Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 11/07/1999

WWW, atrevida pero nunca salvaje

Will Smith (James T. West), es un actor afroamericano simpático, con cara de goodboy, pero con el defecto de que a medida que pasan los minutos, ese rostro inocente puede llegar a transformarse en un dolor intestinal agudo e insoportable.

La última incorporación de Will Smith como parte de la santa trinidad de estrellas negras (los otros dos, ya casi veteranos, son Eddie Murphy y Wesley Snipes) ha sido gracias al director Barry Sonnenfeld ( "MIB Hombres de negro", "Get Shorty/En el nombre del juego" y "Los Locos Adams I y II") que le brindó un segundo papel y tal vez el último. El joven actor, sólo necesitó un par de películas taquilleras ("Día de la Independencia" y "MIB") para que su reprentante se mudara a Beberly Hills (si es que esto tiene algún mérito).

Pero en realidad, es difícil decir si su imprevisible éxito es gracias a su labor como actor o a una minuciosa y elaborada imagen que lo tranforma, al ritmo de Rap, en un coolboy. Como sea, la película viene resistiendo las desastrozas críticas con la frente en alto, aunque para el público adolescente, "Wild Wild West"sea una de las mejores y más divertidas películas de los últimos tiempos.

Al igual que la apasionante serie de TV de los años '60, "Wild Wild West", se sitúa en un extraño período de la historia americana del siglo XIX, donde se mezclaban los mexicanos, americanos y españoles. Todo esto, en el oeste (of course), bajo el gobierno de Ulyses Grant. Este último, protagonizado por el "Jim" West original, el incólume Robert Conrad. La situación viene de mal en peor, cuando el Dr. Loveless (apropiadísimo nombre para un ser cruel y maligno), un verdadero demonio corporizado en la mitad de un cuerpo confederado, decide meter en la bolsa de sus artículos personales al territorio completo de los Estados Unidos. El villano (interpretado "eficientemente" por el inglés Kenneth Branagh), obviamente, está enfermo de odio y sólo podrá ser interceptado en su avance hacía el logro de su plan, por una dupla impertérrita de hombres de ley. Uno rudo y el otro pensante. Uno, siempre proclive a disparar primero (tal vez dos), y el otro, siempre dispuesto a utilizar el cerebro y preparar un artilugio antes de empuñar un arma. Ambos honorables, por cierto. James T. West y Artemus Gordon (Kevin Kline) son los defensores de la ley que utilizan el reciente invento del hombre (el tren) como centro neurálgico de operaciones. Sin dudas, más que un vehiculo, es una forma de vida. Kline es un competente y versatil actor, ya lo ha demostrado muchas veces, y ésta no esta no es la excepción, la comedia le viene bien y sabe darle el peso necesario a la película para que no se descarrile. El rol femenino (Salma Hayek) que sólo sirve para pivotear indulgentes bromas acerca de su anatomía, se desempeña dignamente pese a la pobreza de sus parlamentos.

La película tropieza en los defectos dialógicos que usualmente convierten a un film entretenido en un plomo. Sin embargo, se sobrepone gracias a una agradable dinámica que se "lee" en el conjunto actoral. También podemos rescatar su cuidadosa fotografía a cargo de un lúcido experto: Michael Ballhaus (La última tentación de Cristo, Quiz show, Drácula, etc,etc.) y el diseño de producción. Acertado e impecable en su mix de estilos que recuerda a un "Julio Verne pop" (puede darle forma creíble a la mezcla de tecnología de punta con bondage, ciencia ficción y western, tarántulas gigantes y escenografía kitsch, pistolero negro y fémina latina, la utilización de adminículos "mecanizados" y "corsets", los guiños a otras películas como también a la cultura pop americana (perrito con vitrola), etc.

La película resulta absolutamente digerible, aunque no sea todo lo salvaje que prometa el título. Sonnenfeld (en cuya tortuosa trayectoria se encuentra un notable trabajo como director de fotógrafía de Simplemente Sangre, una obrita redonda redonda de los hermanos Cohen), apunta a su targetgroup, y dispara sin piedad con su revolver cromado. Sabe perfectamente cual es el pasamanos donde se apoya el público que va al cine a divertirse. Entrega el ruido suficiente como para no aburrirnos, porque si hay algo cierto en "Wild Wild West" es que uno no puede quedarse dormido. No le importa que lo puedan confundir con director de cine "bizarropostmoderno" (si es que aquello puede existir) principalmente porque ha sido coherente. Sonnenfeld ha demostrado en su escueta carrera como director, que aporta una perspectiva diferente, muy diferente de la del resto de sus pares. Ninguno ha podido ingresar en su campo y él aun domina en su particularísimo territorio, aunque el fuckin'boy ande suelto.

Andrés San Martín


"Wild Wild West"


EE.UU., 1999, 107'

Dirección
Barry Sonnenfeld

Producción:
Tracy Glaser, Barry Josephson, Barry Sonnenfeld

Guión:
Brent Maddock, Jeffrey Price

Fotografía:
Michael Ballhaus

Música:
Elmer Bernstein

Protagonistas:
Will Smith, Kevin Kline, Kenneth Branagh, Salma Hayek



Calificacion: 7

Estreno en Argentina
00/00/2000

Links
Website oficial

Notas relacionadas
Screensaver oficial



© FOTOGRAMA.com