Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 19/02/2004

Una historia que merecía otro rigor

No hay ninguna regla que obligue a un director a usar el formato documental o el de ficción a la hora de contar las historias que le interesan. Pero en el caso de Operación Algeciras, se trata de una historia que, casi a gritos, está pidiendo ser ficcionalizada. O, al menos, tratada con más rigor documental.

En cambio, esta coproducción argentino-española dirigida por Jesús Mora se queda en un registro anodino, que apenas alcanza para apoyar visualmente el relato. Y el que habla es, básicamente, una sola persona, protagonista de un curioso hecho histórico inadvertido en su momento.

La Operación Algeciras fue un plan secreto de la Armada que consistió en enviar a tres buzos —algunos, ex Montoneros que habían participado en la fuga del penal de Rawson— a España, más precisamente a Algeciras, frente al Peñón de Gibraltar, a cometer un atentado submarino con minas contra un objetivo británico durante la Guerra de Malvinas.

Con pasaportes falsos y haciéndose pasar por turistas —pero armados con minas y equipajes militares—, los hombres debían llegar a la playa, buscar un objetivo, confirmarlo con Buenos Aires y lanzar algún ataque para desacomodar a los británicos, y luego huir. De caer en manos del enemigo, la operación debía parecer armada por ex guerrilleros.

La historia, sin dudas, tiene ribetes fascinantes. Por lo extravagante del plan, por las circunstancias que pasaron los protagonistas, por la tensión política, por los testimonios del almirante retirado Jorge Anaya (integrante, con Galtieri y Lami Dozo, de la Junta Militar de ese momento) y por el curioso personaje-protagonista: Máximo Nicoletti, un buzo táctico y ex montonero que revela en detalles su participación en el plan. Nicoletti era uno de los responsables de llevar a cabo la operación.

Sin revelar qué sucedió, lo que sí se puede decir del documental es que organiza el relato haciendo centro en la trama argumental, que parece salida de un filme de espionaje propio de John Le Carré. Pero profundiza poco y nada en las circunstancias y personajes que lo narran y atraviesan. Tanto Anaya como Nicoletti deberían haber sido puestos por el director bajo algún tipo de cuestionamiento ya que, tras ver el filme, sólo parece tratarse de dos simpáticos aventureros.

Sin profundidad, entonces, y con un relato (casi siempre, con voz en off) que es acompañado literalmente por las imágenes (Nicoletti dice "hablábamos por teléfono desde la playa", y la cámara muestra una cabina telefónica junto al mar... y así), Operación Algeciras pierde la oportunidad de aprovechar su fantástica historia. Es, digamos, como escuchar a algún familiar aventurero o fabulador relatar una historia con ilustraciones (o diapositivas) ad hoc.

¿Por qué, entonces, vendría bien la ficción? Porque hay material, hay personajes interesantísimos y desaprovechados, y porque la idea de tres argentinos con un pasado turbio (su transformación de Montoneros en Servicios de Inteligencia es tomado como si tal cosa) esperando a Godot en una playa española, con un atentado absurdo entre manos, podría resultar riquísima. Pero, bueno, esto es lo que hay. Y no se escribe sobre películas posibles, sino sobre las reales.

Diego Lerer (Clarín)


"Operación Algeciras"


Argentina-España, 2003, 90'

Dirección
Jesús Mora

Guión:
Antonio Llorens, Iván Aledo y Jesús Mora

Fotografía:
Federico Ribes

Montaje:
Iván Aledo

Protagonistas:
Narrador: Abel Folk



Calificacion: 5

Estreno en Argentina
19/02/2004

Links
Website oficial



© FOTOGRAMA.com