Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 21/06/2003

Un duro con el corazón de oro

"Nosotros nunca lo olvidaremos. Dios nunca lo olvidará", le asegura al heroico teniente Waters una señora estremecida de gratitud. No podrá prometer lo mismo el espectador de "Lágrimas del sol" por mucho que el personaje animado por Bruce Willis haya dado durante todo el film muestras de compasión, solidaridad, espíritu de sacrificio y bravura como para convencernos de que en el pecho de duros marines como él siempre palpita un corazón sensible y humanitario.

Es una historia de guerra con sus consabidas dosis de acción, cruda violencia, heroísmo y melodrama, aunque parece guiada por la noble intención de examinar el dilema que enfrenta un oficial asignado a un riesgoso operativo de rescate en Africa cuando debe optar entre el respeto a la disciplina militar y la obligación moral que le impone su conciencia. Pero pronto se advierte que el director Antoine Fuqua ("Día de entrenamiento") va a descuidar ese interesante filón dramático y liquidarlo del modo más superficial mientras parece más preocupado por atender a la coyuntura política. Su film hace suya la teoría de que "la inactividad conduce a la tragedia" y se cierra con una cita del estadista británico Edmund Burke: "Todo lo que necesita el mal para triunfar es que los buenos no hagan nada". No hace falta ser demasiado perspicaz para entender de qué lado se ubicaban los responsables del film en el momento en que el gobierno de los Estados Unidos planteaba la necesidad de la guerra preventiva contra Irak sobre la base de informes de inteligencia en torno de cuya veracidad crecen cada día más sospechas.

Claro que "Lágrimas del sol" no aborda episodios reales. Prefiere imaginar un conflicto en Nigeria, donde ha habido un sangriento golpe de estado encabezado por un grupo rebelde musulmán que, según se informa en el comienzo del relato, ha asesinado al presidente y a toda su familia y ahora está fomentando el exterminio de los cristianos. "Los rebeldes están matando a todos los que van a una iglesia diferente", se sintetiza por ahí.

El capitán del portaaviones Harry S. Truman, que navega cerca de la costa africana, recibe la orden de rescatar a una médica, ciudadana norteamericana, que ha quedado en pleno territorio hostil. Una misión que no debería acarrearles demasiadas complicaciones al experimentado teniente Waters y a su escuadrón de especialistas, si no fuera porque la doctora se rehúsa a abandonar a sus pacientes y exige ser evacuada con todos ellos, sabiendo que ninguno sobreviviría a la barbarie rebelde.

Pero no hay autorización, ni medios, para complacerla, de modo que el militar deberá decidir si cumple las órdenes que ha recibido o se atreve a desafiarlas -con el riesgo de involucrarse en un conflicto interno- para salvar al mayor número posible de nigerianos. Una terrible carnicería que presencia cuando los rebeldes arrasan una aldea cercana le disipa todas las dudas. Lo que sigue es la azarosa marcha por una selva atestada de enemigos que emprenden los marines, la bella doctora y el grupo de civiles maltrechos rumbo a la frontera de Camerún.

Las escenas de combate tienen la ferocidad y la crudeza que pueden esperarse hoy de un film de guerra; hay en ellas suficientes momentos de tensión, gestos heroicos y apelaciones a la emotividad que la ampulosa música de Hans Zimmer se empeña en subrayar. También abundan los clisés, los personajes estereotipados y los diálogos torpes cuando no involuntariamente cómicos. La jungla hawaiana vuelve a prestar su probada fotogenia para que la aproveche una cámara movida con inteligencia y dinamismo.

A Bruce Willis el papel de duro de corazón sensible no le exige demasiado esfuerzo. De Monica Bellucci, en cambio, se espera en vano que haga algo más que alternar gritos y llantos y mantener cuidadosamente desabrochados los botones superiores de su uniforme. No se hace fácil identificar a los soldados que secundan a Willis, pero eso es responsabilidad del libro y de la dirección más que del correcto grupo de actores que los representa.

Fernando López (La Nación)


"Lágrimas del sol"

Tears of the Sun
EE.UU., 2003, 118'

Dirección
Antoine Fuqua

Producción:
Ian Bryce, Mike Lobell, Arnold Rifkin, Bruce Willis

Guión:
Patrick Cirillo, Alex Lasker

Fotografía:
Mauro Fiore

Música:
Hans Zimmer

Protagonistas:
Bruce Willis, Monica Bellucci, Cole Hauser, Fionnula Flanagan, Tom Skerritt



Calificacion: 5

Género
Acción

Estreno en Argentina
19/06/2003

Links
Website oficial



© FOTOGRAMA.com