Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 27/08/2004

El Diablo metió la cola

Se podría hacer una subdivisión —un poco esquemática, si se quiere— entre tipos de historietas y formas de llevarlas al cine. Generalizando, podríamos decir que hay tres grupos de historietas: las muy populares, las conocidas y las de culto. Y, siguiendo este esquema, también habría tres posibles abordajes: uno para todo público, otro masivo pero algo más limitado, y un tercero para fanáticos.

Hay ejemplos y cruces para todos los gustos (cada uno podrá hacer los propios), pero lo que es claro, viendo Hellboy, es que el filme de Guillermo del Toro es de esos cruces que aman los puristas: un comic de culto dirigido por un fanático y hecho para fanáticos. Lo cual no quiere decir que no se trate de una gran película y de un fascinante e intenso relato de aventuras.

Resumir (o explicar) la historia de Hellboy es una tarea bastante compleja. Digamos que, como los X-Men, el origen de este antisuperhéroe está ligado a la Segunda Guerra. Cuando los nazis, buscando formas de vencer a los aliados, apostaron por la veta del ocultismo, habrían abierto un portal del infierno por el que atravesó una pequeña criatura, un diablito, que fue recogido y criado por un científico norteamericano (John Hurt), especialista en estos temas.

La criatura —colorada, enorme, con cuernos, cola y todos los chiches— crecerá y dedicará su vida a luchar por el Bien y la Justicia. Y a combatir a su eterno perseguidor: el mítico Rasputin (sí, el mismísimo), que lo perseguirá de ida y vuelta al Infierno.

Esto, que parece grave, severo y terrorífico, en manos de Del Toro (el director mexicano de Cronos, que realizó en Hollywood Mimic y Blade 2) se convierte en un filme de una intensidad única, en la que los efectos especiales están al servicio de una trama compleja e interesante (dentro de los delirantes parámetros de la historia creada por Mike Mignola), y en la que los personajes logran zafar siempre de todo estereotipo.

Para eso, un aporte fundamental es la presencia de Ron Perlman como Hellboy. No tenemos aquí a un galán disfrazado, o a un hombre normal luchando frente a un alter-ego con poderes. Es un ser del Infierno, condenado, feo y desagradable a la vista, pero que a la vez resulta un tipo querible, gracioso, enamoradizo y capaz de hacer esfuerzos diabólicos por su "fogosa" amada. Una suerte de Frankenstein moderno, luchando entre el rechazo, la aceptación y la eterna condena.

A todo este combo hay que sumarle una serie de personajes secundarios (una criatura subacuática, un monstruo de incontables tentáculos, agentes del FBI buenos y malos) que se irán mezclando en la trama aportando momentos sorprendentes, en un filme orgánico de principio a fin, donde nada está fuera de lugar ni puesto de manera forzada.

Oscura e intensa, más cercana a Batman vuelve que a El hombre araña, Hellboy es una película sólo para fanáticos. Para fanáticos de las buenas películas.

Diego Lerer (Clarín)


"Hellboy"

Idem
Estados Unidos, 2004, 125'

Dirección
Guillermo Del Toro

Guión:
Guillermo Del Toro, Peter Briggs

Fotografía:
Guillermo Navarro

Música:
Marco Beltrami

Montaje:
Peter Amundson

Protagonistas:
Ron Perlman, John Hurt, Selma Blair, Jeffrey Tambor, Karel Roden, Rupert Evans



Calificacion: 8

Género
Acción

Estreno en Argentina
26/08/2004

Links
Website oficial



© FOTOGRAMA.com