Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 23/06/2005

La masacre de Texas

En 1974, Tobe Hooper sacudió al mundo con una pequeña y furiosa película de terror rodada con poco dinero (140.000 dólares) y muchas ideas. Convertida en un inmediato fenómeno de masas, aquella reconstrucción del caso real de un asesino serial se transformaría con el tiempo en un influyente clásico del cine de clase B. Tres décadas más tarde, Hollywood decidió que ya era tiempo de desempolvar aquella fruta tentadora y volver a exprimirla. Si el jugo comercial volvió a ser abundante (esta remake recaudó más de 80 millones de dólares sólo en los cines norteamericanos), en el terreno artístico el resultado es altamente decepcionante.

La crudeza narrativa, la potencia dramática, el espesor psicológico, la alegoría política, los inquietantes climas y -claro- el miedo y la tensión que entregaba el film original de Hooper se han convertido en manos de Marcus Nispel (un joven director nacido en Alemania y especializado en videoclips) en un producto tan calculado como mecánico, un largometraje donde el diseño de producción parece ser más importante incluso que los baños de sangre o los miembros amputados por el ya mítico Leatherface y su motosierra.

Las paradojas y el tiempo han determinado que, mientras la película de Hooper resultó un hito dentro del cine de terror al punto de que hoy nadie puede negar la influencia que tuvo en el posterior nacimiento de las sagas de Freddy Krueger o Jason, esta derivativa remake de Nispel resulta, en cambio, un remedo de elementos, estéticas, convenciones y resoluciones narrativas ya vistas en otros films como "El silencio de los inocentes", "El proyecto Blair Witch" o "Pecados capitales".

La premisa -típica del género de terror- es básica y contundente: cinco jóvenes viajan en 1974 por Texas (una zona presentada como si fuera poco menos que el fin del mundo) a bordo de una camioneta para disfrutar de un verano ardiente (en todo sentido) y participar de un concierto de Lynyrd Skynyrd. Pero, cuando deciden levantar en la ruta a una muchacha que aparentemente hace dedo, empieza un sinfín de desventuras. La chica se suicida a los pocos minutos en el asiento trasero y, cuando deciden denunciar el hecho ante la policía del pueblo más cercano, quedan a merced de una familia tan disfuncional como desquiciada, en la que aparece el apuntado Leatherface. Lo que sigue es un festival de planos-detalle de vísceras, mutilaciones, asesinatos rituales y -también- de las provocativas curvas de la pulposa (e inexpresiva) heroína que interpreta Jessica Biel ("Blade: Trinity", "Celular").

No hay aquí mayor interés por construir suspenso ni por justificar desde lo psicológico la acción de los criminales. Así, todo en esta posmoderna "La masacre de Texas" resulta arbitrario, gratuito, artificial y, a medida que van transcurriendo los 98 minutos, cada vez más rutinario. Un film superficial, previsible y elemental que habrá servido para engrosar unos cuantos bolsillos, pero que -a diferencia de su predecesora- no tiene reservado un lugar de privilegio en la larga y rica historia del cine de terror.

Diego Batlle (La Nación)


"La masacre de Texas"

The Texas chainsaw massacre
Estados Unidos, 2003, 95 minutos

Dirección
Marcus Nispel

Guión:
Scott Kosar

Fotografía:
Daniel Pearl

Música:
Steve Jablonsky

Montaje:
Glen Scantlebury

Protagonistas:
Jessica Biel, Jonathan Tucker, Erica Leerhsen, Mike Vogel, Eric Balfour, Andrew Bryniarski



Calificacion: 3

Género
Terror

Estreno en Argentina
23/06/2005



© FOTOGRAMA.com