Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 27/03/2002

Padre e hija, con Los Beatles de fondo

Un joven treintañero, discapacitado mental, se convierte en padre. La madre de la criatura, cuya relación con él se redujo sólo a una noche, abandona a la beba con su padre, cuyo cerebro es similar al de un chico de 7 años.

A medida que la pequeña crece, su inteligencia se desarrolla, sin embargo la de Sam, su padre, es la misma. Cuando las maestras de de Lucy (se llama así en homenaje a la canción de los Beatles) se dan cuenta de que no quiere aprender más para no saber "más" que su padre llaman a una asistente social para que se delegue el cuidado de la pequeña a adultos responsables.

El guión de la película dirigida por Jessie Nelson se mueve en un terreno delicado, donde proliferan los extremos. La tenencia de menores en una película puede convertirse en un melodrama lacrimógeno, una seguidilla inaguantable de golpes bajos, un insoportable culebrón con personajes antagónicos, un derrame inagotable de senibilería barata, o en ésto, una película que evita la mayor parte del tiempo caer en las vicios anteriores y presenta una historia honesta.

El relato es, principlamente, un nudo emocional que se alimenta de la sensibilidad del público. Por ello el nudo muta de forma, se estira y se contrae de acuerdo al grado de emoción que asimila el espectador. Pero nunca deja de ser un nudo, aunque sea auténtico, enfermizo, absurdo, real, patético, hiperemotivo o como sea.

Lo primero que sobresale de esta superficie áspera es la actuación impecable de Sean Penn, en algunas escenas sencillamente "soberbia". La Pfeiffer espléndida como siempre, aunque su papel de abogada presenta un esquema previsible, un punto a su favor es su carisma con el que puede surfear las obviedades propias del personaje.

Y la pequeña Dakota Fanning como Lucy, que es una luz que ilumina con su simpatía cada escena en la que participa. También los otros actores del elenco son esenciales. Además hay dos personajes que son realmente enfermos, ambos pertenecen a la "L.A. Goal", una ONG ubicada en Los Angeles que ayuda a adultos con discapacidades de desarrollo y que sirvió de lugar de inspiración para los actores.

Lo segundo es que los personajes no son tiranos del bien o del mal. Incluso los discursos de ambos hemisferios quedan continuamente refutados con lógica (y sin sentimentalismo) por el contrario. El pérfido abogado que lucha por separar a Sam de su hija no es más que un abogado que busca aplicar justamente la ley, claro, una ley que no contempla la excepción.

La tercera cualidad de "Mi nombre es Sam" (juego de palabras en inglés que encuentra Sam entre su nombre y un cuento para niños escrito por el Dr.Seuss) es que el tema plantea una interrogante difícil de responder en para la generalidad de los casos, el qué hacer en tales circunstancias. Para sortear los peligros de poner todos los casos en una misma balanza, Nelson intenta ser imparcial en cuanto a cualidades y debilidades de los personajes, buscando que se complementen en bien de la pequeña Lucy.

El cuarto elemento es la bien utilizada banda de sonido. Excelentes versiones contemporáneas de temas de los Beatles que en este caso no sólo dan un marco sino que acompañan la narración con la letra. Eddie Vedder, también amigo de Sean Penn, interpreta "You've Got to Hide Your Love Away", la canción preferida de su infancia. Después el grupo The Wallflowers grabó "I'm Looking Through You". Aimee Mann y Michael Penn en "Two of Us"; la versión de Ben Harper de "Strawberry Fields Forever"; la interpretación de Sarah McLachlan de "Blackbird" y las contribuciones de Ben Folds, Rufus Wainright y Sheryl Crow.

Como quinto punto cabe relevar la translúcida sensibilidad de la directora Jessie Nelson. Su guión permite que la emoción fluya sincera y continuamente sin terminar con dolor en el bajo vientre. Bueno, es cierto, en alguna escena no lo controla pero afortunadamente tiene un montaje dinámico y certero, que va a corte rápidamente. Como detalle simpático aporta una pertinente cita a "Kramer vs Kramer" que liquida de raíz una comparación injusta.

Nelson no es concesiva hacia ningún extremo, excepto hacia lo que ella considera es la única y primera necesidad del ser humano, el amor.

Andrés San Martín


"Mi nombre es Sam"

I am Sam
EE.UU., 130', 2001

Dirección
Jessie Nelson

Producción:
J. Nelson, Richard Solomon, Marshall Herskovitz y Edward Zwick

Guión:
Kristine Johnson y Jessie Nelson

Fotografía:
Elliot Davis

Música:
John Powell

Montaje:
Richard Chew

Protagonistas:
Sean Penn, Michelle Pfeiffer, Dianne Wiest, Dakota Fanning y Laura Dern.



Calificacion: 8

Género
Drama

Estreno en Argentina
28/03/2002

Links
Website oficial

Notas relacionadas
Los Beatles, esencia de un film



© FOTOGRAMA.com