Weiner

Fotografía:
Terry Stacey

Música:
Mark Isham

Protagonistas:
Cameron Diaz, Toni Collette, Shirley MacLaine, Mark Feuerstein



Calificacion: 8

Género
Drama

Estreno en Argentina
01/12/2005

Links
Website oficial



© FOTOGRAMA.com