Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 06/10/2005

Una vida de perros

A mitad de camino entre el drama y el filme de acción se ubica Danny the Dog, uno de esos híbridos genéricos que acostumbra entregar el francés Luc Besson de El perfecto asesino a esta parte. Aquí, el francés es el guionista y el rol de director quedó para su ladero Louis Leterrier, (de la inminente Transporter 2). De cualquier manera, poca gente irá al cine por estos motivos: Danny the Dog es la nueva película de Jet Li, la figura de artes marciales de Hong Kong más importante de los últimos quince años, desde que protagonizara la serie épica Erase una vez en China, de Tsui Hark.

Tras su debut como villano en Arma mortal 4, en 1998, Li viene buscando hacerse un lugar en Hollywood. Pero sin la simpatía de Jackie Chan y con un inglés aún menos fluido, el asunto no le ha sido fácil. Desde Francia, Besson vio la veta en La marca del dragón, y como la ecuación funcionó, la pareja volvió a reunirse.

Los filmes "europeos" de Jet Li son ligeramente distintos a los que hace en Hollywood. La diferencia principal aquí es que sus compañeros de elenco son Bob Hoskins y Morgan Freeman, dos actores que elevan casi siempre los materiales que tocan.

Danny es un hombre que ha sido tratado y entrenado como un perro salvaje desde chico por un mafioso de Glasgow (Hoskins), que lo usa como "arma mortal" ante quienes no quieren pagarle. Ultimamente, y para hacer dinero con su animal humano, lo hace a competir en combates que terminan con la muerte de uno de los contendientes.

Hasta aquí estamos ante un típico filme de artes marciales, con Jet Li destrozando huesos cual ramitas de árbol, mientras la cámara de Leterrier apura y ralentiza los tiempos a lo Matrix, y el mismo coreógrafo de acción de esa trilogía, Yuen Woo-ping, arma esas imposibles secuencias en las que un solo hombre parte en pedazos a docenas de rivales. Hay que decir que, en el caso de Jet Li, el asunto es bastante más creíble que con Keanu Reeves...

En uno de los "cobros" y esperando ser llamado para atacar, Danny conoce a un afinador de pianos ciego (Freeman) y, tras un accidente de auto en el que cree a su dueño muerto, termina viviendo con él y su hija, pianista. Allí comienza su proceso de reeducación de Danny —la parte (melo)dramática de la película— que, obviamente, durará hasta que el pasado venga a reclamarlo.

El filme trabaja el conflicto de un hombre que, llevado casi en forma hereditaria al crimen, se ve enfrentado a una parte suya, si se quiere, artística y pacífica. En el caso de Li, para resolver el dilema hay que "irse a las manos". Y el hombre, ya civilizado, debe recurrir a los golpes para liberarse o, aún peor, para vengarse.

Pese a una subtrama familiar con trauma infantil incluido (de esas que hacen ruido en los filmes de Hong Kong), el filme logra sostenerse en sus partes dramáticas, gracias a un par de apuntes cómicos, la sapiencia del elenco y la elegante banda sonora de Massive Attack. Pero donde hace explosión es allí donde todos quieren verlo: haciendo lo que sabe hacer. Y el combate final, en un baño, con un rival que parece aterrizar desde otra película, vale el precio de la entrada.

Diego Lerer (Clarín)


"Danny the Dog"

Danny the Dog/Unleashed
Francia-EE.UU.-Gran Bretaña,2005, 103 minutos

Dirección
Louis Leterrier

Producción:
Distribution Company

Guión:
Luc Besson

Fotografía:
Pierre Morel

Música:
Massive Attack

Montaje:
Nicolas Trembasiewicz

Protagonistas:
Jet Li, Morgan Freeman, Bob Hoskins, Kerry Condon, Michael Jenn, Vincent Regan, Dylan Brown



Calificacion: 6

Género
Acción

Estreno en Argentina
09/10/2005



© FOTOGRAMA.com