Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 29/04/2004

No se puede vivir sin amor

Quién te va a levantar cuándo te caigas?/¿Quién va a atender el teléfono cuando llames?/¿Quién va a prestar atención a tus sueños?/¿Quién va a estar con vos cuando te quiebres? Acaso fueron las inmortales palabras de The Cars las que inspiraron a Adam Sandler a la hora de imaginar la historia de Como si fuera la primera vez, su mejor película hasta la fecha, la que articula de manera más conmovedora todas las distintas facetas de este comediante que va en camino a transformarse en uno de los más curiosos fenómenos del cine actual.

Como Jim Carrey, que también comenzó como prócer de un cine idiota no apto para "públicos exigentes" (y hoy se luce en Eterno resplandor de una mente sin recuerdos, otra inmersión en el mundo de la amnesia selectiva), Sandler llevó su carrera hacia caminos cada vez más personales.

El actor es el único arquitecto de su carrera: arma sus proyectos, sus guiones, elige directores poco conocidos que no se metan con su visión (excepción hecha de Paul Thomas Anderson, a quién terminó domando en Embriagado de amor) y monta su pequeño universo donde el chiste más guaso puede ubicarse al lado de una escena conmovedora, y donde la ternura triunfa siempre sobre la crueldad.

Generoso como pocos (bah, como los hermanos Farrelly), Sandler hace una comedia amable y sin complicaciones que perturben un seguro final feliz para los protagonistas. Ellos son Henry (Sandler), un biólogo marino que trabaja en una isla hawaiana y no quiere comprometerse con nadie. Un día, desayunando, se topa con Lucy (Drew Barrymore, actriz ideal para comedias románticas), una rubia simpática y peculiar que lo atrapa.

Cuando al siguiente encuentro la chica no lo reconozca, Henry se enterará que Lucy tiene el mismo problemita que el de Memento: desde el día en que sufrió un accidente, no puede crear nuevos recuerdos. Y es por eso que cada día es, para ella, el mismo. Y lo que es peor: Lucy desconoce su enfermedad ya que su familia y amigos han armado un gran simulacro para que ella siga viviendo en un domingo eterno.

La llegada de Henry pondrá el plan patas para arriba. El hombre se enamora de las peculiaridades de Lucy y tratará de hacer lo imposible para ser recordado por ella, por lograr algo así como un amor a primera vista, cada vez, durante todos los días de la vida.

La historia le debe mucho a Hechizo del tiempo, aquel tracto filosófico en forma de comedia que hizo Bill Murray hace más de una década. Y también a The Truman Show. Acaso por trabajar con directores apenas competentes, el filme pierde en la comparación, pero en su ternura infinita, en el encanto de sus protagonistas, en su romanticismo a prueba de todo y en su banda sonora cuyas letras encajan a la perfección (armada con éxitos de los '80 de The Cure, Thompson Twins, The Cars, Spandau Ballet, Echo & The Bunnymen, entre otros, en versiones reggaeizadas), Sandler logra su filme más redondo y convincente. Una película que es también una profunda declaración de y sobre el amor.

Diego Lerer (Clarín)


"Como si fuera la primera vez"

50 First Dates
EE.UU., 2003, 97'

Dirección
Peter Segal

Guión:
George Wing

Fotografía:
Jack Green

Música:
Teddy Castellucci

Protagonistas:
Adam Sandler, Drew Barrymore, Rob Schneider, Sean Astin, Dan Aykroyd y otros



Calificacion: 6

Género
Comedia

Estreno en Argentina
29/04/2004

Links
Website oficial



© FOTOGRAMA.com