Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 12/05/2005

Parecidas y diferentes

Rubio y Bertucceli

Los suburbios en Texas tienen ese nosequé. Un casa igualita a la de al lado, una verja blanca, un aro de básquet tras otro, autopistas, un mall con los mismos negocios que en el siguiente, y todas esas cosas que a un argentino lo hacen sentir como si estuviera en medio de Marte.

Allí reside Elena (Bertuccelli) con su marido Sebastián y su hijo Tomás. Ella hace sus esfuerzos por adaptarse: toma cursos de inglés, decora su hogar Texas-style, hace "barbacoas" en el fondo para agradar a sus anodinos vecinos y, especialmente, se cuida muy bien de no hablar de política.

Corre 1984, estamos en los años de Reagan, plena guerra fría, cuando Rusia era el "Imperio del Mal" y Rambo el ícono nacional. Hasta allí se llega Natalia (Ingrid Rubio, como en El faro, con un impecable acento porteño), que vive en España desde que se fue del país, en 1975. Natalia es periodista y ni sueña con volver a la Argentina, por más que la democracia ya se ha instalado.

Natalia fue a visitar a su hermana y a buscar una novela que el padre de ambas había dejado escrita y sin publicar. A partir de esa novela, la película empezará a develar una historia secreta que ha fracturado la relación de ellas para siempre. Como el filme se organiza en torno al misterio, no vale la pena develar más. Sólo basta decir que la crisis familiar se originó a partir de la desaparición de Martín, novio de Natalia.

Acaso el costado suspenso sea lo menos interesante de este sólido debut de Solomonoff. La insistencia del relato en ir hacia flashbacks para develar un "secreto" que es obvio desde los 10 minutos de empezado el filme, afecta a una película que debería estar centrada en lo que es más importante: la relación entre dos hermanas que, por omisión, negligencia, confusión o miedo, se vieron llevadas a elegir caminos separados en una época del país donde tomar ciertas decisiones era cuestión de vida o muerte.

En la relación entre ellas, en la apaciguada y falsa vida de Elena en Texas enfrentada a la vocación investigadora de Natalia, en sus distintas maneras de ver el mundo y, sin embargo, reconocerse una en otra, es donde la película crece.

La película de Solomonoff es inteligente y sagaz a la hora de retratar la relación entre hermanas, más allá del contexto en que se ubique la historia. Los años de plomo de la Argentina son un marco potente para poner en juego las diferencias en el modo de ver la vida y de enfrentarse a la realidad de cada persona, pero la química entre hermanas (o hermanos, llegado el caso) excede lo particular para convertirse en un tema universal y no del todo explorado en cine.

Con otra gran actuación de Bertuccelli, el personaje con aristas más ambiguas, y un elenco que (a excepción de Eusebio Poncela, metido con forceps por asuntos de coproducción) apoya a la perfección la danza de amor/odio de las chicas, Solomonoff logra una película que —más allá de innecesarias interrupciones de pretendido suspenso y una excesiva prolijidad— logra ser intimista, compleja y emotiva. Una cineasta a la que vale la pena seguir de cerca.

Diego Lerer (Clarín)


"Hermanas"

Hermanas
Argentina, 2005, 88 minutos

Dirección
Julia Solomonoff

Guión:
Julia Solomonoff

Fotografía:
Ramiro Civita

Música:
Lucio Godoy

Montaje:
Rosario Suárez

Protagonistas:
Valeria Bertuccelli, Ingrid Rubio, Adrián Navarro, Horacio Peña, Mónica Galán, Nicolás Pauls y Milton De La Canal

Género
Drama

Estreno en Argentina
05/05/2005

Links
Website oficial



© FOTOGRAMA.com