Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 27/02/2002

La belleza está en el interior

La última película de los hermanos Farrelly tiene una triple e innegable intención: hacer reir, hacer llorar y demostrar que pese a las críticas son un par de románticos. Esto es un suave y singular desvío en carrera de ambos hermanos ya que en las cuatro películas anteriores se limitaron básicamente a producir risas de grueso calibre.

Hal, un hombre joven, común y robusto, está en busca de una mujer bella, según el cánon que la sociedad actual indica como belleza. En los boliches baila espasmódicamente tratando de que una de esas bellezas se fije en él. Su altísimo control de calidad le impide fijarse en una mujer que no sea casi una modelo. Hal busca una mujer perfecta para su imperfecta vida. De ahí que el primer requisito es que sean bellas e impactantes, no importa que el cerebro de ellas no sean más grandes que un carozo, lo que verdaderamente le importa es el físico, lo exterior, la apariencia.

Sobre esta actitud superficial, pero común en una sociedad que le da más importancia a cuántas calorías se ingieren antes que procurar un intelecto bien desarrollado, es sobre lo que trata, entre otras cosas, la última película de los Farrelly.

"Shallow Hal" abre con una escena que focaliza sobre el inicio del trauma: el padre (es un particular miembro de la iglesia) del pequeño Hal está agonizando y corresponde que le diga unas últimas palabras al hijo; le aconseja encontrar una mujer perfecta ya que es lo único que importa en la vida. Apartarse de la mediocridad es la segunda enseñanza del último día del padre.

Hal crece con la maldita impronta paterna que lo obliga a cargar con un deseo ajeno. Pero encontrar la mujer ideal a partir de un cánon de belleza no es tarea fácil, mucho menos cuando al encontrarla no hay correspondencia de gustos.

El mejor amigo de Hal también está en las mismas circunstancias, papel que interpreta el inolvidable "George Constanza" de la serie Seinfeld, aunque en el personaje de Mauricio hay una dosis extra de crueldad que utiliza como defensa ya que él se niega a aceptar sus propios defectos.

Un día Hal, ineterpretado correctamente (al igual que los demás actores) por Jack Black en su primer protagónico, recibe una hipnósis de parte de un personje muy extraño, llamado también Anthony Robbins en la vida real. Este hombre ayuda a las personas y empresas a salir de sus crisis. Robbins es solicitado por mandatarios y multinacionales. Su método funciona y él gana fortunas.

A partir de ese momento, Hal ve el lado interior de las mujeres, cuando hay belleza interna son divinas, cuando no la hay él las ve horribles. Ahí es cuando encuentra a Rosemary, una chica joven a la que él idealiza pero que en la realidad pesa 140 kilos. Ella al principio desconfía pero después ambos se enamoran. Aunque Mauricio, su amigo, hará lo imposible por traerlo a la normalidad.

El relato de "Shallow Hal" transita por un camino muy frágil y lejano a cualquier interés hollywoodense, el de la discriminación. Pero es imposible causar impacto si no se explicitan ciertas situaciones desagradables para las personas con sobrepeso ya que en todas ellas hay burla. La vergüenza ajena funciona. Lamentablemente, es la única manera de conseguir el efecto esperado, son sólo dispositivos para llegar a obtener la emoción de parte del espectador. Nada en extremo, sólo frozar un poco la narración para que afloren emociones y que el espectador reconozca determinada actitud o algún principio expuesto.

Un ejemplo claro es el papel del minusválido (padece Spina Bifida) que camina en pies y manos. Podría resultar ofensivo y hasta morboso para muchos espectadores verlo trasladarse, pero la realidad nunca fue placentera para todo el mundo. Los Farrelly muestran con orgullo a individuos discriminados porque, principalmente, también pertencen a la sociedad. Si alguno quiere mantenerlos ocultos es otra opción de vida.

El guión demuestra, además, que los Farrelly fueron muy cuidadosos a la hora de elegir frases desagradables para referirse a los obesos. Cualquier persona que haya visto sus películas anteriores sabe de lo que son capaces por una risa y sabe que no les costaría nada ser mucho más agresivos a la hora de insultar. Por el contrario, hay casi un sentido más cercano a la crueldad infantil en todas las líneas de agresión.

Obviamente, los estereotipos son utilizados, por ejemplo el hecho de que todas las mujeres poco atractivas dediquen su vida a ayudar al prójimo o que las muy lindas sean todas unas descerebradas no alcanza para descalificar, por el contrario, funcionan sólo como patrones reconocibles que el espectador sabe diferenciary deducir.

El mayor problema que existe en la película es el montaje, en cuya extensión quedan algunos tiempos muertos que no aportan y cansan. Aunque también se puede reconocer un exceso en el uso del melodrama y una cierta atracción y debilidad por las lágrimas. Sin embargo, al final ambos puntos resultan mínimos.

Los Farrely presentan una especial capacidad para despertar en el público aquellas emociones que usualmente no se ven en el cine sin estar ocultas bajo una gran capa de pseudomoral o dedicadas al odio racial. En definitiva, toda una proeza.

Andrés San Martín


"Amor ciego"

Shallow Hal
EE.UU., 2001, 114'

Dirección
Bobby y Peter Farrelly

Producción:
Bradley Thomas, Charles B Wessler, Peter Farrelly, Bobby Farrelly

Guión:
Ivy, Sean Moynihan, Peter Farrelly, Bobby Farrelly, Sean Moynahan

Fotografía:
Russell Carpenter

Música:
Ivy

Montaje:
Christopher Greenbury

Protagonistas:
Gwyneth Paltrow, Jack Black, Jason Alexander, Libby Langdon.



Calificacion: 8

Género
Comedia

Estreno en Argentina
28/02/2002

Links
Website oficial

Notas relacionadas
Quiénes son los hermanos Farrelly?

Multimedia
Trailer LoRes (240x180)

Trailer HiRes (480x360)

Ayuda para ver videos



© FOTOGRAMA.com