Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 15/02/2001

Un remake innecesario

En "Get Carter", Sylvester Stallone, nuevamente juega el papel de chico rudo. Retoma un papel violento luego de su intento fallido por parecer un actor dramático en "Cop Land".

A la Argentina la película llega como "El implacable" y es en definitiva una remake. Un refrito de una excelente película, de igual título, del año 71, protagonizada en aquel entonces por un impetuoso y malhumorado Michael Caine.

Un violento cobrador que trabaja para un jefe nefasto acude temporalmente al entierro de su hermano. El motivo aparente de la muerte es hebriedad pero el viejo sabuezo se percatará de que hay algo oscuro en el supuesto accidente. La relación con su jefe se tensa debido a que la esposa de este tiene un romance con Jack Carter, su nombre. Por otra parte, la relación con su cuñada y sobrina serán los bastones emocionales que lo empujarán a buscar una venganza y replantear su desmotivada existencia. En pocas palabras, algo muy parecido a "Payback" con Mel Gibson y a otras decenas de películas menores que pululan en el videoclub más cercano.

Hace algunos años, títulos como "Rocky", "Rambo" y "Cobra", sintetizaban el resurgimiento de esa condición de "héroe" que muchos norteamericanos habían visto caer en el lodo asiático. Cuando todo el poderoso imperio americano cediera al miserable triunfo de un grupo de vietnamitas pobres, desdentados y analfabetos. Vietnam caló profundo en los corazones norteamericanos y la propaganda solapada que estas películas presentaban les devolvía una imagen positiva y una moral incorruptible.

Incluso la crítica internacional se dejó doblegar por esa apabullente cuota de testosterona que los personajes de Stallone derrochaban en sus películas. El hombre "macho" era rudo, valiente y sexy, aunque sólo pronunciara monosílabas y el máximo movimiento en su rostro fuera un parpadeo (en realidad una parálisis de nacimiento le impide hacerlo).

De ahí se descuelga la imagen de Sly -su alias- que lo ata a producciones lamentables o pobremente resueltas como esta cuando necesita recaudar.

La película construye un puente, o lo intenta, entre la estética "old fashion" del personaje con una visión contemporánea hi-tech. Más o menos lo que sería la disimilitud entre un hombre vestido a lo Frank Sinatra y la pornografía por internet. Las reiteradas citas a la película original, incluida la presencia de Michael caine, sirven para congraciarse con el público cinéfilo. En el lado opuesto, los mecanismo utilizados para construir el film remiten a la conteporaneidad que no necesita conocer el primer film.

En ese plano se sitúa una música trance/house casi de laboratorio, (muy bien elegida) y un montaje brillante que no teme el avance rápido de la cinta o la lentitud máxima para focalizar. El ritmo acelerado es falso pero comprensivo. Una fotografía oscura con una lluvia permanente podría apuntar a una clásica postal de Londres más que a una ciudad americana. Pero claro, desde la gráfica promocional -en blanco y negro- el film también trata de vincularse con la vieja pelcula, la primera, ya que hubo una versión con afromaericanos en "Hit Man" en el 72.

La actuación de Stallone es penosa. El resto se esfuerza, incluso el desfigurado Mickey Rourke o el otro Jack, Michael Caine.

Hay fragmentos en que los diálogos son patéticos, por ejemplo cuando Stallone repite la frase "My name is Jack Carter, and you don't want to know me"... la situación es ridícula, tanto como cuando Stallone se cita a sí mismo en un supuesto duelo entre autos, la escena ya la había hecho con helicópteros. Ni siquiera se puede obviar la actuación por "buena acción" porque no la hay. De hecho, ni siquiera responde la pregunta: Cómo lograr que Stallone diga una línea así sin sentir verguenza ajena.

Andrés San Martín


"El implacable"

Get Carter
EE.UU., 2000, 102'

Dirección
Stephen T. Kay

Producción:
Mark Canton, Neil Canton, Elie Samaha

Guión:
David McKenna, basado en la novela de Ted Lewis "Jack's Return Home"

Fotografía:
Mauro Fiore

Música:
Tyler Bates

Protagonistas:
Sylvester Stallone, Miranda Richardson, Rachael Leigh Cook, Alan Cumming, Mickey Rourke, Michael Caine, Rhona Mitra, Gretchen Mol, John C. McGinley



Calificacion: 4

Estreno en Argentina
15/02/2001

Links
Website oficial

Multimedia
Trailer en Quicktime
LoRes (8.5 MB)(320x240)


Trailer en Quicktime
HiRes (13.1 MB)(320x240)


Ayuda para ver videos



© FOTOGRAMA.com