Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Reviews
Publicado el 18/06/2001

Queribles perdedores

Varias cosas se conjugan en este buena realización nacional que junta en pantalla a dos de los íconos de nuestar filmografía, juntos por sexta vez: Federico Luppi y Ulises Dumont (las enteriores fueron "Tiempo de revancha" -1981- y "Ultimos días de la víctima" -1982- de Adolfo Aristarain, "No habrá más penas ni olvido" -1983- de Héctor Olivera, "El año del conejo" -1987- de Fernando Ayala y "Sin Opción" -1994- de Néstor Lescovich).

La historia de dos perdedores, la historia de una ciudad -Rosario- la historia de su lenguaje carcelario, un dinero escondido, una ilusión, una traición...

Pero además de todo esto, es importante destacar el buen trabajo del director Rodrigo Grande, en este su debut en pantalla grande, luego de algunos cortos (el más destacado "Juntos, in Any Way" estrenado dentro del largometraje "Historias Breves II") que realizó frente a estos dos mounstruos de la escena. Un impecable trabajo de dirección de actores, en el sentido que él quería que se viese el film y que dirigió con gran personalidad -y sólo 27 años- a estos dos actores ganadores del Premio al Mejor actor -ex aquo- en el Festival Internacional de Mar del Plata.

Dos prisioneros quedan en libertad después de 30 años. En aquellos tiempos además de integrar una banda de chorrros, Tito (Luppi) cantaba tangos y Castor (Dumont) lo acompañaba con el bandoneón.

Sin embargo a la salida nadie los espera. La banda no está y esto los confunde. Se van a un tugurio donde supuestamente se deben encontrar con los muchachos, pero el único que llega es el "Gordo" (Francisco Puente), el único que los visitaba cuando estaban en cana.

Ambos guardan en secreto, en un lugar oculto, un botín de aquel asalto. el problema es que cuando van a buscarlo ya no está....

Como en tantos otros aspectos, Rosario es una de las ciudades argentinas con mayor cantidad de expresiones artísticas. Y seguramente hay reacciones de los personajes, diálogos y tonos de voz que para los rosarinos resultarán aún más jugosos. Y ni qué hablar para los hinchas de Rosario Central, como por ejemplo, la escena en la cual se los ve a los protagonistas orinando las paredes de la cancha de Newell's, el acérrimo rival.

Un interesante manejo de la decadencia como recurso estilístico y narrativo. Grande parece tener el control de cada movimiento de los actores. Los personajes están bellamente construidos: son chorros nostálgicos con códigos de conducta que ya no tienen valor en la sociedad moderna. Buscan una amistad que quedó sepultada bajo el paso del tiempo. Los compañeros de la banda se dispersaron: uno tiene un negocio chiquito, otro se murió, otro es concejal, el Gordo trabaja en un camión de caudales, que probablemente se convierta en un atraco próximo, aunque ellos van a encontrar la manera de estropearlo...

Un guión justo y equilibrado. Un Luppi que se anima a cantar. Los hijos de ambos haciendo de ellos mismos. Sin golpes bajos, aunque con un sentimentalismo natural que seguramente otorga la edad en el cuerpo, tan natural en muchos argentinos.

Pablo Silva


"Rosarigasinos"


Argentina, 2000, 90'

Dirección
Rodrigo Grande

Producción:
José Martínez Suárez y Adolfo Aristarain

Guión:
Rodrigo Grande

Fotografía:
Félix Monti

Música:
Ruy Folguera

Montaje:
Miguel Pérez

Protagonistas:
Federico Luppi, Ulises Dumont, María José Demare, Francisco Puente, Emilio Bardi, Gustavo Luppi, Enrique Dumont y Tito Gómez.



Calificacion: 6

Estreno en Argentina
21/06/2001

Notas relacionadas
Representante rosarino en Mar del Plata

Entrevista a Rodrigo Grande



© FOTOGRAMA.com