Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 14/08/2005

Luces Rojas

En el comienzo, todo parece conducir al retrato de un matrimonio en crisis. Pero de a poco, mientras el conflicto interior va desnudando sus facetas más ocultas, la historia va tensándose gradual e inexorablemente hasta desembocar en una siniestra pesadilla que mezcla la realidad y la alucinación.

Casi desde el mismo principio se cierne sobre los personajes la sombra ominosa de una catástrofe, imprecisa porque el presagio es ambiguo, el rumbo desconocido y el horizonte nebuloso. Pero la tensión se percibe en esa pareja madura que en el comienzo de la temporada de vacaciones está por emprender la ruta hacia el sudoeste francés en busca de los hijos. La ruta será el escenario del desgarramiento matrimonial, y el congestionado tránsito -en torno de cuyos peligros advierten los insistentes avisos radiales- abrirá el paso a una metáfora de algo más grave que el accidente que puede maliciarse.

En el inseguro y frustrado Antoine Dunan (un sudoroso, irritado y nervioso Jean-Pierre Daroussin), que expresa a toda voz su voluntad de "ser libre", se perciben desde el principio los rasgos de un hondo malestar interior. Bebedor furtivo, compulsivo y culposo, su hostilidad traduce algo del resentimiento que guarda frente al éxito de su mujer, una abogada absorbida por las obligaciones profesionales; su manifiesto deseo de "vivir como un hombre" expone la crisis de su masculinidad. La fría calma de Hélène, la tácita superioridad que impone y el discreto aire de reprobación con que parece juzgarlo se le hacen al hombre aún más irritantes en la medida en que descubren la impotencia de su rabia.

Aun así, entre las violentas disputas que se generan en el auto a causa de los exasperantes embotellamientos y la conducta insensata de Antoine, puede percibirse que subsiste entre ellos algún lazo de cariño. Quizá para justificar en parte un final que de tan postizo e improbable podrá resultar, para más de un espectador, decepcionante.

Sin embargo, esa concesión final (heredada, es cierto, del libro de Georges Simenon en el que está basada), no disminuye el enorme atractivo de la película. Entre el thriller y la road-movie, "Luces rojas" nunca detiene su marcha. Del popular autor belga, toma el austero rigor, la sencillez, la precisión expositiva y la calma objetividad. Esa suerte de flemático distanciamiento fortalece la tensión y aviva el compromiso de quien sigue el relato. Cedric Kahn desmenuza la vorágine autodestructiva en que se embarca el protagonista e involucra al espectador en la ardua peripecia del viaje: o mejor, lo pone en el lugar del personaje, colocándolo al volante del automóvil que se abre paso imprudentemente en la maraña de tránsito o se aparta por un camino secundario en medio de una oscuridad que se vuelve claustrofóbica e irreal.

Con mano maestra, Cedric Kahn administra el constante crescendo, atendiendo el nervio del thriller y al suspenso emocional y trabajando la ambigüedad de manera que una atmósfera de alucinación envuelva las dramáticas situaciones que vive Antoine durante la interminable noche en que se produce la repentina deserción de su mujer. Apuntes breves, notas accesorias, el cruce accidental con oscuros personajes en los bares de la ruta donde el ahora solitario protagonista se detiene en busca de alcohol, sumados al propio ambiente del camino, colmado de patrullas policiales que andan en busca de un peligroso fugitivo, van alimentando una tensión que se vuelve siempre más vibrante. El vigor dramático de Kahn se hace particularmente notorio cuando el personaje vuelve de su pesadilla nocturna y el suspenso alcanza su máximo nivel en una escena jugada con un mínimo de elementos: bajo la mirada de la camarera de un bar de provincias, y agitado por el pánico y la culpa, Antoine hace una seguidilla de llamadas telefónicas (a hospitales, comisarías, hoteles, estaciones de tren), con el fin de establecer el paradero de su mujer. Es quizá también el momento que autoriza a definir la formidable creación de Jean-Pierre Daroussin como el trabajo más logrado de su carrera.

"Nuages", de Debussy, ocupa buena parte de la banda sonora y parece esconder fatídicos acentos en sus veladas armonías. Otro acierto más de un film en el que Carole Bouquet, repite, con su acostumbrada autoridad, un personaje a la medida de su elegancia y su misterio.

Fernando López (La Nación)


"Luces rojas"

Feux rouges
Francia, 2004, 106 minutos

Dirección
Cedric Kahn

Guión:
Cedric Kahn y Laurence Ferreira-Barbosa, con la colaboración de Gilles Marchand, basado en la novela de Georges Simenon

Fotografía:
Patrick Blossier

Música:
Claude Debussy

Montaje:
Yann Dedet

Protagonistas:
Jean-Pierre Daroussin, Carole Bouquet, Vincent Deniard, Carline Paul, Jean-Pierre Gos



Calificacion: 7

Género
Drama

Estreno en Argentina
11/08/2005



© FOTOGRAMA.com