Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 12/06/2002

Amor con la Banelco

La película se inicia en un tiempo presente, con impecable sonido de gotas cayendo en el agua, una chica que se quita la ropa y luego se sumerge en la bañadera. A través de flashbacks la narración da cuenta de lo sucedido anteriormente, mientras alternadamente se la muestra en ese baño.

Un joven taxiboy, que trabaja principalmente en el interior de los cajeros automáticos, donde suele tener sexo con los clientes que van a extraer dinero, se siente atraído por un chica común que ingresa en un cajero mientras él espera a que caiga una presa. Él, insolentemente, le quita la tarjeta y ofrece devolvérsela a cambio a de sexo. Ella dice que por sexo no paga, él dice que entonces lo tendrá que buscar por los cajeros para recuperar su tarjeta.

La chica, que está desorientada en el mundo y que canta en una banda con muy pocas ganas y nada de carisma, siente curiosidad por el taxiboy. Y hace lo que debe hacer, según lo antojadizo de la situación planteada por Chen.

Ambos ingresan en una conflictiva relación de intereses, que está más articulada por la circunstancia y la anemia de expectativas personales que por un sentimiento profundo para con el otro. Ella esta dispuesta a todo, pero el rollerboy (los "rollers" son un detalle de estilo) no se deja tentar tan fácilmente, más aún cuando disfruta plenamente su promiscuidad tan nocturna y de frases clisé.

Este es el primer largo dirigido por Chen, una realizadora que tiene buenos antecedentes en el montaje ("Esperando al Mesías", "Garage Olimpo"), en el que cumple además otras funciones. El único caso similar y cercano en el tiempo, que viene rápidamente a la memoria, es el de Steven Soderbergh. Los atentos lectores de Fotograma.com sabrán dar otros ejemplos mejores, seguramente.

Es indudable que la culpa de tal multifuncionalidad es la falta de recursos económicos. Desde ese punto de vista es muy interesante el resultado de Chen. Filmar en la Argentina, hoy en día, no es poca cosa y sólo quiénes hayan participado de una filmación o hayan estado cerca de una, saben que la mitad del vigor de una vida se va en una película.

Pero dejando a un lado el mérito de presentar una realización propia en el escenario actual, es preciso señalar que cumplir varias roles en una producción le quita fuerza a alguno de ellos. A menos que un talento sublimado, del tipo Soderbergh, esté a cargo.

En este caso el montaje es por cierto lo mejor de "Vagón fumador" y no es raro porque es lo que mejor sabe hacer Chen. Es posible que algunos cortes tiendan al desorden, pero al final todo se vuelve a ordenar.

Sí son muy débiles el manejo de actores y el guión. Las actuaciones son definitivamente básicas. El papel de taxiboy a cargo de Brezicki (también director, o mejor dicho director y ahora actor) es quien llega a arriesgar cierta fluidez en algunas escenas. El papel de Reni (Bengolea), en cambio, es muy bajo, casi lamentable. El resto del elenco se mueve dentro de una suerte de ensayo de escuela de teatro, en donde el amateurismo aflora indefectiblemente. El sonido está muy bien y la música a veces está extremadamente presente. La fotografía se corresponde a un TP de facultad. No mal: es allí donde se aprende.

El guión plagado de lugares comunes y con diálogos rudimentarios que padecen la penosa pretensión de creerse interesantes, socavan aún más el enclenque resultado.

Andrés San Martín


"Vagón fumador"


Argentina, 2001, 87'

Dirección
Verónica Chen

Producción:
Verónica Chen

Guión:
Verónica Chen

Fotografía:
Nicolás Theodossiou

Música:
Edgardo Ridnitzky

Montaje:
Verónica Chen

Protagonistas:
Cecilia Bengolea, Leonardo Brezicki y otros



Calificacion: 4

Género
Drama

Estreno en Argentina
13/06/2002

Notas relacionadas
Entrevista a Verónica Chen



© FOTOGRAMA.com