Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 24/04/2002

Una fórmula conocida, pero eficaz

Nueva York, Manhattan. La película abre con la inauguración del puente de Brooklyn a fines del Siglo XVIII, en lo que sería casi como un cuadro de época. En medio de la concurrencia hay un disntinguido caballero que traza un boceto del acontecimiento mientras es observado insistemente por mujeres jovenes y "en edad de merecer". El admirado es Leopold, Tercer Duque de Albania, un noble cuya familia está en bancarota y el cual debe casarse urgentemente con una aristócrata de dinero.

Justo la noche que debe decidir cuál será su futura esposa, se encuentra nuevamente con un hombre extraño de actitudes sospechosas. Como no es la primera vez que lo ve merodeando, decide seguirlo cuando éste se escapa. La persecucion termina en el puente. El extraño se lanza al vacio y Leopold, accidentalmente, cae con él.

La narración avanza dos siglos y cambia la perspectiva de quien parece desubicado. El extraño ya no parece tan raro. Todo lo contrario, ahora se encuentra en su departamento, a pocas cuadras del Puente. Se llama Stuart y está maravillado con su descubrimiento: una puerta en el tiempo que se abre cíclicamente y que requiere de mucha velocidad para cruzarla. La experiencia es real porque Leopold duerme en el sofá. Cuando intenta explicarle al sorprendido Leopold lo sucedido, cualquier explicacion es insuficente, aunque al ser un ingeniero, inventor del ascensor, su capacidad de asombro está más entrenada que la de la exnovia y vecina de Stuart, Kate. Ella no acepta excusas tan fácilmente, ya no.

Así comienza una comedia de enredos que apunta indudablemente hacia el romance. Se conocen Kate y Leopold, ella, una mujer moderna, descreída de los hombres y dedicada absolutamente a su trabajo. Él, un caballero de la epoca victoriana cuyos modales y actitudes parecen cautivar a todos por igual. Leopold es un anacronismo viviente pero con estilo elegante y educación a prueba de charlatanes. Que de paso es todo un conocedor del lenguaje de las flores. Como bien lo demuestra cuando dice "Las lilas anaranjadas impican odio extremo. Las begonias y las lavandas, peligro y sospecha ... Cada flor tiene su significado". Todos estos son motivos suficientes para que en ésta sociedad sea un bicho exótico.

Kate es ascendida en su puesto gracias a una idea suya para vender una margarina, utilizar el distinguido estilo "old Fashion" de Leopold en una publicidad. Leopold se enamora de ella, aunque sabe que debe volver determinado día a su época, de lo contrario deberá esperar 10 años más.

El guión tiene la gracia necesaria como para que ambos personajes de épocas distintas encuentren una sintonía en común. Al parecer, ni siquiera una brecha de dos siglos puede separar a dos almas gemelas. Esta película tiene además la ventaja de las buenas actuaciones, y pese a que Meg Ryan aparece en los créditos en primer lugar (se pueden contar con los dedos de una mano las actrices que disfrutan de esa ventaja) quien sorprende muy especialmente es Hugh Jackman, que se hiciera más conocido en Hollywood con su personaje de Wolverine en "X-Men".

Es llamativa su capacidad para demostrar prestancia y postura. Su voz y actitud demuestran manejo absoluto de la actuación. Tal vez porque lleva años sobre el escenario en Australia y no es un recién salido de un casting.

La reina de la comedia romántica vuelve a la pantalla con un galán de primer nivel. Esta vez no es Hanks, ni tampoco la señora Ephron, ambos piezas importantes en la carrera de Ryan, quien de hecho continúa con su papel de siempre: rubiecita menuda, ingenua, dulce, tierna, romántica, frágil, en busca de su amor, etc. Esta vez un poco menos segura que lo habitual, tal vez porque el Marketing no sea una profesión adecuada para ella. O porque se cuele su vida privada demasiado en su carrera y no tenga un éxito hace unos años. Además, por primera vez queda al descubierto, en algunos primeros planos, que la lozanía de su piel es parte del pasado.

Escenografía y producción consiguen el cometido esperado. Los directores y también guionistas, son correctos aunque quizás les falte aceitar un poco el montaje.

Una comedia romántica que entrega todo lo que se espera de ella. Ningún seguidor del género se irá decepcionado del cine.

Andrés San Martín


"Kate y Leopold"

Kate & Leopold
EE.UU., 2001, 114'

Dirección
James Mangold

Producción:
Cathy Konrad

Guión:
J. Mangold y Steven Rogers

Fotografía:
Stuart Dryburgh

Música:
Rolfe Kent

Montaje:
David Brenner

Protagonistas:
Meg Ryan, Hugh Jackman, Natasha Lyonne, Breckin Meyer, Liev Schrieber.



Calificacion: 7

Género
Comedia

Estreno en Argentina
24/04/2002

Links
Website oficial

Notas relacionadas
El lenguaje de las flores

Multimedia
Trailers en Quicktime

Ayuda para ver videos



© FOTOGRAMA.com