Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 11/11/2005

Tensión y denuncia en Africa

Combinando con sapiencia el thriller de tintes políticos, el temor a una epidemia de enfermedades, el maltrato a lo desposeídos y las pasiones más íntimas, El jardinero fiel tiene la fuerza de un alegato y la sinceridad de una historia romántica. Una tragedia romántica en la que el sacrificio va más allá del cariño cotidiano.

John le Carré maneja como pocos autores la síntesis del espionaje y la (ir)realidad política. Aquí, el cadáver calcinado de la esposa de un diplomático de la Alta Comisión Británica en tierras de Kenia abre el abanico de actos heroicos y traiciones. Tess (Rachel Weisz, de La Momia) es una mujer de izquierda que en más de una reunión protocolar puso en aprietos a su atildado y pasivo marido (Ralph Fiennes, con esos gestos de El ocaso de un amor.)

Cuando Sandy (Danny Huston) le informa a Quayle que hallaron el cuerpo de su esposa junto al de otro hombre, Quayle está regando las plantas. El lo habrá de decir: se resguarda en la jardinería. Y así como su mujer se despreocupa por las plantas ("mi prioridad son los humanos"), él trata de salvaguardar las apariencia y llevar una vida ordenada. Tarde hará suyas las palabras de Tess ("sos mi prioridad"), cuando todo esté, en el mundo terrenal, perdido.

La trama juega con los intereses de una compañía farmacéutica (KDH) que, ante la inminente posibilidad de un brote de tuberculosis en todo el planeta, decide testear drogas en el cuerpo de ingenuos africanos a partir de otra organización. Tess es quien husmea algo en estado de putrefacción, y la duda que carcome internamente a Quayle es si su esposa lo engañó, pero no ocultándole información, sino con su cuerpo o su corazón. Luego comprenderá todo.

El jardinero fiel entrega momentos de desesperante angustia. Fernando Meirelles, el director brasileño de Ciudad de Dios, le ha quitado a la novela todo ese glamour british, para rodar directamente en Kenia, en los asentamientos más pobres y contrastarlos, sí, con lo que sucede en la capital de Inglaterra.

Yendo y viniendo con pequeños flashbacks, Meirelles enriquece, potencia la relación entre Tess y Quayle, cambiando la percepción de la pareja desde la platea.

Fiennes hace todo y más como para merecerse el reconocimiento del público, y no es difícil imaginarlo de nuevo candidato a un Oscar. Su personaje sabe y no habla, intuye, investiga, cuestiona, descubre sobornos, tumbas anónimas. Alguien por allí dirá que "Dios maneja el cerebro y el Diablo los genitales", una expresión para nada fortuita para entender esta historia de un amor como hay pocos.

Pablo O. Scholz (Clarín)


"El jardinero fiel"

The constant gardener
Inglaterra, 2005 , 96 minutos

Dirección
Fernando Meirelles

Guión:
Jeffrey Caine

Fotografía:
César Charlone

Música:
Alberto Iglesias

Montaje:
Claire Simpson

Protagonistas:
Ralph Fiennes, Rachel Weisz, Hubert Koundé, Danny Huston, Daniele Harford, Bill Nighy



Calificacion: 8

Género
Suspenso

Estreno en Argentina
10/11/2005



© FOTOGRAMA.com