Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 27/08/2005

Terror en Amityville

Siempre conviene contar con un buen asesor inmobiliario y asegurarse de que éste sea tan escrupuloso como para que cuando nos recomiende la compra de una casa tengamos la certeza de que está al tanto de su "historia clínica" y puede dar fe de su "buena salud". Ya se sabe -por lo menos, el cine de terror se ha encargado de advertírnoslo-, que muchas viviendas tienen vida propia, pésimas costumbres, guardan secretos inconfesables (fantasmas incluidos) y por haber sido escenario de crímenes espantosos se han aficionado a esa perversidad y están siempre a la espera de nuevos moradores para repetir la experiencia, cuanto más sanguinaria, mejor. Parece que añoran los buenos viejos tiempos en que volvían locos de miedo a sus ocupantes soltando a sus almas en pena, abriendo y cerrando puertas a su antojo y llenando el espacio de gritos y las paredes y los pisos, de sangre. La razón de ser de estas casas embrujadas está en que la historia siempre se repita. En otras palabras: no hay mansión inocente, sobre todo si ya lleva un par de siglos en pie y se levanta en un paraje despoblado.

Pero ninguna advertencia es suficiente, según parece opinar Hollywood, y por eso sigue repitiendo el grito de alerta: hay que entender que donde hubo crimen, fantasmas quedan, y que si alguien se empeña en meterse en el lugar de los hechos, es más que probable que los padezca en carne propia, y/o de sus familiares. La historia se repite; Hollywood, también.

Aquí, como si no hubiera sido suficiente con el primer ciclo de "Amityville", iniciado por Stuart E. Rosemberg en 1979, todo el muestrario de lugares comunes del género se pone otra vez en movimiento. La familia que llega al lugar en cuestión -madre viuda, tres hijos, flamante segundo marido- es de esas que no creen en espectros ni brujerías: por eso no dudan en mudarse aunque saben que un año atrás en esa gran casa junto al lago, hubo una pavorosa tragedia que acabó con una familia entera. Así les va.

Cuando se manifiestan los primeros síntomas -el hombre de la casa sufre pesadillas y trastornos de conducta; la nena menor se hace amiga de un espíritu; de las canillas, las llaves de luz y las lámparas brota sangre-, ya es tarde. También es tarde para el espectador, a quien, si conserva algún humor, sólo le queda entretenerse llevando la cuenta del número de veces que han querido asustarlo con los mismos viejos recursos, aquí magnificados gracias a los efectos visuales y sonoros, o divertirse con las abundantes escenas (la aparición de la baby-sitter o el rescate de la nena subida al techo, por ejemplo) que, de tan ridículas, terminan haciendo reír.

Un programa apenas recomendable para alguna trasnoche adolescente.

Fernando López (La Nación)


"Terror en Amityville"

The Amityville Horror
Estados Unidos, 2005, 90 minutos

Dirección
Andrew Douglas

Guión:
Scott Kosar, basado en la novela de Jay Anson y el libreto de Sandor Stern

Fotografía:
Peter Lyons Collister

Música:
Steve Jablonsky

Montaje:
Christian Wagner y Robert Barton

Protagonistas:
Ryan Reynolds, Melissa George, Jesse James, Jimmy Bennett, Philip Baker Hall



Calificacion: 4

Género
Terror

Estreno en Argentina
25/08/2005



© FOTOGRAMA.com