Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 18/09/2003

Parecidos a Darín y Pauls

Roy (Nicolas Cage) y Frank (Sam Rockwell) se parecen bastante al Ricardo Darín y al Gastón Pauls de "Nueve reinas", pero con Los Angeles de fondo en lugar de las reconocibles calles porteñas: dos pequeños estafadores, verdaderos profesionales en el arte de concretar audaces trucos y engaños, que en algunos casos se asemejan más al "cuento del tío" y en otros a "mexicaneadas" un poco más desagradables.

Códigos y lealtades

Pero "Los tramposos" no es sólo una historia sobre los códigos, lealtades y traiciones en el siempre simpático universo de los estafadores, como en buena parte de la filmografía de David Mamet ("Casa de juegos", "Prisionero del peligro", "Un plan perfecto"), en "Ambiciones prohibidas", de Stephen Frears, o en otros exponentes más recientes como "La gran estafa" o "Atrápame si puedes": este regreso del talentoso Ridley Scott a un cine menos ampuloso y épico luego de tres superproducciones al hilo como "Gladiador", "La caída del Halcón Negro" y "Hannibal" es también un hilarante retrato del neurótico obsesivo, agorafóbico e hipocondríaco encarnado por Cage, que en la comparación deja a Woody Allen como un monje budista, y -en la línea de "Luna de papel", de Peter Bogdanovich- resulta una entrañable descripción de la relación entre ese protagonista vulnerable y dominado por los traumas y una hija de 14 años a la que nunca conoció y que se le aparece de la manera más inesperada.

Esas tres subtramas conviven con bastante armonía gracias a la elegante narración de un Scott, que parece más cercano al director que deslumbró en la primera parte de su carrera con "Blade Runner", "Los duelistas", "Alien" y "Thelma & Louise", a la luminosa concepción visual del fotógrafo escocés John Mathieson, a la simpatía que irradian los distintos personajes, y a esas sorpresas que -bien dosificadas y justificadas- apelan a la inteligencia del espectador y no a su manipulación arbitraria.

Es cierto que no todos los ciento dieciséis minutos de "Los tramposos" tienen la misma solidez, que Cage en algunos pasajes no alcanza a controlar su habitual tendencia a los desbordes y a la galería de tics, o que Scott se regodea demasiado con su innegable talento para construir imágenes subyugantes, pero "Los tramposos" es de esas historias que destilan el suficiente ingenio y humor como para generar una sonrisa casi permanente y, cuando irrumpen sus mejores diálogos, observaciones y vueltas de tuerca, provocar más de una carcajada.

Si a este cóctel bien pergeñado por los hermanos Nicholas y Ted Griffin ("La gran estafa") a partir de la novela de Eric Garcia le sumamos la consagratoria actuación de la joven Alison Lohman (la revelación de "Déjame vivir") y los clásicos standards de Frank Sinatra que suenan de fondo como climática banda sonora estamos ante un entretenimiento de indudable eficacia. Casi irresistible.

Diego Batlle (La Nación)


"Los tramposos"

Matchstick Men
EE.UU., 2003, 116'

Dirección
Ridley Scott

Producción:
Tom Foden

Guión:
Nicholas y Ted Griffin

Fotografía:
John Mathieson

Música:
Hans Zimmer

Montaje:
Dody Dorn

Protagonistas:
Nicolas Cage, Sam Rockwell, Alison Lohman, Bruce Altman y Bruce McGill



Calificacion: 8

Género
Comedia

Estreno en Argentina
18/09/2003

Links
Website oficial



© FOTOGRAMA.com