Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 15/05/2002

Mentiras a la mexicana

El teórico mexicano Carlos Monsivais decía hace poco en una entrevista televisiva que uno de los graves problemas de México DF era su sobrepoblación, lo que producía una continua sensación de caos en las calles de la capital mexicana. Precisamente sobre esta problemática real se abre un eje que le servirá a su director Nicolás Echevarría para articular una historia de dos personas que se mienten y a partir de esa mentira fortuita, voluntaria y repentina se dispara una relación apasionada, única y melodramática

Diego y sus dos amigos se encuentra temprano en la mañana para participar de una experiencia artística (pintar murales siempre ha sido una expresión artística importante en México), aunque ellos mismo duden de ser auténtico artistas plásticos. Tal vez una autocrítica encubierta de quienes participaron de esta película

La radioemisora "Enlace" se especializa en ayudar a los conductores que circulan por las autopistas del DF gracias a helicópteros que recorren la ciudad buscando vías alternativas. Una locutora de la radio llamada Silvia ("Sexo, pudor y lágrimas"), a la espera de salir al aire, le cuenta a una colega lo ocurrido el día anterior y su encuentro con un desconocido que decía ser escritor.

En una narración paralela, Diego se encuentra en el interior del auto en medio de una autopista atestada y para pasar el tiempo les cuenta a sus dos amigos su experiencia del día anterior y su encuentro con una desconocida que decía ser periodista.

Así es como la estructura narrativa empieza a tomar características casi de autopista por lo caótico del resultado. El eje temporal es maltratado y el espectador busca continuamente reorientarse. Ese es un problema en el montaje, pero peor aun en la dirección. La narración en tiempo presente se confunde con los flashbacks que buscan reconstruir lo sucedido el día anterior, aunque también se cuelan elementos de la imaginación que ambos narradores aportan para salpimentar la historia.

Los personajes, al interpretar otros papeles y al ocultar su verdadera identidad, buscan escapar de su propia vida aunque sea por solo unas horas. Así dejan volar sus fantasías y las mentiras se suceden unas a otras hasta ocultar definitivamente la realidad.

Diversos y extraños personajes aparecen en las historias de ambos, todos intrascendentes en una historia que no merece ser enredada con tales efectismos, como los reiterados recuerdos. Pareciera ser que la complejidad en la estructura narrativa es un requisito insoslayable en los últimos estrenos mexicanos. Lamentablemente, todo se convierte es una maraña aburrida, elemental y sin sentido. Mas aún cuando los errores de continuidad terminan por confundir lo poco que queda de esa historia tan pequeña.

El "rebusque" en la planificación no le otorga gratuita y necesariamente interés a una película. Más todavía cuando lo que hay detrás es un rudimentaria historia entre dos personas que se conocen casualmente

Al final del dia, las vidas de Diego y Silvia se cruzan en tiempo presente y la obviedad del "chinchudo" guión queda expuesta. Esta película de Echevarría pertenece a ese cine mexicano ingenuo, que impregna los parlamentos cotidianos con versitos poéticos de dudosa calidad. Parlamentos vacíos en manos de personajes odiosos es una falta imperdonable para cualquier realización. ¿Acaso cree su director que para modernizar una película basta con incorporar una escena donde los personajes jueguen a ser ridículamente desinhibidos?

La actuaciones de estos actores mexicanos son "especiales". Es difícil saber si para ellos son buenas actuaciones o si es como le gusta al público mexicano, que como se sabe, al igual que el brasileño, se nutre de su propia producción.

Lamentablemente el cine que llega desde México, al mejor estilo "Sexo, pudor y lágrimas", es éste y es lo que hay. Esto afortunadamente no es una regla, basta recordar a Ripstein para darse cuenta de que no es así.

Andrés San Martín


"Vivir mata"


México, 2001, 88'

Dirección
Nicolás Echevarria

Producción:
Matthías Ehrenberg

Guión:
Juan Villoro

Fotografía:
Pablo Reyes Monzón

Música:
Mario Lavista

Montaje:
Tlacateotl Mata

Protagonistas:
Daniel Giménez Cacho, Susana Zabaleta, Luis Felipe Tovar, Emilio Echevarría, Alejandra Gollás, Sergio Sánchez.



Calificacion: 4

Género
Romántica

Estreno en Argentina
16/05/2002

Links
Website oficial



© FOTOGRAMA.com