Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 21/11/2001

Orfanato del terror

A finales de los años '30, durante la Guerra Civil Española, un pequeño de 12 años es abandonado por su tutor en un tenebroso y aislado orfanato. Su padre ha sido asesinado, pero nadie tiene el valor de decírselo.

En el medio del patio, como una señal de muerte latente, se incrusta un enorme proyectil sin estallar. Todo el edificio es demasiado sombrío y la atmósfera demasiado desértica para la frescura infantil, el recurso de antagónicos funciona.

En este paisaje casi apocalíptico, acechado por muchachos como él, abandonados o huérfanos, Carlos descubrirá un secreto que todos niegan o juran desconocer: una presencia aterradora y sobrehumana en busca de venganza que lo elegirá a él como víctima de sus horribles apariciones.

Guillermo Del Toro ha demostrado con sólo tres films ("Cronos", "Mimic" y ahora "El espinazo del diablo") que es uno de los más peculiares y coherentes realizadores latinoamericanos de la actualidad. Ha convertido su aprecio por la estética "dark", neogótica, en una firma personal. Pero por sobretodo ha resuelto su estilo de una forma profesional, alejándose definitivamente de la impronta "amateur" que la realidad tercermundista le imprime a su producción. Esta característica no es sólo estética sino también narrativa.

La historia, en este caso propia, es narrada eficazmente: utiliza recursos clásicos del género, efectos especiales de uso controlado y sonidos fantasmagóricos ad-hoc. El diseño de producción es excelente y la fotografía impecable, poseedora de una paleta que está fundamentalmente compuesta de ámbares, tostados y negros.

Las actuaciones son correctísimas, a pesar del sobreactuado y sobrevaluado Eduardo Noriega, cuyas cualidades actorales anteriores a este film tal vez fueran insufladas por alguna intención comercial local. El semental es violento y es el encargado de satisfacer a la directora del colegio, pero primordialmente será quien intente quedarse con un tesoro que ella guarda para la resistencia española. Como contrapartida de esta "caricatura" del Mal está Federico Luppi, un médico que escucha tangos y sufre de amor; y sobretodo Marisa Paredes, en un rol que recuerda a algún personaje ya petentado por Cronenberg o quizás por Lynch, pero de muy buena construcción.

El guión se concentra en esa misteriosa presencia que puede confundirse con el malvado franquismo. Respaldar al relato con una recorte de la historia española tan estigmático obliga a la comparación. Claro, ese diabólico y torcido Espinazo del que habla el film puede leerse de una manera ingenua, pero en ese sangriento contexto la relación es imperiosa.

Por otra parte, una debilidad del film es su esfuerzo por no apartarse demasiado de los límites permitidos; Del Toro cede al desenlace fácil. Su film se vuelve aburridamente previsible a partir de la segunda mitad, cuando el nivel decae y asoman las lineas convencionales. De todas formas el producto final es muy respetable y su director alguien a quien no perder de vista.

Andrés San Martín


"El espinazo del diablo"


España / Mexico, 2001, 120’

Dirección
Guillermo Del Toro

Producción:
Agustín Almodóvar, Bertha Navarro

Guión:
Guillermo Del Toro, Antonio Trasorras, David Muñoz

Fotografía:
Guillermo Navarro

Música:
Javier Navarrete

Montaje:
Luis De La Madrid

Protagonistas:
Marisa Paredes, Eduardo Noriega, Federico Luppi, Fernando Tielve, Inigo Garces.



Calificacion: 7

Género
Terror

Estreno en Argentina
22/11/2001

Links
Website oficial

Multimedia
Trailer en Quicktime

Ayuda para ver videos



© FOTOGRAMA.com