Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 26/05/2005

Un romance superficial, en varios capítulos

Prácticamente desde el primer encuentro -bastante íntimo, por cierto, ya que culmina en el baño de un avión-, se tiene la certeza de que el sonriente Oliver y la impulsiva Emily han nacido el uno para el otro: por algo han hecho del mutuo desafío permanente una forma de coqueteo.

Pero el destino -y más que el destino, el libretista Colin Patrick Lynch- inventa mil y un inconvenientes para alejarlos. A lo largo de los siete años que abarca la historia, la secuencia se repite unas cuantas veces y más o menos de la misma forma: encuentro fortuito, mutua atracción y afinidad confirmadas, promesa de concreción del romance y enseguida aparición de algún obstáculo: la presencia de algún tercero o tercera, la distancia geográfica, la obligación laboral o el vago temor al compromiso que evidencian alternativamente uno u otro, y que les hace ocultar sus sentimientos. La cuestión es asegurarse una nueva separación para que haya otro reencuentro. Y así, con el consabido cambio de escenario, durante todo el film.

Tal esquema no es una novedad en la comedia romántica: peleas y reconciliaciones, encuentros y desencuentros entre enamorados han alimentado centenares de historias, algunas de ellas memorables. No es el caso de "Muy parecido al amor": aquí, el director Nigel Cole parece a ratos querer emular a "Cuando Harry conoció a Sally" y otras veces, más ambicioso aún, buscar inspiración en Richard Linklater ("Antes del amanecer", "Antes del atardecer"), propósito más que ilusorio si se tiene en cuenta la insustancialidad de la charla que sostienen los protagonistas.

Personajes superficiales

En su afán por mantener el interés a fuerza de suspenso romántico, el realizador coloca algunas trampitas, señales que amenazan con frustrar para siempre el amor de Oliver y Emily y que nadie cree; primero, porque son bastante ingenuas y, segundo, porque cada vez que sobreviene una separación, forzada o no, hasta el más distraído de los espectadores sabe que después del correspondiente cartelito ("Tres años después", "Seis meses más tarde") vendrá otro reencuentro. Así y todo, lo grave no es esa previsibilidad sino la endeblez y la falta de evolución de los personajes: para ellos el paso del tiempo apenas si se hace ver en algún cambio de domicilio o de peinado.

El film confía demasiado en el encanto de Ashton Kutcher y Amanda Peet, pero por mucho que ellos se esfuercen por ganarse la simpatía de la platea deben lidiar con personajes apenas esbozados y de una superficialidad abrumadora. Ni Cary Grant y Katharine Hepburn habrían podido sacarles algún jugo.

Puede pensarse que la película ha sido concebida pensando menos en los personajes que en las situaciones, pero tampoco éstas derrochan ingenio; sólo esporádicos gags intentan disimular el vacío de la propuesta.

Fernando López (La Nación)


"Muy parecido al amor"

A Lot Like Love
EE.UU., 2005, 107'

Dirección
Nigel Cole

Guión:
Colin Patrick Lynch

Fotografía:
John de Borman

Música:
Alex Wurman

Montaje:
Susan Littenberg

Protagonistas:
Amanda Peet, Ashton Kutcher, Kathryn Hahn, Ali Larter



Calificacion: 5

Género
Comedia

Estreno en Argentina
26/05/2005

Links
Website oficial



© FOTOGRAMA.com