Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 30/01/2004

La gloria del cine

Llamarlo una secuela, con lo depreciado que está el formato, sería una injusticia. Pero algo y sólo algo de eso hay en el nuevo filme de Denys Arcand, que retoma, diecisiete años después, varios de los personajes de La decadencia del imperio americano.

Aquellos profesores de historia que hablaban interminablemente y con sagacidad mayormente de sexo pero también de política y costumbres, están ahora en el eclipse de sus vidas. En Las invasiones bárbaras su título alude al atentado contra las Torres Gemelas y a que dicho suceso llevó la guerra, por primera vez desde 1812, al propio territorio del Imperio, verbigracia los Estados Unidos.

Es nada más que una alusión y tal vez una no muy exacta, ya que el propio Arcand —según declaraciones, por lo que muestra y dice en la película— puede estar muy seguro de cuál es la Roma actual, pero no tanto sobre quiénes son los bárbaros.

En cualquier caso se trata del detonante que sostiene otras odiseas más personales, primordialmente la de Rémy (Rémy Girard, perfecto), uno de aquellos educadores que, en la actualidad del filme, aguarda la muerte por un cáncer terminal, todavía muy lúcido y aún dispuesto a la polémica.

Inicialmente sólo aparece a su lado la ex esposa, Louise, quien se encargará de aminorar la soledad del enfermo, agravada por las incomodidades del hospital de Montreal donde está internado y por la falta de compañía que añora: la hija que disfruta un paseo por mares remotos, el hijo Sébastien que vive en Londres y con el que está distanciado y los compinches de otrora.

Louise convence a Sébastien y éste llega con su prometida Gaelle: su padre nunca le perdonó al joven que jamás leyera los libros de su bienamada biblioteca y que se convirtiera en millonario con sus negocios. Pero la muerte inminente puede cerrar muchas brechas y así Sébastien utiliza su dinero para aliviar los últimos momentos de Rémy.

Efectivo mediante, pondrá de su lado a la directora y al sindicalista del hospital (dos personajes malévolamente universales) y conseguirá para Rémy una habitación privada, pintada y redecorada, claro, con su billetera inacabable.

Y hará un delirante y fallido contacto con la policía y otro más fructífero con la drogadicta Nathalie, para conseguirle heroína que mitigue los dolores de su padre.

La ecuación se completa con el arribo de los amigos, desde un par de ex amantes (una retirada, la otra insistiendo con sus mejores malos hábitos) hasta el homosexual y burócrata de la cultura Claude y el más convencional Pierre, padre de varios hijos y marido de una esposa con mucho pecho y poco cerebro.

Es la oportunidad para que entre todos retomen sus diálogos, el recuerdo de tantos ismos del pasado —el comunismo menos influenciado por la militancia que por las películas de Godard, el maoísmo, el troskismo y a veces el cretinismo— y la fascinación por algunas mujeres y por una civilización que creen está por desaparecer, las contradicciones de canadienses que deambulan entre la admiración y la repulsa por el vecino del otro lado de la frontera e inclusive el reconocimiento de la ineficacia de los hospitales públicos. A los que igualmente hay que sostener por convicción política.

En esa galería de personajes no hay un intérprete que no responda exactamente a su papel, aunque los mayores lauros irán para Rémy Girard, para el pulido Sébastien de Stephanie Rousseau (créase o no un comediante de night-clubs y cabarets de lujo) y la bella Marie-Josée Croze, un monumento de sutilezas y apuntes en su enviciada Nathalie, por la que ganó el premio a mejor actriz en Cannes.

Por fin, el máximo acierto de Las invasiones bárbaras se demuestra en que, pese a la profusión de datos y diálogos y de situaciones que se suceden, hay un equilibrio superior en el manejo de los hilos del autor y director Denys Arcand. Quien reiterando su notable inteligencia no olvida que posee asimismo un corazón muy grande y consigue emocionar de una manera fluida y natural, redondeando un filme glorioso e imperdible.

Anibal M. Vinelli (Clarín)


"Las invasiones bárbaras"

Les invasions barbares
Canadá-Francia, 2003, 99'

Dirección
Denys Arcand

Guión:
Denys Arcand

Fotografía:
Guy Dufaux

Música:
Pierre Aviar

Montaje:
Isabelle Dedieu

Protagonistas:
Rémy Girard, Stéphane Rousseau, Marie-Josée Croze, Marina Hands, Dorothée Berryman, Johanne Marie Tremblay



Calificacion: 9

Género
Drama

Estreno en Argentina
29/01/2004

Shopping
Comprá "Las invasiones bárbaras" en los siguientes formatos:

DVD
(Argentina)


DVD
(Resto del Mundo)




© FOTOGRAMA.com