Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 28/08/2002

El ángel de la muerte

La historia transcurre en 1931, en algún pueblo alrededor de Chicago. La película abre con un muchacho mirando el mar, de espaldas a la cámara. El personaje se ocupa en su rol inicial de narrador de aclara que el tema central de la historia es el accionar de su padre, Michael Sullivan, un hombre sobre el cual el espectador, al final, podrá decidir si fue un hombre decente o no.

Sullivan (Tom Hanks) es un silencioso padre de familia que mantiene un inexpugnable misterio sobre su trabajo. Su esposa es cómplice, ella también guarda celosamente el secreto ante los dos hijos que un día comienzan a preguntarse qué hace el gran Michael. Los encuadres de su accionar nocturno que el director hará apuntan generalmente a mostrarlo en penumbras, como una gran sombra que se mueve pesadamente y cuyo sombrero no sólo oculta su rostro, sino que también detiene la lluvia. Obviamente el encuadre viene por influencia del Comic en el cual está basado el guión. Nunca un sombrero fue tan claro en su fin.

Sullivan es en realidad el cobrador/matón/hombre de confianza de Rooney, un cappo de la mafia irlandesa, interpretado por el espléndido veterano Paul Newman. El hijo de Rooney es un descerebrado e impetuoso "comandante" que desobedece órdenes y en general actúa según sus propios instintos.

Intrigado, Sullivan Jr. se esconde en el coche de su padre. Así es como observa los cuerpos que su padre desparrama con una ametralladora. El problema es que Sullivan y Rooney Jr. lo atrapan. Sullivan queda como aval del silencio de su hijo. Pero Rooney Jr. además de ser impetuoso es un hijo celoso y la oportunidad de desquitarse con Sullivan, el hombre que acapara el afecto de su padre está frente a sus narices.

Mendes es el director que con su debut en "Belleza americana" se convirtió en el nuevo ídolo de los espectadores "supuestamente" inconformistas. Mendes es además el segundo director predilecto de Spielberg, el primero fue M. Night Shyamalan.

En esta película busca la huella del policial y demuestra que no sólo asimila films anteriores, y les da una vuelta de tuerca, sino que también su "Camino a la perdición" es mucho más que un policial negro, es un canto de esperanza.

Ese componente fatalista del naturalismo (en el que la ley de la herencia se recibe como una carga irreversible) se puede convertir en un herramienta de purgación. Ya no es necesario que el hijo siga los "malos" pasos del padre. El hijo puede doblegar el destino siniestro que estaba dispuesto para él como castigo divino hacia su padre.

Pero los productores saben que un arma en las manos de un muchacho no es un buen ejemplo para nadie. Por ello el director construye el personaje de Sullivan como un padre redentor, de buen corazón, que hace lo que hace no por que quiera sino por gratitud al viejo Rooney. Es decir, un lacayo fiel.

Pero no sería justo dejar al espectador con una sensación de amargura.

El conflicto todavía no llega a su clímax y el espectador está por ver aún lo mejor de la película. Sullivan desafía a su tutor irlandés cuando éste permite que el asesino de su esposa y de su hijo menor se oculte de su mano vengadora. Y aún más, el viejo Rooney dobla la apuesta, envía a un asesino para liquidar a Sullivan.

Justamente la aparición de un nuevo personaje, llamado Maguire (Jude Law), le da frescura y dinamismo a un relato atomizado. Este es el personaje mejor construido de todo el casting y ciertamente Law interpreta con magnífica convicción su rol de asesino. Maguire es un frío reportero gráfico que se especializa en retratar los cuerpos de víctimas de algún hecho violento. Pero lo cierto es que cuando llega a la escena del crimen están por exhalar el último vaho de aire. Víctimas a las que en determinados casos él, con una dosis auténtica de humanidad, los ayuda a morir definitivamente. En fin, este singular personaje de reminiscencia chaplinesca, extraído sin duda de la historieta, deberá enfrentarse a Sullivan.

Es en la vereda de "El Padrino" que el director consigue mejores resultados en la acción. Lo demás y lo último que el director trae como adorno es superfluo e intrascendente.

Tampoco vale la pena detenerse en aquellas escenas importantes y completamente predecibles, al igual que en los tonos románticos y hasta sensibleros que el director introduce cuando el ritmo baja. En la secuencia de los robos aparecen los toques de humor que desconciertan en un policial auténtico. Sin embargo, quizás sea por esa transposición de géneros que el público gustó tanto de "Belleza Americana" y seguramente gustará de esta.

La fotografía es impecable. Especialmente en las noches lluviosas que casualmente abundan. Jennifer Jason Leigh y Stanley Tucci están cruelmente desperdiciados en papeles bobos.

La película cierra con el plano del muchacho mirando el mar, sigue de espaldas a la cámara. Ahora el espectador sabe que se trata Sullivan Jr. y se supone que el espectador podrá responder con conocimiento de causa si Sullivan fue o no un hombre decente. Si al menos fuera un cuestionamiento significativo, ¿a quién puede importarle tan pobre desafío?

Andrés San Martín


"Camino a la perdición"

Road to perdition
EE.UU., 2002, 119'

Dirección
Sam Mendes

Producción:
Richard D. Zanuck, Dean Zanuck y Sam Mendes

Guión:
David Self

Fotografía:
Conrad L. Hall

Música:
Thomas Newman

Montaje:
Jill Bilcock

Protagonistas:
Tom Hanks, Paul Newman, Jude Law, Tyler Hoechlin, Daniel Craig, Jennifer Jason Leigh, Stanley Tucci y Liam Aiken.



Calificacion: 7

Género
Policial

Estreno en Argentina
29/08/2002

Links
Website oficial

Notas relacionadas
Wallpapers de "Road to perdition"

Multimedia
Trailer LoRes (6 MB)(240x180)

Trailer HiRes (26 MB)(480x360)

Ayuda para ver videos

Shopping
Comprá "Camino a la perdición" en los siguientes formatos:

DVD
(Argentina)


DVD
(Resto del Mundo)




© FOTOGRAMA.com