Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 31/07/2002

Un futuro sin asesinos

Corre el año 2054, y en Washington DC, no hay más asesinatos. ¿Motivo? Una fuerza de elite llamada división Pre-Crimen, a cargo del detective John Anderton (muy asertivo y eficiente) detiene a los asesinos antes de cometer el crimen (por lo cual, serían casi asesinos), un verdadero avance social. Este grupo trabaja con tres seres muy especiales que pueden "ver" los hechos con antelación.

Es decir si un hombre va a matar a su mujer infiel, incluso antes que él mismo lo sepa, estos seres especiales lo ven en sus mentes y estos transmiten las imágenes al grupo a través de sofisticada tecnología. En seguida, Anderton con movimientos casi de director de orquesta, busca en esas imágenes datos que le sirvan para localizar el lugar del crimen. Estas escenas están realmente muy bien resultas.

Todo marcha bien hasta que un investigador (lo que sería Asuntos Internos) llega a la división para conocer más de cerca el sistema antes de que se extienda por "ejemplar" a otros estados. El objetivo es simple, se cuestiona el sistema ya que atenta en contra de los derechos de las personas. Anderton el líder del grupo, tiene un conflicto personal porque perdió un hijo y éste parece un buen sistema para evitar futuras muertes. Acá es cuando Spielberg trabaja las motivaciones de los personajes y cuando el espectador toma erradas impresiones de ellos.

Spielberg, quien ya no requiere explicaciones sobre sus carrera, toma un historia del archiutilizado y magnífico visionario Philip K. Dick. El hecho es casi insólito porque abandona por un momento su perfil emotivo y muestra unas gotitas de sangre en pantalla. Claro, una cosa es una guerra por la patria y otra muy distinta es el caos o el crimen injustificado.

La estructura narrativa es la habitual en su obra, todo está en orden -aunque brevemente el héroe esté en desequilibrio-, aparece el conflicto, el protagonista acciona para resolverlo (acá se incluye el clímax) el héroe resuelve el conflicto y su problema personal. Todo vuelve a estar en orden. La ley de las tres K (no del Ku Klux Klan) Kosmos-kaos-Kosmos.

El protagonista, Cruise, lleva una vida solitaria desde que su hijo desapareció, desde ese momento su esposa lo abandonó. Anderton es acusado injustamente, como en cualquier película de Hitch. Por lo tanto debe probar que el es el hombre equivocado. Descubrir al verdadero culpable es la forma de devolver todo a la normalidad.

En este caso el fin justifica los medios y hay buenas razones incluso para mostrar a un Tom Cruise drogándose: la conversión del personaje, el arrepentimiento.

Hay suspenso, aunque este no es el caso de "Psicosis", donde la protagonista muere a los veinte minutos. Por lo tanto hay moderación. Sin duda, la mejor escena en este sentido es la de las arañas que buscan ojos para escanear. Un travelling cenital que se desplaza sobre las viviendas de un edificio. Ahí está el narrador.

Spielberg sabe cuánto ayuda el dinero en una producción (estéticamente hablando) y en este caso es fundamental. Lo suyo es el realismo así que intentará siempre de ser lo más realista posible en sus producciones. Un detalle interesante es que reunió a un grupo de futurólogos de distintas áreas (profesionales en serio) que dieron su versión de como serían las cosas dentro de cincuenta años. El resultado en pocas palabras es: más restricciones a la libertad individual, mucha tecnología (incluso doméstica), autos impresionantes que se trasladan también en autopistas inteligentes, periferia verde y tranquila por oposición a las grandes ciudades (esto no es muy futurista) y la ropa sospechosamente parecida a la que se usa actualmente, como la que el espectador puede encontrar en su local GAP de la esquina de casa, siempre y cuando éste viva en Estados Unidos. Al parecer, este último aspecto no es casual ni una falla, ya que en Inteligencia artificial tampoco se ven grandes diferencias.

A partir de estas opiniones se desarrolló la película, por lo tanto todo lo que el espectador vea en pantalla, segura o probablemente ocurrirá en el futuro. En el hemisferio norte, al menos.

Como en toda película de Spielberg, la tecnología es fundamental y se incrusta en relato de forma natural. En esta hay ejemplos de sobra para reconocer que es uno de los directores actuales que mejor la utiliza. Spielberg posee un talento especial para recuperar el sentido lúdico del espectador común, entonces le da en pantalla la gratificación de ver juguetes impresionantes que cualquiera quisiera tener cerca. La película tiene detalles ingeniosos y otros divertidos, como el caso de la cajita de cereales.

Cruise, desarrolla su papel con corrección como siempre. Un excelente Max Von Sidow es el director de la división que además, es su amigo.

Hay retazos de la película que recuerdan a otras, por cierto a una reciente como "Impostor" y hasta "Blade Runner", pero es ante todo un semejanza a partir de quien escribió la historia más que por estilos.

La narración incluye tanto flashforwards como flashbacks, muy ordenados y coherentes. Hay anacronismos como el órgano antiguo, la casa entera y la pistola de Lamar Burgess, apellido seguro en homenaje al escritor. La fotografía de Kaminski, un colaborador habitual, es similar tonalidades a la de "Inteligencia Artificial", correctísima.

Al igual que Hitchocock, Spielberg es un director que piensa sobretodo en el espectador, en entregar un producto profesional. Es obvio que un poco de moralina se desparrama en el desenlace, pero no es grave. Además, una ventana de esperanza en el porvenir y en un futuro mejor es lo que menos el espectador puede pedir de Spielberg para terminar su película. Esos finales institucionales que hasta valorizan los materiales utilizados en la escenografía (la madera y la calidez es mejor que el acero y la luz azulada) Pero nadie que vaya a ver una película suya busca otra cosa y en ese sentido, desde esa perspectiva, Spielberg es un director maravilloso.

Andrés San Martín


"Sentencia previa"

Minority report
EE.UU., 2002, 140'

Dirección
Steven Spielberg

Producción:
Gerald R. Molen, Bonnie Curtis, Walter F. Parkes y Jan de Bont

Guión:
Scott Frank y Jon Cohen, basado en una historia de Philip K. Dick

Fotografía:
Janusz Kaminski

Música:
John Williams

Montaje:
Michael Kahn

Protagonistas:
Tom Cruise, Colin Farrell, Samantha Morton, Max von Sydow, Kathryn Morris, Peter Stormare, Jason Antoon y Lois Smith.



Calificacion: 8

Género
Ciencia Ficción

Estreno en Argentina
01/08/2002

Links
Website oficial

Notas relacionadas
La sociedad Cruise-Spielberg

Multimedia
Trailers en Quicktime (240x136)

Trailer HiRes (480x272)

Ayuda para ver videos

Shopping
Comprá "Sentencia previa" en los siguientes formatos:

DVD
(Argentina)


DVD
(Resto del Mundo)




© FOTOGRAMA.com