Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 03/11/2005

Las caricias ausentes

Nahuel Pérez Biscayart

Paco deambula, observa, se detiene. Tal vez allí, en ese local donde se posan sus ojos, su madre le hizo ese pequeño tatuaje en un brazo, cuando él tenía tres años, y ella, literalmente, desapareció. Pero no desapareció de su vida, de su mente: Paco vivió obsesionado con el por qué del abandono de su progenitora y, ya adolescente, se propone investigar y descubrir qué pasó.

Tatuado, segundo largometraje de Eduardo Raspo en diez años, luego de Geisha (1995), vuelve a tratar el tema de la identidad. Paco está atravesando una etapa compleja, como lo es la adolescencia, que en su caso se complejiza más aún con el nacimiento de un hijo de su padre con su nueva pareja. Paco poco menos que estalla y desea averiguar qué motivó el abandono de su madre.

Porque su madre no sólo lo abandonó a él. También a su padre.

Estructurada en varios momentos como una película del camino, en la que interesa más cómo se llega al final del recorrido que aquello a lo que se aspira a conseguir en el trayecto, el filme va cambiando apropiadamente de ritmo. Tiene sus pausas en los encuentros entre Paco y su novia Tero, que se suma al auto en el que Paco y Alvaro llegan hacia el pueblo del interior donde murió su madre, y tiene sus crescendos en cada diálogo que entablan padre e hijo. El dolor los acompaña a los dos, y la verdad desnuda pegará fuerte e inesperadamente.

Luis Ziembrowski no había tenido hasta aquí, con excepción de El delantal de Lili y alguna otra excepción, posibilidad de lucirse en un papel protagónico. Y si bien es Nahuel Pérez Biscayart (el hermano de Dolores Fonzi en El aura) quien lleva todo el peso del relato, Ziembrowski pone la medida justa al tono que Raspo quiere imponerle a cada escena en la que participa. Lejos de desbordarse cuando el camino hacia allí era claro, el actor copa la pantalla y genera el contrapunto exacto, perfecto para Pérez Biscayart.

No es ocioso tildar al joven como una nueva gran esperanza para el cine argentino. Con un rostro especial, una utilización del cuerpo y de sus tonos de voz que sorprenden, la película no sería lo que es sin la presencia de ambos intérpretes.

Al fin, Tatuado habla de la resquebrajada relación entre un padre y su hijo. Y con esa mujer, de imagen idealizada, que tanto ha influido en su ausencia en la vida de una familia singular.

Pablo O. Scholz (Clarín)


"Tatuado"

Tatuado
Argentina 2005, 84 minutos

Dirección
Eduardo Raspo

Guión:
Eduardo Raspo, Enrique Cortés

Fotografía:
Marcelo Iaccarino

Música:
Daniel Melero

Montaje:
Mario Paves

Protagonistas:
Nahuel Pérez Biscayart, Luis Ziembrowski, Jimena Anganuzzi, Antonio Ugo, Horacio Roca



Calificacion: 8

Género
Drama

Estreno en Argentina
03/11/2005



© FOTOGRAMA.com