Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 30/09/2004

La doble batalla de Jason Bourne

La batalla de Bourne, el personaje concebido por Robert Ludlum, se libra en dos frentes. Por un lado, en su mundo interior: debe reconstruir su historia, perdida en las nieblas de la amnesia, a partir de los fragmentos que extrae de sus recurrentes pesadillas. Por otro, en el mundo real, ya que entre los que conocen su verdadera identidad (y su verdadera profesión) hay quienes quieren desembarazarse de él. Quiénes son y por qué lo persiguen tan implacablemente es algo que debe averiguar mientras permanece en constante estado de fuga.

Algunos pasos concretos ya ha dado el hombre sin nombre y sin pasado en su aventura anterior. Buena parte del interés que despertaba "Identidad desconocida" venía de esos graduales descubrimientos que lo llevaron a saber que se llama Jason Bourne, que trabajaba para alguna agencia de espionaje y que contaba con abundantes conocimientos y destrezas que le fueron muy útiles a la hora de esquivar emboscadas y sobrevivir a tiroteos. No sabía, por ejemplo, por qué había terminado -como lo descubrieron los pescadores que lo rescataron del Mediterráneo- con heridas de bala en el cuerpo y una clave bancaria grabada bajo la piel.

En esta secuela, los interrogantes que impulsan la acción y que casi invariablemente conducen a nuevos interrogantes se refieren a la confusa maraña de espionajes, traiciones e intereses que enreda a sus ignotos perseguidores y que lo han convertido a él en un blanco móvil.

Cuando el film comienza, ha pasado algún tiempo desde que el mundo del espionaje le ha dado un respiro. Bourne disfruta del paraíso playero de Goa al lado de su bella compañera alemana (Franka Potente, impecable), pero sus pesadillas continúan y el estado es de constante alerta. Detrás de cualquier cara desconocida puede esconderse el asesino -quizás un ex colega- que intente acabar con él. Tal sospecha se confirma en seguida cuando un ruso glacial y feroz lo reconoce y emprende la primera persecución, que termina en tragedia.

La historia ha pasado de las manos de Doug Liman, que supo construir un thriller con altibajos pero bastante entretenido, a las del británico Paul Greengrass, que pone el acento en el clima de paranoia que rodea al protagonista y en el torbellino de ataques, persecuciones, accidentes, traiciones e intrigas que giran a su alrededor sin darle tregua jamás.

Greengrass, que ganó varios premios con "Bloody Sunday", un film sobre Irlanda más próximo al documental que al producto de acción, acierta al colocar al espectador en medio de la confusión y transmitirle el angustiante acoso que vive su personaje. Pero sucede, casi como en el film anterior, que a medida que la proyección avanza, los misterios por desentrañar son menos y, en cambio, crece la dosis de acción. Y como el realizador prefiere seguir privilegiando la atmósfera y se vale para ello de todos los recursos de montaje vertiginoso aportados por el lenguaje de los clips, se asiste a muchas cacerías, choques, tiroteos y peleas, pero no siempre se entiende muy bien qué está pasando. No hace falta subrayar que para exponer un enredo tan embrollado como el que vive Bourne, la inteligibilidad de la trama no es un requisito menor.

Por otro lado, la estructura narrativa también exhibe flancos débiles. A cada escena de acción y cada enigma resuelto sigue un cambio de ambiente: la sede de la CIA, Berlín, Amsterdam, Nápoles, Nueva York. La diversidad de escenarios puede juzgarse adecuada para contar las andanzas de esta especie de James Bond desmemoriado, pero aquí parece sólo destinada a renovar escenografías para que Greengrass agregue vistosidad a cada capítulo de su festival adrenalínico. Llamará la atención el que expone una impresionante persecución por avenidas y túneles de Moscú.

Como en el primer film, Matt Damon se compromete a fondo con el personaje y transmite su determinación, su energía y su tormento interior. El sólido elenco incluye a Joan Allen, una actriz que es casi garantía de autoridad, y a Karl Urban, un perseguidor tan tenaz e indestructible como el propio Bourne.

Fernando López (La Nación)


"La supremacía de Bourne"

The Bourne Supremacy
EE.UU., 2004, 106'

Dirección
Paul Greengrass

Guión:
Tony Gilroy, basado sobre la novela de Robert Ludlum

Fotografía:
Oliver Wood

Música:
John Powell

Montaje:
Christopher Rouse y Richard Pearson

Protagonistas:
Matt Damon, Franka Potente, Brian Cox, Joan Allen, Julia Stiles, Karl Urban, Gabriel Mann



Calificacion: 7

Estreno en Argentina
30/09/2004

Links
Website oficial



© FOTOGRAMA.com