Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 10/04/2002

Los besos del cine

¿Pertenecen las actrices a un tipo de mujer especial? Con una mirada lúcida y divertida, esta ágil comedia atrapa a toda clase de público, incluso a quienes no trabajan en la actuación, al menos, profesionalmente.

El film de Yvan Attal, coprotagonista de Charlote Gainsbourg, abre con una superposición de fotos (en blanco y negro) de las clásicas divas del StarSystem (Marlene Dietrich, Jean Harlow, Betty Davis, etc.), mientras suena en diáfana versión "Lullaby of Broadway" de la inigualable Ella Fitzgerald.

Mediante una frenética sucesión de datos e imágenes, una voz en over se hace cargo de la introducción. El espectador se entera de que el narrador es Yvan un periodista deportivo y que su mujer es una famosa actriz llamada Charlotte, lo cual implica ventajas y desventajas, entre estas últimas se encuentran, obviamente, los autógrafos. Nada más inoportuno que los autógrafos, según Yvan.

En ese preciso momento queda claro que el film será una parodia inteligente y una comedia hecha para reir. Los más íntimos de Yvan son su hermana y su cuñado. Una pareja dispar que espera un hijo, y que a pesar de amarse se pelean contínuamente por la identidad judía del primogénito. Ella es casi ortodoxa, él se niega a convertirlo a la fuerza. Ellos representan aquello en lo que no se quieren convertir Yvan y Charlotte, aunque de hecho ya están casados.

El personaje de Yvan demuestra una visión abyecta sobre el arte y la actuación, su placer se reduce a los deportes, aunque el director se preocupa de no contaminar el film con alguna escena de juego. Por eso queda descolocado cuando un conocido de su hermana le pregunta qué siente cuando su mujer besa a otros hombres y tiene relaciones con ellos. Yvan, un poco sorprendido y también molesto, intenta explicarle que ella es una actriz y todo aquello es sólo una actuación, que no hay relación verdadera; pero es inútil, el veneno ya se encuentra circulando por sus venas aceleradamente.

Todo se descontrola cuando Charlotte viaja a Londres para filmar una película cuyo coprotagonista es una sensible galán maduro (Stamp), prácticamente irresisitible para las mujeres. Los celos de Yvan crecen mientras busca un remedio para curarse, quizá una dosis de su propio veneno.

La paradoja del film, dirigido impecablemente por Attal, es que su mujer en la vida real es la mismísima Charlotte, ella además es hija del mítico cantante Serge Gainsbourg y de la actriz Jane Birkin; es decir, el tema "fama" debiera estar bien procesado. Paradoja porque Yvan parece estar liberando demonios internos y de alguna forma está cuestionando el sentido reluciente de la fama. Y al mismo tiempo, su tratamiento del tema indica un distanciamento claro del conflicto y un reconocimiento en cualquier caso de los síntomas y un diagnóstico de el.

Este tema, ya tratado varias veces por la industria norteamericana, no ha visto una versión más realista que la de Attal, que lo trata de una manera especialmente práctica y aterrizada.

El por qué filmar el "detrás de escena" de su matrimonio es intrascendente. Ambos son excelentes actores, además son capaces de reirse de sí mismos y del entorno, como cuando Charlotte debe responder a los periodistas en una rueda de prensa. Repitiendo una y otra vez la misma respuesta a la misma pregunta y con la misma sonrisa del comienzo. Hay un par de escenas parecidas, no iguales, en Notting Hill y en America's Sweethearts.

"Mi mujer es una actriz" se ubica en la tradición de la mejor comedia romántica francesa, donde no es necesario tener como protagonista a una muñeca rubia y neurótica, sí es importante una mujer como Charlotte: atractiva, inteligente, divertida y auténtica. Casi como el retrato de una "diva" de carne y hueso, mejor dicho como la idea que ronda cuando se piensa en una mujer de verdad.

Andrés San Martín


"Mi mujer es una actriz"

Ma Femme est une actrice
Francia, 2001, 93'

Dirección
Yvan Attal

Producción:
Claude Berri

Guión:
Yvan Attal

Fotografía:
Rémy Chevrin

Montaje:
Jennifer Auger

Protagonistas:
Charlotte Gainsbourg, Yvan Attal, Terence Stamp, Noémie Lvovsky, Laurent Bateau.



Calificacion: 8

Género
Comedia

Estreno en Argentina
11/04/2002

Links
Website oficial



© FOTOGRAMA.com