Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 14/10/2004

En las buenas y en...

En medio de tanto cine pretencioso, verborrágico y falaz a la vez, una película como Palermo Hollywood llama la atención . Porque es pretenciosa en su estilo, y verborrágica cuando debe serlo. Y está bien que así sea.

La historia central es la amistad entre Mario y Pablo, que viven en esa zona que ronda por la placita Serrano. Mario es hijo de un diputado, que reniega de su padre, de la colectividad a la que pertenece y que, sin otra necesidad que la de probar si, y sacar pecho, roba, es un delincuente. Distinto es el caso de Pablo, quien lo hace para vivir, ayudar a su padre taxista y para mantener a su mujer y su pequeña hijita.

La primera media hora, en la presentación de los personajes, el director apura el nervio, el montaje es brioso, todo asemeja a una historia contada a los apurones, como si no hubiera nada por contar. Parece que la forma prima por sobre el contenido, pero creer eso lleva a un error: a medida que se desande la trama, las complicaciones crezcan y los robos se transformen en un secuestro express, el ritmo interno se impulsará. Y la historia gana.

Ya no importa si están o no drogados, si son o no son fieles. A los personajes los motiva otra cosa: la amistad está allí adelante, y está en una situación límite.

Las actuaciones de los jóvenes Brian Maya (Mario), Matías Desiderio (Pablo) y Manuela Pal (Julieta), debutantes en el cine, son lo más destacable. Entre los mayores, Claudio Rissi vuelve a hacer de tipo duro del under —como en 76 89 03—, y a Cristina Banegas, vaso en mano, ya la vimos infinidad de veces. Martín Ajdemian, que fue coach actoral, compone a un policía sin dobleces —o con dobleces que lo hacen, si se quiere, humano—, y Miguel Dedovich se roba una escena en un interrogatorio. El director Eduardo Pinto no logró que Edgardo Nieva zafara del jefe-mafioso-abusador-homosexual.

Al menos, Palermo Hollywood no deja de dar aquello que venden sus afiches: nadie saldrá decepcionado. Fluctúa entre el mal llamado cine industrial o comercial y el más ambicioso. La película no conquistará multitudes, pero tampoco se ganará enojos enquistados.

Pablo O. Scholz (Clarín)


"Palermo Hollywood"


Argentina, 2004, 113'

Dirección
Eduardo Pinto

Guión:
Brian Maya, Federico Finkielstain

Fotografía:
Pablo Schverdfinger

Música:
Iván Wyszogrod

Montaje:
Sergio Zotola

Protagonistas:
Cristina Banegas, Claudio Rissi, Pablo Tagliani, David Dinapoli, Luis María Montanari, Martín Adjemian



Calificacion: 6

Género
Drama

Estreno en Argentina
14/10/2004



© FOTOGRAMA.com