Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 13/12/2001

A robar, mi amor

Los personajes son ladrones de bancos al mejor estilo Sherwood, es decir, hay un fuerte componente carismático en esos roles que, aunque violan la ley, el relato se encarga de registrarlos como los héroes del film. La moral es desplazada de su posición y el uniforme que antes era sinónimo de la ley es ahora un detalle menor. Antes el ladrón podía ser simpático pero siempre al final tenía su castigo como el caso de Sonny en "Tarde de Perros". Fue Tarantino quien dibujó una salida más sana para los que huían.

Joe y Terry, un par de buenos, encantadores y atractivos ladrones huyen de la penitenciaría de Oregon. Ambos, curiosamente, tienen principios, son respetuosos, nunca utilizan la violencia, y se desquitan siempre con los bancos ya que están asegurados. Esa justificación es esencialmente romántica y en nada se relaciona con el pretendido realismo del film.

Estos ladrones se valen de un método particular, van a la casa del gerente del Banco elegido la noche anterior al robo y pernoctan con él y su familia. Luego a la mañana siguiente van con él al banco y lo roban antes de que se abran las puertas al público. Es tal el protagonismo de ambos que comienza a construirse una especie de leyenda alrededor suyo, incluso los gerentes de los bancos los esperan, tranformando la situación delictiva en casi una visita amistosa o de cortesía. Como necesitan mucho dinero, porque ambos piensan abrir un hotel en Mexico, inician un "rally" de robos que empieza en Oregon y termina en California con un final inusitado.

Claro, a la pareja "testosteróna" le falta el componente femenino y para ello nada mejor que una atractiva ama de casa, aburrida y con ganas de experimentar lúdicamente con adernalina. El trío se desarticula y se recompone. Nada es tan simple y ninguna amistad es tan fuerte cuando hay una mujer extraordinaria de por medio, más aún cuando para Kate es imposible elegir a uno de ellos porque ambos representan el hombre perfecto.

Blanche demuestra con su refinada belleza por qué se ha convertido en la chica "clever" del momento. En este film no da el máximo pero algunas escenas valen absolutamente su presencia. Willis actúa de cínico nuevamente y Thornton se esfuerza por avanzar en las variaciones de su personaje neurítoco obsesivo.

La travesía de los malvivientes es por varios minutos una parodía de las malas series de TV. Sí, la dirección de Levinson es profesional como es de esperar de uno de los directores (sobretodo productor) de estilo más estándar y con menos particularidad en la industria, pero la libertad entregada al montaje amenaza su control. Por otra parte, el montaje de "Bandits" es muy interesante. Se desliza en el eje temporal con plena libertad, mientras mordisquea sin remordimientos, por el pobre espectador, un eje paralelo que tiene como figura al conductor de un programa de TV; éste revisa documentalmente la vida de los delincuentes. Levinson aprovecha para criticar suavemente la exposición mediática que reciben hoy en día tales sujetos, pero afortunadamente tampoco hace de ello una moraleja.

El trío se desvanece y la pareja ya devenida en legendaria decide dar un último golpe, el más grande. En ese último asalto corre peligro de desangrarse el sueño americano del paraíso propio.

Andrés San Martín


"Vida bandida"

Bandits
Estados Unidos, 2001, 121'

Dirección
Barry Levinson

Producción:
Michael Birnbaum, Michele Berk, B. Levinson, Paula Weinstein

Guión:
Harley Peyton

Fotografía:
Dante Spinotti

Música:
Christopher Young

Montaje:
Stu Linder

Protagonistas:
Bruce Willis, Billy Bob Thornton, Cate Blanchett.



Calificacion: 7

Género
Comedia

Estreno en Argentina
13/12/2001

Links
Website oficial

Multimedia
Trailer LoRes (240x132)

Trailer HiRes (320x172)

Ayuda para ver videos



© FOTOGRAMA.com