Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 09/06/2005

El hombre del bosque

¿Qué es lo peor que has hecho en tu vida?"

Serio, las manos en los bolsillos de la campera, la cabeza gacha, Walter corta las calles de una fría Filadelfia. Camina solitario. Alquila un departamento, justo enfrente a una ruidosa escuela primaria. "Nadie más me aceptó", dice.

¿Cuál es su secreto, su delito? ¿Drogas? ¿Robo? ¿Homicidio?

"¿Qué es lo peor que has hecho en tu vida?", le pregunta Walter (Kevin Bacon) a Vicky (Kyra Sedgwick), luego de hacer el amor. No son aún pareja, pero ella no tiene temor y le responde: "Acostarme con el marido de mi mejor amiga". Walter finalmente se sincera ante su compañera de trabajo. Sin ambages, dice: "Abusé de niñas".

La pedofilia no es un tema sencillo de abordar, y menos aún con un personaje que tras pasar doce años en prisión, intenta reinsertarse en la sociedad —la misma que lo condenó— sin demasiada fortuna.

Hace una semana, el retrato de Adolf Hitler en La caída despertaba la discusión de cuán humano podía ser el monstruo que llevó a 50 millones de muertes. Walter fue —¿es?— un ser abominable. El lo sabe, se tortura y se lo dice a su psicólogo: "No soy un monstruo... ¿Cuándo seré normal?"

Sin apelar a psicologismos de manual ni reflexiones y estereotipos, el relato sigue a un hombre que intenta huir de su pasado y de sí mismo, pero que también advierte que lo que siente es demasiado poderoso como para desoírlo. También sabe que no tendrá otra oportunidad si vuelve a abusar.

El hombre del bosque no existe. Sería, en Caperucita roja, el leñador que abre en dos al lobo que se devoró a Caperucita, y la saca intacta. Pero El hombre del bosque no es un cuento de hadas, con final feliz o moraleja incluida, sino un filme adulto, valiente, que enfrenta un tema ríspido, muestra a un ex pedófilo y deja que sea el espectador el que cuestione y/o entienda al protagonista. Y lo comprenda o lo aborrezca.

La película, de la debutante Nicole Kassell, permite conocer a Walter en sus charlas con Vicky, con su psicólogo, su cuñado —único familiar que habla con él, que tiene una hija de 12 años a quien la propia hermana de Walter no deja ver— o un policía que lo vigila. A nadie le miente, ni siquiera a su diario íntimo. Y si bien es una generalidad, los pedófilos suelen reincidir.

El filme toma altura y no cae en momentos escabrosos, pero también sabe ser franco en el momento en que Walter converse con una niña, a solas, en un parque.

El hombre del bosque va más allá de donde se atrevía Río Místico, en la que Bacon interpretaba en la adultez a uno de los amigos del niño que era violado. Difícilmente el espectador pueda despegarse de la butaca ante la toma final. Hace un tiempo, Kevin Bacon, el mismo de Criaturas salvajes, El hombre sin sombra y Footloose era, como actor, mejor que las películas que protagonizaba. Desde Río Místico la combinación se ha emparejado. Su labor es sencillamente extraordinaria. Walter despierta todo tipo de sentimientos, en él y en el espectador, y Bacon logra transmitir que es tan cambiante como cualquier ser humano con sangre en las venas. En fin, un gran filme, que corta el aliento y conmueve.

Pablo O. Scholz (Clarín)


"El hombre del bosque"

The woodsman
Estados Unidos, 2004, 87 minutos

Dirección
Nicole Kassell

Producción:
Lee Daniels

Guión:
Steven Fechter, Nicole Kassell

Fotografía:
Xavier Pérez Grobet

Música:
Nathan Larson

Protagonistas:
Kevin Bacon, Kyra Sedgwick, Benjamin Bratt, Mos Def



Calificacion: 8

Género
Drama

Estreno en Argentina
09/06/2005



© FOTOGRAMA.com