Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 19/06/2002

La reina de los vampiros

Esta película podría pensarse como la posible continuación, "no oficial" de aquella película de Neil Jordan "Entrevista con el Vampiro". No oficial, porque ni el equipo, ni los actores, ni la productora participaron de aquella ni han asumido a esta como tal. Sí es cierto, en cambio, que Michael Rymer, el director de "La reina de los condenados", recupera el personaje de Lestat, protagonizado en aquella oportunidad por Tom Cruise. También, que el guión se basa en "The Vampire Chronicles", best seller de Anne Rice.

"La reina de los condenados" viene a dar respuesta a aquellos que no leyeron a Ryce y que se preguntaron que ocurría después de que Lestat conducía a toda velocidad su auto con una canción de los Stones, como fondo. En esta película se narra lo que viene a continuación.

Lestat lleva voluntariamente más de un siglo bajo tierra. Pero está aburrido de esa vida solitaria; una noche escucha acordes que lo atraen, es una banda que ensaya en un departamento cercano a su tumba.

Lestat se sacude un poco el polvo y va a inspeccionar el origen de ese sonido fascinante. Lo que encuentra es un grupo de muchachos vestido a lo "vamp style", con "bodypearcing", "tattoos" y maquillaje "dark". En otras palabras un probable estilo Marilyn Manson. La música es endiabladamente fuerte y corrosiva como para corresponderse con su atrevido y nocturno gusto musical. Lestat asume el liderazgo de la banda y se lanza en su carrera musical consiguiendo un éxito es avasallador. Conciertos multitudinarios por todas partes, cobertura en las más influyentes revistas de rock y chicas dispuestas a todo por compartir una noche con el vampiro Lestat, en su morada. Porque justamente, lo que despierta el delirio de sus fans y el enojo de los otros vampiros es que se reconoce abiertamente como vampiro frente a las cámaras de TV e invita a todos sus congéneres a encontrarse en "el valle de la muerte", en un megarecital.

En otra línea argumental, La obsesión de Jesse por los vampiros, que viene sufriendo alucinaciones desde pequeña, la lleva luego de un largo camino de investigación, a contactar directamente a Lestat. Ahora ella lo conoce muy bien gracias a un diario que cae en sus manos. En un flashback se muestra al vampiro que inició a Lestat y también a Akasha, la Reina de los vampiros, una sanguinaria reina egipcia, fundadora de la especie. Lestat bebe de la sangre real y se conecta de algún modo con ella. Cuando Lestat es ya cantante, ella escucha sus canciones y se recompone ese vínculo olvidado que los une. Ella se siente atraída, lo busca, lo protege y le ofrece cogobernar la tierra en un abierto plan por asumir la identidad de vampiros sanguinarios. Pero los vampiros algo menos poderosos se unen para impedir el terrible y próximo final de la especie humana, con la que han logrado convivir gracias a su anonimato. Lestat queda atrapado entre su amor por Jesse y su pasión por Akasha, la reina de los condenados.

Michael Rymer atina al codificar su película en relación con el estilo y edad de los espectadores a quienes supuestamente se dirige esta película. En otras palabras, el cronolecto funciona especialmente para desviar a intrusos y dar la bienvenida a quienes forman parte de esa comunidad. No es tanto a partir de la lengua, sino de un submundo que acapara aspectos de la cultura "under". Si el espectador jamás asistió a un concierto de rock no podrá disfrutar de la música, por ejemplo, ni de la estética MTV, ni de la microsociedad que pulula alrededor de ella y que se deja entrever en esta película. Algo que en realidad se inició hace bastante con los Sex Pistols, en clave "estremo" y que en la actualidad se apropia de la excentricidad.

Rymer incorpora la tensión homoerótica de "Entrevista con el vampiro" y se nutre de algunos clásicos del expresionismo alemán (como "El gabinete del Dr. Caligari", "M, el vampiro" o "Nosferatu") para darle cuerpo y contenido a una estética que de solidez a la figura romántica de Lestat.

Las actuaciones son correctas, aunque Townsend, que busca permanentemente seducir a la cámara como lo hizo en "Todo sobre Adam", y Aaliyah son los más precisos. Un tanto exagerados pero románticos al fin. La cantante Aaliyah, que no llegó a ver exhibida su película, se muestra absolutamente sensual y maligna. Por el contrario Moreau es una chica menuda e intrascendente. Olin es una veterana un poco desperdiciada por el guión, que no sólo se ocupa principalmente de Lestat, sino que además avanza en el doble juego de ridiculizar en ciertas escenas a los grupos fanáticos del heavy rock, y por otro, darle credibilidad a los verdaderos vampiros que se sacian de esas venas jóvenes e ilusas pertenecientes a esos grupos.

La batalla de vampiros sobre el escenario, aunque es obviamente una sátira, debió quedarse en la mesa de montaje.

Los efectos están muy bien logrados y la fotografía cumple su papel eficientemente. La música de Jonathan Davis el líder de la banda Korn, es un plus apreciado por el que vale la pena soportar excepciones durante esos 100 minutos que dura "La reina de los condenados", en cuanto a ciertos diálogos torpes, actuaciones sosas o planos innecesarios.

Andrés San Martín


"La reina de los condenados"

Queen of the damned
EE.UU./Australia, 2002, 100'

Dirección
Michael Rymer

Producción:
Jorge Saralegui

Guión:
Scott Abbott y Michael Petroni, basado en la novela

Fotografía:
Ian Baker

Música:
Richard Gibbs y Jonathan Davis

Montaje:
Dany Cooper

Protagonistas:
Stuart Townsend, Aaliyah, Marguerite Moreau, Vincent Perez y Lena Olin.



Calificacion: 7

Género
Terror

Estreno en Argentina
20/06/2002

Links
Website oficial

Shopping
Comprá "La reina de los condenados" en los siguientes formatos:

DVD
(Argentina)


DVD
(Resto del Mundo)




© FOTOGRAMA.com