Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 11/09/2003

Un seleccionado desperdiciado

Ya lo dijo Cerebro: siempre hay quien quiere conquistar el mundo. La acotación vaya porque La liga extraordinaria está destinada al público más joven, y un siglo antes que el dibujo animado producido por Spielberg, un grupo de curiosos personajes se junta para combatir aquel que quiera conquistar el mundo.

La liga extraordinaria se basa en un comic, como tantas películas de acción y aventuras que han llegado y seguirán llegando, en el que los efectos especiales son lo primordial y la falta de credibilidad, la moneda corriente. Pero la culpa de que algunos de estos productos sean fatídicos casi nunca la tiene el comic que la origina.

Reunidos por un espía inglés o algo así —obvio, se llama M— para ayudar a Su Majestad en Londres, están el legendario aventurero Allan Quartermain, que aparecía en Las minas del rey Salomón, alguna vez interpretado por Richard Chamberlain y ahora por el septuagenario Sean Connery; el Capitán Nemo, con submarino y todo; Mina Harker, que tantos problemas tuvo con Drácula; el Hombre Invisible, que le convendría ser ídem durante todo el metraje; el Dr. Henry Jekyll, que cuando se transforma en Hyde cambia de tamaño como Bruce Banner y Hulk; y, viniendo de Hollywood, el crédito local, el héroe americano. No es Indiana Jones ni el Pato Donald: es Tom Sawyer. Todos juntos en la mansión de Dorian Gray —a quien le falta un retrato en la pared, como bien apunta Quartermain—.

Un villano, que ingresó al Banco de Londres en Alemania con un tanque, y que intentó asesinar a Quartermain en un club inglés en Kenia con armas automáticas, algo poco probable en 1899, planea destruir Venecia, donde se encontrarán los presidentes del Primer Mundo, para así desatar una guerra mundial.

Reunir a estos siete personajes fue un acierto, debido a Alan Moore, quien también fue el responsable de la novela gráfica en que se basó Desde el infierno, sobre Jack el Destripador, con Johnny Depp. El problema lo tuvo Stephen Norrington (Blade), quien a su vez se llevó mal con Connery, lo cual fue doblemente problemático, ya que el ex James Bond también oficia aquí de productor. Y entonces...

Tal vez no sea cuestión de echar culpas, pero si en 1899 Quartermain duda de llegar a tiempo a Venecia desde Londres —tenían tres días y, sin piquetes ni paro de trenes, uno creería que hasta podría pasear por la Piazza San Marco—, lo que ya parece una tomada de pelo y falta de respeto al público es que el Nautilus pueda navegar... ¡por los canales venecianos!

Eso no es todo. Para evitar que la ciudad flotante se venga abajo, Tom Sawyer se sube al auto último modelo de Nemo y corre por las anchas calles de Venecia, famosa por no tener calles...

En fin, que La liga extraordinaria en su traspaso al cine, ligar, no liga otra cosa que no sean palos, y en cuanto a lo extraordinaria, sí, es bastante ordinaria.

Pablo O. Scholz (Clarín)


"La liga extraordinaria"

The League of Extraordinary Gentlemen
EE.UU., 2003, 110'

Dirección
Stephen Norrington

Guión:
James Dale Robinson

Fotografía:
Dan Laustsen

Música:
Trevor Jones

Montaje:
Paul Rubell

Protagonistas:
Sean Connery, Shane West, Stuart Townsend, Peta Wilson, Jason Flemyng, Naseeruddin Shah, Tony Curran, Richard Roxburgh



Calificacion: 5

Género
Aventuras

Estreno en Argentina
11/09/2003

Links
Website oficial



© FOTOGRAMA.com